La adictiva serie de Netflix a medio camino entre ‘El juego del calamar’ y ‘Gran Hermano’ que se basa en el teorema de Fibonacci

La adictiva serie de Netflix a medio camino entre ‘El juego del calamar’ y ‘Gran Hermano’ que se basa en el teorema de Fibonacci
La adictiva serie de Netflix a medio camino entre ‘El juego del calamar’ y ‘Gran Hermano’ que se basa en el teorema de Fibonacci

Ocho individuos atrapados en un misterioso edificio de ocho pisos participan en un tentador pero peligroso juego en el que ganan dinero a medida que pasa el tiempo. (Crédito: Netflix)

Se trata de sobrevivir o morir. Esa es la pregunta. Sucede en la mayoría de los videojuegos, y en gran parte del material audiovisual relacionado. Pero también en la vida real dentro de un sistema que nos aprisiona y nos asfixia, que explotar y apretar hasta el centro.

En la ya famosa ficción de Netflix el juego del calamarmás allá de la truculencia y violencia que desprendía, ya se hablaba de eso, del hombre común ahogado por una realidad económico precario dentro de un mundo voraz que enfrenta una experimento sociologico que sigue siendo un espejo del sistema maquiavélico colectivo en el que nos encontramos.

Te puede interesar: El histórico director francés que habla de sexo y placer femenino: “Mi cine nunca ha sido moralista”

El show de los 8 | Tráiler oficial | netflix

ahora desde CoreaTambién hay otra serie que explora estas preguntas a través de nuevas ideas y enfoques de los más original y también, por supuesto, el más retorcido.

Se llama El espectáculo 8 y es creado por Han Jae-rimun excelente director responsable de películas como El show debe continuar cualquiera Declaración de emergencia (quien estaba en el Festival de cine de cannes), ambos protagonizados por la estrella de parásitos Canción Kang-ho.

En su, ocho personascuyo pasado no conoceremos, salvo uno de ellos (Ry Jun Yeol), de quien sabremos que debe dinero a unos prestamistas y ha estado a punto de quitarse la vida, serán bloqueado en un espacio en el que existen ocho plantas con sus respectivas ocho estancias, y una serie de espacios comunes.

The 8 Show examina las injusticias sociales con una mirada crítica al formato del reality. (Netflix)

No saben lo que reglas del juego, así los conocerán al mismo tiempo que los espectadores. Lo primero que se enfrentarán es que en sus habitaciones no hay nada y que para pedir cualquier cosa tienen que gastar una cantidad de dinero desorbitada en comparación con el exterior. Luego se darán cuenta de que si compran las cosas en grupo, les sale más barato. Él dinero que consumen removerá tiempo de estancia en aquel lugar donde se supone que devengarán cifras proporcionales sujetas a la secuencia Fibonacciun teorema matemático en el que los números se expanden exponencialmente.

Te puede interesar: Mala Rodríguez: “El papel de la mujer importa poco ahora, importa más el de las transexuales o lesbianas”

Efectivamente, al principio todo esto parece difícil, pero poco a poco se irá normalizando a través de una narrativa que no deja lugar al espectador a hacer cálculos mentales. Cada personaje llevará el nombre del piso que ocupa: Piso 1, Piso 2, Piso 3, Piso 4, Piso 5, Piso 6, Piso 7 y Piso 8. El de la 1er pisoganar menos dinero por día y tener menos privilegios y una habitación más pequeña. El que esta en el octavo piso, es que gana más y además tiene una habitación que es casi como una casa. Además, él es el único que recibe comida para todos.

Los concursantes enfrentan precios mil veces inflados por todo lo que compran en The 8 Show. (Crédito: Netflix)

En resumen, un sistema basado en jerarquías sociales de toda la vida en la que hay rico, pobre y clase media. Lo que también descubrirás es que puedes ahorrar tiempo ofreciendo espectáculo porque alguien los está mirando, ¿tal vez el público? que los sumergirá en un espiral de los más dañino en el que los conceptos de sensacionalismo televisivo derivados de programas como Hermano mayor: cuantos más conflictos se generen, mejor. ¿Cuáles serían los límites? Esa es la pregunta.

El espectáculo 8 Es, de hecho, un entretenimiento de los más insalubre en el que cada capítulo se convierte en un desafío para los personajes. Y, por supuesto, también para el espectador, que será testigo de la progresiva deshumanización del grupo.

Hay ecos del cine español El agujeropor supuesto el juego del calamar y también de El show de TrumanTodos ellos parábolas sociales que desafían las convenciones para introducirnos en universos en los que la empatía y cualquier vestigio de humanidad desaparecen para reflexionar precisamente sobre el mundo en el que vivimos y el ausencia de cualquier tipo de moral. Una adictiva metáfora del ‘pan y circo’ de toda la vida en forma de serie que no puedes dejar de ver.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV La salida de Oriana Marzoli y Blue Mary de Win or Serve
NEXT Minuto a minuto de la llegada de dos chalecos sentenciadores