La empresa más valiosa del mundo – .

Pero ahí está Morris Chang.

Chang nació en China en 1949 y emigró a Estados Unidos cuando tenía sólo 18 años. Al principio soñaba con ser escritor, así que gracias a la ayuda de un tío entró en Harvard para estudiar literatura, pero cuando su padre le convenció de que no podría vivir de eso, saltó al Instituto de Massachusetts de Tecnología donde obtuvo el título de maestría en ingeniería mecánica. . Tras fracasar dos veces en sus intentos de doctorarse empezó a trabajar en Sylvania Semiconductor y en 1958 saltó a Texas Instruments (TI).

En ese momento, las TI eran el centro del desarrollo tecnológico mundial. Cuatro años antes, la empresa había creado el primer transistor de silicio con aplicaciones comerciales y a finales de año lanzó el primer radio de transistores, mientras que en 1958 Jack Kilby desarrolló el primer circuito integrado. En 1967 Texas nació la primera calculadora electrónica de mano, en 1970 el primer “chip” que combinaba todos los elementos de un ordenador en una sola pieza de silicio, en 1978 el primer chip sintetizador de voz, etc.

El primer circuito integrado de Jack Kilby, un transistor, un condensador y resistencias todo integrado en un mismo chip de silicio 1958.jpg

En 1958, Jack Kilby, de Texas Instruments, integró un transistor, un condensador y un par de resistencias en el mismo “chip” de silicio de 11 mm por 2 mm, creando el primer circuito integrado, abriendo la puerta a la electrónica moderna.

De regreso a Chang, en 1961 la empresa decidió invertir en él y lo envió a Stanford donde obtuvo su doctorado en 1964. Al principio su carrera fue meteórica, a finales de los años 1960 dirigió toda el área de Circuitos Integrados de” Texas” y en 1972 dirigió un grupo de semiconductores, aspirando a convertirse en director ejecutivo.

El problema es que tras la muerte de Patrick Haggerty –fundador de TI y protector de Morris– la nueva dirección se enamoró de la idea de transformar la firma en un proveedor de productos de masas –calculadoras, ordenadores personales, relojes, etc. – mientras que Chang insistió en que el futuro pasa por la fabricación y venta de “chips”.

tsmc-fundador-morris-chang.webp

Morris Chang, “el fundador” de TSMC

Este enfrentamiento y su “congelación” como vicepresidente -posiblemente por su origen chino- le llevaron a dimitir en 1983.

Casi de inmediato la gente de General Instruments lo nombró presidente y director ejecutivo, pero por razones “culturales” el matrimonio no duró mucho y un año después Chang renunció nuevamente.

Así, el hombre que posiblemente tenía más conocimientos sobre la producción de semiconductores en el mundo se quedó nuevamente sin trabajo.

Un anciano que no quería jubilarse.

Esta historia dio un giro de 180 grados a principios de 1985 cuando Li Kwoh-ting lo llamó ofreciéndole la dirección del Instituto de Investigación de Tecnología Industrial. KTLi como se le conoce en Taiwán, un físico que nunca estudió economía es/fue “el padre del milagro económico de Taiwán” convirtiendo lo que era una economía agrícola –casi de subsistencia– en uno de los principales líderes mundiales en manufactura y desarrollo tecnológico. del mundo.

En realidad, Li se había puesto en contacto con él tres años antes, pero entonces Morris no se atrevió a dar el salto, ya que no se sentía “financieramente seguro” y TI no le permitiría ejercer sus opciones sobre acciones. Aunque ahora estaba desempleado, después de convertir las acciones (poco más de 3 millones de dólares) e invertir el dinero en bonos municipales libres de impuestos, se había garantizado los 200.000 dólares anuales que estimaba le permitirían mantener su nivel de vida. Entonces, a los 55 años, recién divorciado y en contra del consejo de todos sus amigos, se mudó a Taiwán.

KTLi.jpg

Kwoh-ting Li o KTLi; “El padre del milagro económico de Taiwán”, convenció a Morris Chang de trasladarse a Taiwán y al gobierno de Taipei para financiar la creación de TSMC.

La historia que sigue es más conocida. Poco después, KTLi le pidió que ideara un modelo de negocio para una empresa de semiconductores, asignándole la dirección (que ocupó hasta 2018, cuando cumplió 87 años).

Con TI como principal competidor, Intel la gran estrella en ascenso y AMD y National Semiconductor Corp. justo detrás, lo que Chang decidió fue romper todos los moldes: la suya sería una empresa que sólo se dedicaría a la fabricación de chips, los mejores. , dejando el diseño y las ventas a cargo de sus clientes quienes, sin quererlo, se convirtieron en sus socios. El 48% del capital quedaría en manos del gobierno taiwanés, y el resto se distribuiría entre la holandesa Phillips y el sector privado de la isla. Chang recibiría sólo el 0,5% del capital.

Entre sus primeros clientes se encontraban pequeñas empresas desconocidas como Nvidia, Qualcom, Broadcom, Marvell y algunos gigantes como Motorola, Intel y la propia TI, que derivaban de ella la producción de sus chips menos rentables.

La empresa más valiosa del mundo.

Como “el fundador”, como lo conocen cariñosamente sus empleados, TSMC (Taiwan Semiconductor Manufacturing Company) no es muy conocida entre el público en general, a pesar de ser la empresa más valiosa del planeta. Esto no es válido por su valor de mercado –la capitalización de TSMC es apenas una quinta parte de la de Microsoft o la mitad de la de Meta–, sino porque se convirtió en el mayor fabricante de semiconductores de alta tecnología del planeta.

Si alguno de los “siete magníficos” (Aphabet, Amazon, Apple, Microsoft, Nvidia, Meta o Tesla) desapareciera hoy, nuestras vidas difícilmente cambiarían. Si TSMC desapareciera sería imposible -y ninguno de los magníficos podría existir-; Por eso es “la empresa más valiosa del planeta”

Taiwán produce el 85% de los semiconductores más avanzados del mundo (menos de 5 nanómetros; N5) y TSMC, que el próximo año lanzaría los primeros “chips N2” comerciales, es el principal fabricante de Taiwán (Corea produce el 15% restante). . En el corazón de tu computadora, teléfono celular, auto, el satélite que te envía información, la resonancia magnética o marcapasos que te mantiene con vida y prácticamente todos los dispositivos electrónicos que utilizamos en nuestra vida diaria hay un chip fabricado por TSMC.

TSCM al rescate de EE.UU.

Consciente del atraso tecnológico de Estados Unidos, que produce sólo el 12% de todos los semiconductores fabricados en el mundo -Taiwán y Corea el 75%-, cuando en los años 90 era el 37%, y de su incapacidad para producir chips de alta tecnología, en agosto En 2022, el presidente Joe Biden firmó la “Ley de Chips y Ciencia”, que incluía más de 52 mil millones de dólares en ayuda directa a las empresas productoras de chips de América del Norte, y varios miles de millones en créditos fiscales para fomentar la fabricación de semiconductores y lo mismo para la investigación y el desarrollo. , todo por un total de alrededor de 280.000 millones de dólares. El objetivo es que para finales de esta década el 20% de los chips más avanzados del mundo se produzcan en Estados Unidos.

Planta de TSMC en Arizona.jpeg

Primera planta de TSMC en Phoenix, Texas

Primera planta de TSMC en Phoenix, Texas

Se presentaron varios proyectos, pero el mayor fue el de TSCM, dos fábricas en Texas por 41.000 millones de dólares que constituirían la mayor inversión directa de una empresa extranjera en la historia de Estados Unidos. El evento fue tan significativo que en diciembre de 2022, el propio Joe Biden voló a Phoenix para iniciar la construcción.

La realidad es que, en mayo de 2020, durante la presidencia de Donald Trump, la gente de TSMC ya había comenzado a instalar una serie de plantas en Texas -serían seis en total-, empezando la primera con tecnología N4 (4 nanómetros). Para ser instalado. operará a finales de 2024 y la segunda, con tecnología N3 durante 2026, que se suman a las plantas que están abriendo en Alemania y las dos en Japón (la primera acaba de ser inaugurada por Morris Chang, que cumple ya 92 años).

Un rescate que podría fracasar

El problema es que EE.UU. no es Taiwán y en julio del año pasado TSMC anunció que por falta de trabajadores cualificados (léase, problemas con los sindicatos de la construcción) se posponía el inicio de la primera planta a 2025.

En enero, un segundo anuncio (esta vez debido a los retrasos de Washington en la entrega del dinero prometido) pospuso la apertura de la segunda planta hasta 2028 y la gente de TSMC se cuestionó si podrían operar con la tecnología N3. El futuro es siempre incierto, pero ya está claro que el objetivo de Biden de recuperar las viejas glorias tecnológicas para el país quedó en el terreno de la ilusión.

Aunque China aún no es capaz de producir semiconductores de alta tecnología, el pasado mes de agosto comenzaron a producir “chips” N7 (TSMC empezó con estos en 2017) y se espera que en 2026 alcancen comercialmente el nivel N5, aunque dadas las presiones yanquis. bloqueando a los fabricantes de impresoras europeos, les resulta difícil alcanzar un nivel inferior al N3 con su tecnología actual.

Aun así, la brecha tecnológica con EE.UU. apunta a estrecharse cada vez más y podría incluso volverse negativa si China invade Taiwán y se hace con TSMC, “la empresa más valiosa del mundo”.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Las ventas de Tesla caen mucho más de lo esperado
NEXT Bitcoin registra dos salidas de Coinbase en una semana: ¿Qué está pasando? – .