Incoherencia natural | Columna de Julio César Henríquez – .

Incoherencia natural | Columna de Julio César Henríquez – .
Incoherencia natural | Columna de Julio César Henríquez – .

Fingir es el arte de la seducción para quien no puede atraer sin fingir lo que no puede hacer o lo que no es. Ocultar objetivos se ha convertido en un rasgo común en las relaciones ya que la sinceridad es un valor excepcional. ¿Te han seducido sin satisfacer plenamente la curiosidad que despiertan? ¿Provocaste intereses que no lograste complacer? Quizás, sin saberlo, haya encontrado alguna forma de incoherencia natural.

El carácter teleológico anuncia propósitos, objetivos, metas, intenciones, anhelos, aspiraciones, sueños y muchas veces se traduce en utopías redentoras de personalidades egocéntricas. La teleología explica efectos, razones y motivaciones si se pueden descifrar los códigos ocultos de la voluntad. Convierte al individuo en clarividente sin necesidad de ser científico o investigador a través del arte y la magia del conocimiento y la experiencia personal.

Como se olvidaron los motivos, las preguntas volvieron a aparecer. Ante la duda y el aumento del engaño, es importante saber qué es, cómo, cuándo, dónde, con quién, por qué, y es más que obvio investigar el por qué. Cada vez que escuches una promesa, aplica ese cuestionario. Eso no quiere decir que debas convertirte en una persona desconfiada o paranoica creyendo que todos quieren traicionarte o hacerte daño: Cree, comprueba y elige.

La incoherencia natural es la forma espontánea y no planificada de mostrar desproporcionalidad entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace. La costumbre de esconderse bajo la cortina de la elocuencia. La ausencia del sentido de las formas, olvidándose del carácter del fondo. El insulto racional de la falsedad en la era de la neuroverdad. Es la evaluación del resultado a toda costa sin observar las consecuencias.

Las promesas suelen ser artificiales debido al mal lenguaje político. Se cree que crear un catálogo de necesidades que describan la realidad faculta a ser generador de soluciones a los problemas, incluso si lo que ahora se propone es lo que antes se cuestionaba o despertaba los motivos de indignación. Todo es puro delirio.

Los detractores olvidan frecuentemente que en algún momento fueron o serán tomadores de decisiones impulsando lo que hoy no conviene porque no es un proyecto impulsado por ellos. Muestran los dientes de la ferocidad de su propia incoherencia natural porque el objetivo no es más que controlar, dominar, imponerse y por supuesto aparecer en las páginas de las historias escritas por sus aduladores.

Pretenden seducir. No importa resolver el problema. Su problema es quién se llevará el mérito sin hacer nada, porque reina la incoherencia natural.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Diario Extra – San José con más casos de violencia doméstica – .
NEXT Dejaron sin vuelo a ‘Los Halcones’, banda que vendía droga en Ibagué