La película alemana marcada por la explotación de los indígenas en uno de los rodajes más caóticos de la historia.

La película alemana marcada por la explotación de los indígenas en uno de los rodajes más caóticos de la historia.
La película alemana marcada por la explotación de los indígenas en uno de los rodajes más caóticos de la historia.

“Fitzcarraldo” es una película centrada en Brian Sweeney Fitzgerald, un comerciante que sueña con construir un teatro de ópera en una ciudad portuaria de la selva peruana. (Créditos: Werner Herzog Films/Deutsche Kinemathek)

¿Un megalómano sádico o un héroe visionario? Conocido como “el rey del caucho”, Carlos Fermín Fitzcarrald Era un hombre pobre y solitario que, en 1891, se adentró en las profundidades de la Amazonía peruana. Diez años después, se había convertido en un comerciante millonario tras descubrir un istmo que unía dos ríos, facilitando el comercio del caucho en su país y otros destinos como Bolivia, Brasil, Europa y Estados Unidos.

Este descubrimiento es recordado como uno de los descubrimientos más importantes del siglo XIX, y también implicó la construcción de carreteras y otras infraestructuras necesarias para transportar los productos. Sin embargo, el éxito de Fitzcarrald se produjo a costa de la explotación y muerte de los indígenas, a quienes coaccionó y violó para someterlos a trabajos extremadamente duros. Su método fue replicado por otros empresarios, en un período ampliamente recordado como “fiebre del caucho”.

El descubrimiento del explorador fue bautizado como “Istmo de Fitzcarrald” y le otorgó el título de héroe nacional. (Créditos: Werner Herzog Films/Deutsche Kinemathek)

Maravillado por esta historia, el director alemán Werner Herzog Quería llevar la vida del explorador al cine. En aquella época, el cineasta era famoso por rodar en localizaciones remotas, pues consideraba que los estudios “mataban la espontaneidad”. Su obsesión por lo “auténtico” le había llevado a contraer malaria en varias ocasiones, además de hacer pasar un infierno a sus actores. Aun así, junto a su equipo viajó al Amazonas y estuvo internado durante tres años hasta ser liberado en 1982. Fitzcarraldo.

La trama, contada a través de una lente heroica, sigue a Brian Sweeney Fitzgerald, un excéntrico amante de la música clásica que vive en la ciudad de Iquitos. Su peculiar objetivo es construir una gran ópera en medio de la selva amazónica y traer allí a cantar a su tenor favorito, Enrico Caruso.

Inicialmente la película se iba a rodar fuera de Quito, la capital de Ecuador, pero Werner Herzog prefirió adentrarse en la selva tropical. (Créditos: Werner Herzog Films/Deutsche Kinemathek)

Aunque la idea no tenía coherencia en términos monetarios, decidió financiar su sueño incursionando en el lucrativo negocio del caucho. Es así como descubre que existe una reserva muy prometedora, pero inaccesible por su ubicación, al otro lado de una montaña. Comprometido a hacer realidad lo imposible, Fitzcarraldo idea un plan audaz: arrastrar un gran barco de vapor sobre la montaña para acceder a los árboles de caucho con la ayuda de un grupo de indígenas locales.

Tras su debut en el Festival de Cannes, Werner Herzog recibió el premio al Mejor Director. La película alcanzaría un estatus de culto, siendo reconocida por su impresionante cinematografía sin efectos especiales. Poco se habló de que la producción fue bárbara. En nombre del arte, algunos indígenas y vecinos terminaron muertos o heridos, se provocaron disturbios en comunidades nativas y se realizaron proezas que rayaban en la locura.

El director Werner Herzog grabó cuatro largometrajes en la selva peruana, entre ellos “Fitzcarraldo”, “Aguirre, la ira de Dios” y “Hijo mío, hijo mío, ¿qué habéis hecho?”. (Créditos: Werner Herzog Films/Deutsche Kinemathek)

Posteriormente, el antropólogo peruano que formó parte del proyecto reveló que Herzog se había convertido en Fitzcarraldo. “En medio del Amazonas terminó actuando igual que él”, aseguró César Vivanco.

Durante el inicio del rodaje, Jason Robards (Magnolia, Érase una vez en el Oeste) fue elegido para protagonizar la película junto a Mick Jagger, el famoso líder de los Rolling Stones, interpretado por el asistente de Fitzcarraldo, Wilbur. El dúo despertó la curiosidad sobre la producción, hasta que Robards enfermó de disentería y voló de regreso a los Estados Unidos para tratar la infección bacteriana. Cuando intentó regresar al Perú, su médico le prohibió viajar, por lo que todo su trabajo, incluido el de la estrella de rock, fue descartado.

La estrella de los Rolling Stones buscó trascender su carrera musical con un ambicioso proyecto cinematográfico que, lamentablemente, se desvaneció. (Útero.pe)

El revés llevó a Herzog a reconfigurar el elenco, esta vez con Klaus Kinski en el papel principal. El director y el actor ya habían trabajado juntos en la selva peruana en la película Aguirre, la ira de Dios. La relación entre ambos era terrible. Según innumerables testimonios, Kinski solía enojarse ante la más mínima situación, gritándole al equipo, amenazándolos con armas e incluso atacándolos sin contemplaciones.

Las peleas con el director llegaron a un extremo cuando Herzog le apuntó con un rifle y prometió que le dispararía y luego se suicidaría si Kinski insistía en abandonar el rodaje. El propio cineasta confesó que el líder de una comunidad nativa se ofreció a asesinar al actor, a lo que él se negó porque aún faltaban filmar algunas escenas.

Werner Herzog y Klaus Kinski tuvieron una relación de amor y odio debido a sus temperamentos explosivos. (Créditos: Werner Herzog Films/Deutsche Kinemathek)

“Teníamos un gran amor, un gran vínculo, pero ambos planeábamos matarnos. Klaus fue uno de los mejores actores del siglo, pero también fue un monstruo y una gran pestilencia.. Cada día tenía que pensar en nuevas formas de domesticar a la bestia”, dijo Kinski después del estreno en Cannes.

Eso fue sólo la punta del iceberg. La principal hazaña del guión consistía en moverse con poleas. un barco de vapor de 320 toneladas En un cerro En la vida real, Carlos Fermín Fitzcarrald realizó un proyecto similar, pero la embarcación pesaba solo 30 toneladas y era transportada en partes para ser incautadas al final de su destino.

El rodaje de “Fitzcarraldo” fue conflictivo, y trajo consigo intentos de asesinato, puñaladas, incendios, entre otros. (Créditos: Werner Herzog Films/Deutsche Kinemathek)

El ingeniero brasileño que debía velar por que esta loca idea se llevara a cabo advirtió que había un 70% de posibilidades de que el plan fracasara y el peso del barco matara al equipo y a los extras. Renunció después de que Herzog lo ignorara por completo y contrató a 400 nativos de Aguaruna y Gran Pajonal para actuar como jornaleros de Fitzcarraldo.

Pero como se señaló, En el primer intento uno de los cables se rompió y el barco cayó hacia atrás, matando a uno de los indígenas en el acto. La comunidad lamentó la pérdida de su socio y el proyecto se detuvo porque se negaron a seguir trabajando.

La película se llamó “Fitzcarraldo” porque los actores y extras locales no podían pronunciar el nombre de Fitzgerald. (Créditos: Werner Herzog Films/Deutsche Kinemathek)

En ese momento, el número exacto de extras que habían muerto ya era de decenas, pero las causas principales habían sido enfermedades como la malaria y la hepatitis. También se mencionaron otras razones, como la violencia llevada a cabo por el equipo y los conflictos con tribus vecinas, pero debido al contexto social y temporal, no hay evidencia que lo respalde.

En 1982, el antropólogo Michael F. Brown escribió en la revista El progresista que los aguaruna dispararon una flecha en el cuello de un actor y prendieron fuego al set después de que Herzog construyera una aldea en sus tierras, lo que los obligó a reconstruir la ubicación principal.

El rodaje se desarrolló en medio de una ola de calor, insectos, serpientes, mala comida y retrasos interminables. (Créditos: Werner Herzog Films/Deutsche Kinemathek)

en el documental Carga de sueños, que mostró el detrás de escena de la película, se escucha al director tratando de convencer a los nativos para que regresen al set, prometiéndoles tierras e incluso armas. “Les ofreció escopetas para que se quedaran. ¿Sabes lo que significa en la Amazonía introducir sólo diez escopetas? Bueno, les dio unos cuarenta a los jefes con quienes negoció. “Quise evitar todo eso, no pude y me fui”, dijo el citado antropólogo en entrevista con El malvado pensador.

El documental también mostró un miembro del equipo que fue mordido por una serpiente venenosa y cuya vida se salvó amputándole el pie con una motosierra. Además, el director de fotografía acabó con una mano amputada y cosida sin anestesia tras un accidente en el barco de vapor.

La producción de “Fitzcarraldo” fue comparada con películas épicas como “Apocalypse Now” y “2001: Odisea en el espacio”. (Créditos: Werner Herzog Films/Deutsche Kinemathek)

Durante el estreno de Fitzcarraldo, todas estas experiencias fueron contadas con orgullo y la obsesión de Herzog fue vista como un ejemplo de pasión y genio artístico. Los Premios del Cine Alemán la consideraron la mejor película del año y el crítico Roger Ebert dijo que tenía una de las “mejores visiones del cine”.

Herzog estaba seguro de que nadie repetiría su hazaña por lo absurdo y loco que era, llamándose a sí mismo el “Conquistador de lo inútil”. Y aunque nadie lo ha probado hasta ahora, series como narcos y películas como La ciudad perdida de Z, El Padrino III y más recientemente, Paddington en Perú Honraron y hicieron referencia a este largometraje controvertido y épico.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT Estudio revela cuánto ejercicio necesitas por semana para evitar la presión arterial alta – .