Aldeanos – Esa época dorada (Dominó) –.

Aldeanos – Esa época dorada (Dominó) –.
Aldeanos – Esa época dorada (Dominó) –.

Catorce años después de la publicación de su primer largometraje, Conor J. O’Brienel artista detrás Aldeanossublima la depuración de un sonido que ha ido ganando matices con cada entrega, recreándose para el presente ‘Esa época dorada’ el rastro de finos orfebres de dulce melancolía pop como Paddy McAloon cualquiera Neil Hannon, capaz de elevar cualquier melodía con el mero acto de cantar. Tras dar con la tecla de la inmediatez dentro de sus coordenadas en el definitivo El arte de fingir nadar (Domino, 2018), se mantiene ajeno a cualquier tentación de caer en la autocomplacencia y vuelve a ofrecer una clase magistral sobre cómo conquistar al oyente sin necesidad de alterar su fórmula. Con los ingredientes adecuados y sin estridencias.

Sólo hacen falta las notas circulares de piano del “Truly Alone” inicial que marcan el ritmo de la entrada de su inconfundible voz, para volver a sentir el cálido y familiar abrazo de quien representa la calma después de la tormenta. Él crescendo mover parte del delicioso “First Responder” acaba por establecer la sensación de que estamos ante otro tesoro por descubrir sin prisas.

Habría que remontarse a 2015 para situar el punto de inflexión en la carrera del dublinés, ya que sería el notable Querida aritmética el disco que mostraría el camino a explorar posteriormente, caracterizado por el cuidado en cada detalle y la riqueza instrumental como elementos vertebradores que oscilan en torno a sublimes armonías vocales y que distinguen a nuestro protagonista del pelotón de compositores procedente de las islas. Siempre alejadas de los focos y en un fondo discreto, sus canciones funcionan como refugios seguros en los que refugiarse, ya sea para curar heridas o para proyectar la belleza que sugieren sus cuidadas letras.

Estamos ante un nuevo ejercicio de solidez compositiva en una obra sin fisuras que constata la elegancia y el talento de su creador, ya sea cobrando brillo con nuevos singles que suma a su ya extensa colección (“You Lucky One”) o proponiendo escapadas lisérgicas entre brumas vaporosas. (“That Golden Time”, “Behind The Curtain”) pero sin darle la espalda a lo que mejor sabe hacer: delicadas postales de folk-pop vestidas con piano y guitarra y mecidas por una ligera nostalgia salpicada de esperanza (“Brother Hen”) . Razones más que suficientes para afirmar que O’Brien permanece en estado de gracia.

Escuche a los aldeanos: esa época dorada

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Lidl responde con dureza a organización que la acusa de vender pollo contaminado
NEXT David Ospina fue expulsado en la final entre Al Nassr y Al Hilal