Rai se declara en huelga contra los “intentos de censura” de Meloni

Rai se declara en huelga contra los “intentos de censura” de Meloni
Rai se declara en huelga contra los “intentos de censura” de Meloni

La situación ya no se percibe con matices y los periodistas de Rai, la televisión pública italiana, han decidido dar la cara. Después de un año y medio de cambios de programación, despidos de presentadores y burdos intentos de censura, los trabajadores propusieron el lunes una insólita huelga de 24 horas para “defender su autonomía e independencia” del “control político” y los “intentos de censura” mientras La dirección acusa al sindicato organizador, Usigrai, de difundir “noticias falsas”. La huelga se produce tras semanas de protestas de los trabajadores por lo que definen como “control asfixiante” para que la información sirva de “megáfono” al Ejecutivo de la ultraderechista Giorgia Meloni, denuncia a la que se ha sumado la oposición, que acusa a la dirección de haber convertido a Rai en “Telemeloni”.

A primera hora de la mañana, antes de que comenzaran las huelgas, se leyó una declaración: “Los periodistas del Rai, por primera vez en muchos años, se abstienen por completo de trabajar para protestar contra las decisiones de la dirección”. Entre las cuestiones que la redacción se opone, mencionan “no estabilizar a los trabajadores precarios”, pero también que “la RAI intentó censurar un monólogo el 25 de abril y luego, con evidentes dificultades, intentó convertirlo en una cuestión económica”. ”, en referencia al veto del escritor Antonio Scurati. “Preferimos perder uno o varios días de salario antes que perder nuestra libertad, convencidos de que la libertad y la autonomía del servicio público es un valor para todos. Y la Rai es de todos”, escribieron los trabajadores.

La huelga fue boicoteada por miembros de Unirai, un sindicato minoritario de derecha, que logró que se transmitieran los informativos del día. Pero los periodistas que la apoyaron aprovecharon para explicar la situación a través de diferentes foros. Uno de ellos fue la Asociación de Prensa Extranjera, donde una veterana periodista de la Rai aseguró que debe negociar “cada palabra de las crónicas” para que puedan ser difundidas.

La empresa respondió, sin embargo, que “la decisión de declararse en huelga por motivos que nada tienen que ver con los derechos de los trabajadores se encuadra en motivaciones ideológicas y políticas”, en un duro comunicado, en el que pide a Usigrai “que deje de promover noticias falsas que daña la imagen de la empresa”. “No se ha impuesto ninguna censura ni mordaza a la información”, añade la dirección, que ha conseguido mantener de su lado al nuevo sindicato Unirai, que considera que la Rai “hay que relanzarla, no ensuciarla”.

La lucha por el control de los medios de comunicación en Italia alcanzó su punto máximo con Silvio Bersluconi, propietario de Mediaset, en el poder. Sin embargo, ya entonces las emisoras públicas estaban divididas entre partidos en lo que se conoció como el lotería, una especie de distribución histórica de los canales, nacida en tiempos de la Democracia Cristiana y el Partido Comunista. El Primer Ministro, especialmente beligerante con la prensa crítica, avanza ahora hacia una concentración de periódicos, televisiones y radios afines que probablemente culminará con la venta de la agencia AGI en los próximos días a Antonio Angelucci, diputado de la Liga que ya Tiene tres periódicos completamente relacionados con el Gobierno italiano.

Meloni consiguió por primera vez el control absoluto de los medios públicos mediante cambios importantes en la Rai. Nunca antes un Gobierno había contado con el apoyo casi unánime de las tres principales cadenas (Rai1, Rai2 y Rai3). Luego, garantizó la lealtad de Mediaset, el imperio mediático de la misma familia que financió durante años el partido con el que forma coalición de gobierno: Berlusconi-Forza Italia. En esta empresa también trabaja el padre de su hija, el periodista Andrea Giambruno. Pero las protestas van en aumento y los sindicatos las han extendido a las calles, empapelando la ciudad con carteles denunciando la situación.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Suscribir

Sigue toda la información internacional en Facebook y Xo en nuestro boletín semanal.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Con un asado, el mendocino de MasterChef Australia volvió a conquistar al jurado
NEXT ¿Cuál es el pariente del Gran Hermano que los de afuera odian? – .