Reencuentro con “un fiel soldado de las libertades cubanas” › Cuba › Granma – .

Reencuentro con “un fiel soldado de las libertades cubanas” › Cuba › Granma – .
Reencuentro con “un fiel soldado de las libertades cubanas” › Cuba › Granma – .

«Máximo Gómez fue la máxima expresión del internacionalismo en el siglo XIX; (…) un profeta de gran sabiduría y alcance en su pensamiento”, dijo el jefe de la Dirección Política de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), mayor general Víctor Rojo Ramos, en el acto político y acto militar por el 119 aniversario. de la muerte del Generalísimo.

El Mausoleo encargado de resguardar los restos mortales del héroe de las guerras de independencia de la Mayor de las Antillas, ubicado en el Cementerio de Colón, en La Habana, recibió, la mañana de este lunes, una ofrenda floral en nombre del pueblo de Cuba, como un homenaje “con sagrado respeto y profunda admiración”, sentimiento plasmado en la intervención de Rojo Ramos.

La marcialidad de una marcha en revisión por la Unidad de Ceremonias completó la actividad presidida por el viceministro de las FAR y jefe de su Estado Mayor, General de Cuerpo de Ejército Roberto Legrá Sotolongo; así como dirigentes del Partido capitalino y jefes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

“Sin Máximo Gómez no es posible hablar ni escribir sobre la historia de Cuba”, afirmó el Jefe de la Dirección Política, y repasó varios pasajes de la vida de Gómez, desde su llegada a esta Isla, en 1865, como comandante de la provincia reservas de la República Dominicana.

Entre los hechos más importantes recordó el protagonismo en acciones de la Guerra de los Diez Años, como la primera carga de machete en Pinos de Baire. Asimismo, varias campañas realizadas en la Guerra Necesaria constituyen “obras clásicas del arte militar de la segunda mitad del siglo XIX”, como la Campaña Circular, la Lanzadera y la Contramarcha Estratégica.

Rojo Ramos enfatizó la necesidad de regresar a Gómez desde el presente, y subrayó su humildad, vislumbrada cuando expresó: “Mis títulos, mi trascendencia política, truncados en momentos solemnes de la historia, mis glorias cortadas y todo lo que no vale nada, Es efímero, pero nadie podrá negarme jamás que fui un soldado leal de las libertades de Cuba.

 
For Latest Updates Follow us on Google News