Bienestar también es productividad / Opinión | Análisis

Bienestar también es productividad / Opinión | Análisis
Bienestar también es productividad / Opinión | Análisis

De los 38 países miembros de la OCDE, Colombia es el que reporta las tasas de productividad más bajas, así lo confirma dicho organismo en el informe que difundió en marzo pasado sobre datos de productividad durante 2022. Mientras que un trabajador de la OCDE aporta en promedio $67,5 al PIB por cada hora trabajada, en Colombia el aporte promedio no supera los US$20.

Tal información, que de por sí es suficientemente reveladora, se vuelve aún más sensible cuando se evidencia que somos una de las naciones que más trabaja, con un promedio de 2.226 horas al año; cuando en Irlanda, país que lidera el ranking de productividad de la OCDE, con un aporte de 162,5 dólares por hora trabajada, hay un promedio de 1.657 horas.

Ante este panorama, es común que el debate técnico y la opinión pública giren en torno a elementos recurrentes: la política de industrialización, la modernización del sector agrícola, la inversión en ciencia y tecnología, el bilingüismo, la mejora de las pruebas de Pisa, la conectividad de las zonas rurales. , la formación de equipos directivos más diversos y la transferencia de conocimiento, todos ellos imprescindibles e innegociables para elevar la productividad nacional de forma sostenida y estructural.

Sin embargo, y a pesar de la amplia evidencia que existe, rara vez se menciona la importancia de fortalecer el bienestar y la salud mental de los trabajadores como estrategia para impactar positivamente el desempeño laboral. Quizás esto esté motivado por el hecho de que no se trata de un componente tangible, fácilmente medible, y con un considerable nivel de desconocimiento y falsos imaginarios en torno a él.

Si bien es comprensible la tendencia a priorizar factores palpables y cuantificables, como la inversión en tecnología y maquinaria, es cada vez más inevitable ignorar la estrecha relación entre bienestar y productividad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión y la ansiedad en la población trabajadora incide directamente en la pérdida de casi 12 mil millones de días de trabajo en todo el mundo cada año; dato que pesa en el hecho de que la productividad global pierde 1.000 millones de dólares anuales.

En este sentido, la noción de bienestar dentro de las empresas, especialmente en aquellas que forman parte de los mercados más desarrollados, se ha ido ampliando hacia conceptos más holísticos e integrales, en los que la salud mental constituye un pilar; una buena práctica que algunas empresas en Colombia ya han comenzado a asimilar y replicar, con valiosos hallazgos cualitativos.

Por eso, en Selia, como startup de salud mental y bienestar, hemos establecido una línea de negocio especializada en ayudar a las empresas a incrementar la penetración de la terapia en sus colaboradores. Firmas como Coca-Cola Femsa Colombia, Datacrédito Experian y Starbucks ya trabajan con nosotros en esta área, permitiendo a sus equipos descubrir el placer de trabajar con bienestar integral.

SANTIAGO DE BEDOUT
CEO y cofundador de Selia.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT El padre de Mane Swett murió a los 76 años, mientras ella lucha por recuperar a su hijo en New York Glamorama