La Argentina que a los europeos les cuesta entender

La Argentina que a los europeos les cuesta entender
La Argentina que a los europeos les cuesta entender

Escuchar

Por buenas o malas razones, Argentina vuelve a estar en el radar mundial. Quizás por la extravagancia de Milei, o por la curiosidad que genera el experimento “libertario”, lo cierto es que cualquiera que viaje por Europa percibirá cierto interés por lo que ha pasado y lo que está pasando en nuestro país. En estas conversaciones surgen algunas particularidades argentinas que al europeo medio le cuesta entender.

Para un ciudadano italiano, español o francés, por ejemplo, que Argentina acabe de lanzar un protocolo contra los piquetes es poco menos que inconcebible.. ¿Pero cómo era ella antes? ¿Cualquier grupo podía bloquear una carretera o una ruta y la policía no hacía nada? Por supuesto, muchos países europeos tienen una fuerte tradición de movilizaciones y protestas callejeras. Pero siempre hay que pedir autorizaciones, y cuando van más allá del marco reglamentario, como ocurrió en Francia con los chalecos amarillos, la policía actúa con energía, con un despliegue de fuerza muy notorio. Para las democracias occidentales, el orden público no es “de derecha”. Puede cambiar la orientación ideológica de los gobiernos, incluso de forma drástica, sin que ello implique modificación alguna en las reglas de actuación policial. Las fuerzas de seguridad imponen respeto. La norma, desde lo más pequeño, marca un límite y ha de cumplirse.

La ocupación del espacio público, que en Argentina está naturalizada e impuesta con soberbia, es una anomalía en cualquier ciudad europea.. La venta clandestina existe en las calles, pero es focalizada y está constantemente expuesta a la intervención policial y la incautación de mercancías. Fenómenos como el de La Salada, o postales como las que se ven en la capital de la provincia de Buenos Aires, donde la plaza ubicada entre el Gobierno y el Legislativo ha sido colonizada por una enorme feria de ventas ilegales, son directamente impensables en una ciudad. de Europa. El control policial incluso da detalles que aquí causarían asombro: en Roma, por ejemplo, agentes uniformados controlan, con un silbido, que la gente no se siente en los bordes de la fuente situada en la Plaza de España o que no coman ni beban. . en las escaleras de ese lugar emblemático de la ciudad. Son postales de otra cultura, donde el cuidado del patrimonio común es un valor fundamental.

La inseguridad, por supuesto, no es sólo un problema argentino, pero en Europa no lo entienden. ¿Qué es un “motojet”?. De hecho, es un término que no tiene traducción a otros idiomas y tampoco se entiende en España. Advierten del riesgo de carteristas, sobre todo en espacios con gran afluencia, como el metro o las estaciones de tren, pero en las ciudades se vive sin miedo. Los niños y adultos mayores caminan por los parques y caminan de noche sin la menor preocupación. Las “entradas” son otra figura completamente ajena al habitante de cualquier ciudad europea. La corrupción policial existe, pero en una proporción marginal, no estructural. Italia, por ejemplo, tiene seis fuerzas policiales diferentes, una de raíz militar, otra de alcance nacional, otras locales o regionales: todas gozan de prestigio y profesionalidad. Todos ellos garantizan un alto nivel de formación. Y el uniforme policial, en varios países europeos, goza de un reconocimiento equivalente al del rango militar. En el desfile en Roma del 2 de junio (por el aniversario del referéndum de 1946 que abolió la monarquía), además de los soldados, bomberos, enfermeros y también policías desfilan, quienes -ante el asombro argentino- cosechan el aplauso espontáneo de ciudadanos comunes.

La exigencia y la calidad de la formación son valores inherentes a la cultura europea. Es dificil de explicar en cualquiera de esos países que en Argentina, por ejemplo, no hay examen de ingreso a la universidad. Ciudadanos informados, que han visto referencias en la prensa a la inmensa movilización universitaria contra Milei, se preguntan por este conflicto y no pueden entender que Argentina tenga un sistema de ingreso irrestricto, sin condiciones para la elección de carreras y absolutamente libre. En Italia, Francia o España, con sistemas universitarios públicos de muy alta calidad, este modelo resulta extraño: el acceso a la universidad es muy exigente. Para acceder a las carreras más demandadas se requieren calificaciones de secundaria superior y, en general, existen mecanismos a través de los cuales los estudiantes contribuyen al financiamiento universitario, con sistemas de becas muy amplios, pero también muy estrictos en sus condiciones de acceso. La calidad y la demanda tampoco son cuestiones ideológicas. Están arriba a la izquierda o a la derecha.

• Explicarle a un francés o a un italiano que en Argentina efectivamente está prohibida la repetición escolar y que la secundaria ha bajado las exigencias al punto de obtener dolorosos resultados en las pruebas PISA, es una tarea cuanto menos ardua. . ¿Por qué pasó eso si Argentina estaba orgullosa de una escuela pública de excelencia? Italia, por ejemplo, tiene un sistema conocido como “el maturitá(de “madurez”): es un ciclo de exámenes integradores, con evaluadores externos, a los que deben someterse los estudiantes que terminan el bachillerato para obtener el título y acceder a la universidad. Las familias lo viven con mucha ansiedad, porque son exámenes muy rigurosos, en los que se mide todo lo aprendido en la secundaria. Fue creado en tiempos de Mussolini, pero a ningún gobierno se le ocurrió abolirlo, porque es una garantía de calidad. Francia tiene un sistema similar.

Si te cuesta entender el deterioro educativo en Argentina, la economía es directamente un misterio para ti. ¿Cómo viven con una inflación anual de tres dígitos? ¿Los precios cambian cada semana? Les resulta difícil siquiera imaginarlo. Hay detalles que les resultan incomprensibles: en Argentina las monedas prácticamente han desaparecido. Pagar en efectivo una comida, por ejemplo, implica poner un fajo gigante de billetes sobre la mesa. Con una moneda de 1 peso no compras absolutamente nada, mientras que una moneda de 1 euro tiene su peso en el bolsillo: permite desde un viaje en transporte público hasta la compra de una bebida o una baguette. Los precios en Argentina son indescifrables para un europeo medio. ¿Cómo es que el aceite de oliva cuesta más en Argentina que en Italia? ¿Por qué los coches son hasta tres veces más caros? ¿Y cómo puede ser que en una misma tienda internacional un jean o una camisa cueste hasta cuatro veces más en Buenos Aires que en Milán? La carga fiscal de Argentina es otra excentricidad.

Si estas distorsiones llaman la atención de cualquier ciudadano europeo, la cultura también es extraña. del subsidio que institucionalizó el kirchnerismo en Argentina. ¿Es cierto que la factura de la luz cuesta menos que una pizza? ¿Y que el billete de tren o bus prácticamente lo regalaban en la ciudad de Buenos Aires? ¿Cómo puede ser que el Estado no cobre nada por ir a ver una ópera o un ballet a un teatro oficial como el Argentino de La Plata? ¿Y por qué museos como el de Bellas Artes Nacionales ni siquiera tienen la opción de que el visitante haga una aportación? En Europa es normal que incluso las iglesias y los baños públicos exijan una contribución monetaria. El concepto es que las cosas tienen valor, que lo “gratis” no existe y que lo que no se paga por un lado se paga más caro por el otro. Los museos, por ejemplo, tienen un día al mes o a la semana de acceso gratuito, además de descuentos y pases accesibles para distintos segmentos. Pero a nadie se le ocurre que para que la cultura sea “inclusiva” nadie debería pagar nada. Gobierna la ideología del sentido común, que está por encima de las ideologías políticas.

A cualquier ciudadano europeo que llegue hoy a Buenos Aires y encienda el televisor le resultará difícil entender, por ejemplo, quién es Grabois o qué papel juega en la escena pública un hombre llamado Belliboni.. ¿Cómo “gestionan” los planes sociales desde las organizaciones paraestatales? Incluso para el Estado de bienestar europeo, la ayuda al desempleo está fuertemente regulada, con plazos y requisitos muy estrictamente controlados. ¿Es cierto que hay lugares en Argentina donde no hay mano de obra porque la gente se ha acostumbrado a vivir de los subsidios estatales? La respuesta sorprende incluso a la izquierda francesa, que ha hecho de la protección del Estado una bandera histórica.

Un resumen semanal de novedades con humor del talentoso periodista Joaquín Garau en las redes de La Nación se titula “Argentina, no lo entenderías”. Esto es exactamente lo que les sucede a los ciudadanos del mundo cuando intentan mirarnos de cerca: les resulta difícil comprender muchas cosas, y no precisamente porque sus sociedades sean perfectas o estén libres de ansiedad e incertidumbre. A nosotros lo exótico no nos ha dado buenos resultados. ¿Y si probamos la ideología del sentido común?

Conozca El Proyecto Confianza
 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV fueron arrestados con las manos en la masa – .
NEXT Se llevaron monedas de oro, dólares, euros y armas de fuego.