La moda italiana revisa su propio archivo en la pasarela masculina de Milán

La moda italiana revisa su propio archivo en la pasarela masculina de Milán
La moda italiana revisa su propio archivo en la pasarela masculina de Milán

La colección masculina de Fendi para la próxima primavera llegará a las tiendas a principios de 2025. Será, por tanto, una de las primeras entregas del centenario que la marca celebra el próximo año. Para su directora creativa, Silvia Venturini Fendi, es una excusa para profundizar en los aspectos menos conocidos de su historia. Su propuesta, presentada el sábado 15 de junio en la semana de la moda masculina de Milán, tiene varios puntos de apoyo. Por ejemplo, una fotografía del equipo de fútbol italiano de mediados de los noventa viajando con equipaje Fendi. O un nuevo escudo inspirado en un cuadro que le encargaron sus abuelos. También está la exposición internacional de 1925, “un precedente para el mundo globalizado en el que vivimos”, según la diseñadora, que ha incluido entre sus diseños telas con pinturas de madrás. O, finalmente, un guiño a la talabartería, especialidad cultivada por esta firma italiana casi centenaria en sus primeros años. En el desfile, las puntadas con hilo encerado han sustituido a los bordados y casi a los estampados. Nada de esto, sin embargo, eclipsa el gran logro de la marca: el vestuario masculino sutil, lujoso y moderno que el diseñador ha construido sin dudarlo en las últimas décadas.

Hay muchas maneras de trabajar con el archivo y la semana de la moda masculina de Milán ha proporcionado varios ejemplos. Una de las más esperadas fue Moschino, que vuelve al calendario con la primera colección masculina firmada por Adrian Appiolaza, su actual director creativo. El diseñador argentino afirma haberse sumergido en los archivos de Franco Moschino para rescatar las ideas y motivos que lo hicieron famoso en los años 80: humor, sentido gráfico, ironía, color y diferentes niveles de significado. Pero esta investigación no conduce a la nostalgia. Hay pocas marcas con tanta legitimidad para reivindicar ese surrealismo que adoran las redes sociales, y sus jerséis con motivos de huevos fritos o balones de fútbol son una reinterpretación inteligente del pasado en clave viral.

Cuatro de las propuestas de Moschino presentadas en su desfile de la semana de la moda masculina de Milán, el 14 de junio de 2024.fotos proporcionadas

Otro creador de imágenes impactantes es Jonathan Anderson, quien en su marca homónima, JW Anderson, cantó una oda al sueño –como descanso y como fantasía– llena de imágenes impactantes, como sus suéteres con mullidos motivos tridimensionales.

En Gucci, Sabato de Sarno continúa su investigación sobre un vestuario esencial, casi minimalista. Un ejemplo son sus grandes sobrecamisas y trajes en colores lisos –verde, violeta, su ya emblemático rojo oscuro– y sus camisas estampadas con motivos geométricos en tonos vivos, que comparten protagonismo con texturas vibrantes –flecos, abalorios– que llenan de movimiento las prendas. . raíces deportivas.

Desfile de Gucci en la semana de la moda masculina de Mian, 17 de junio de 2024.ALBERTO MADDALONI (REUTERS)

El continuo movimiento impulsado en Zegna por Alessandro Sartori continúa abordando nuevos desafíos. Si sus zapatillas se han convertido en un éxito de ventas, esta temporada sólo hubo mocasines en la pasarela. Por supuesto, confeccionadas exclusivamente en piel, con una suela ultraflexible que refleja la filosofía con la que la casa aborda el uso de los materiales. En su colección para el próximo verano que presentó este lunes 17 de junio hay algunos estampados, pero sobre todo mezclas de materiales, como lujosas variedades de lino y una chaqueta vaquera japonesa construida sobre una entretela de sastrería. Como siempre, la practicidad impregna las decisiones del diseñador. En un encuentro con la prensa previo al desfile, Sartori explicó que cada silueta se prueba en hombres de todas las edades para comprobar su versatilidad, y que han movido la posición de los bolsillos -más arriba en las chaquetas, más abajo en los pantalones- para mejorar la ergonomía.

Otro clasicismo propio es el que cultiva Dolce & Gabbana, que presentó una colección muy veraniega pero con una gama cromática tan radical como en temporadas anteriores: blanco y negro, con algunos bordados en rojo coral y otros tonos en las propuestas de sastrería. Y lo que subyace es el compromiso de la marca con la artesanía, que ha definido sus últimos movimientos. La deportividad brilla por su ausencia. Hay camisas de lino, trajes ligeros, prendas de punto; Accesorios de rafia en un negro intenso –que los diseñadores llaman siciliano– y que brilla de forma atípica bajo los focos. El suyo es un verano severo, formalista, casi de posguerra, como filmado en blanco y negro con mucho contraste y con Marcello Mastroianni como protagonista.

Un momento del desfile de Dolce & Gabbana en la semana de la moda masculina de Milán, el 15 de junio de 2024.MOURAD BALTI TOUATI (EFE)

En Prada, Miuccia Prada y Raf Simons reflexionan sobre la percepción de la realidad con ejemplos muy tangibles: los cuellos de sus camisas tienen estructuras de alambre que permiten modelarlas como si fueran esculturas, los pantalones tienen una aplicación en la cadera que recuerda de cinturón y los pliegues de las chaquetas evocan arrugas, al igual que los estampados de rayas de las camisetas. El archivo al que recurren es el de la marca, con estampados y colores emblemáticos -como la mezcla de violeta y rojo- y también el de Simons, siempre fiel a una energía adolescente y electrónica.

La propuesta de Fendi para el próximo verano presentada en la semana de la moda masculina de Milán.Alessandro Garofalo (REUTERS)

Armani, en cambio, no tiene que mirar muy lejos: su propio legado como diseñador, reivindicado de forma muy tangible en los últimos años por las nuevas generaciones de creativos, impregna sus nuevas colecciones. En Emporio Armani, colores tierra, tonos naturales y prendas desestructuradas y fluidas. En Giorgio Armani, su línea más lujosa, trajes perfectos, grises y azules, sobrecamisas de seda y chaquetas que invocan la influencia asiática que ha caracterizado a los milaneses desde sus inicios.

Uno de esos diseñadores que, confesada o no, refleja la perdurabilidad del legado de los años ochenta es la marca Magliano. Inspirándose en los recuerdos de la infancia, su colección primavera 2025 amplifica ciertos detalles (nudos, forros, costuras) y yuxtapone prendas de aspecto cotidiano que, juntas, se vuelven insurgentes. Hay chaquetas de traje que terminan en bañador deslizarPrendas lujosas y con un aspecto inacabado. Algo similar ocurre en la propuesta de la británica Martine Rose, cuya investigación sobre los archivos de ropa deportiva y urbana se vuelve anárquica y muy sugerente. Todo a la vez en todas partes. Los hermanos Dean y Dan Caten, fundadores de Dsquared2, combinan estilos y prendas que hablan de exceso y sexualidad, con arneses, correas e incluso máscaras. La moda está más de moda que nunca cuando se convierte en fiesta. Y en Milán, tras la fiebre deportiva y la recesión neoclásica de las últimas temporadas, las marcas buscan nuevas formas de celebrar su mayor activo: su historia, sus éxitos, su archivo.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Consulta las ofertas disponibles – .
NEXT Estudio revela cuánto ejercicio necesitas por semana para evitar la presión arterial alta – .