Estados Unidos y Brasil saludan la candidatura de Edmundo González, el candidato antichavista de consenso

Estados Unidos y Brasil saludan la candidatura de Edmundo González, el candidato antichavista de consenso
Estados Unidos y Brasil saludan la candidatura de Edmundo González, el candidato antichavista de consenso

Edmundo González Urrutia, el candidato de consenso de la oposición venezolana, ha comenzado a buscar el visto bueno de la comunidad internacional ante la amenaza latente de que pueda ser inhabilitado en un proceso que culmina con las elecciones presidenciales del 28 de julio. a través del jefe de su Oficina Exterior para Venezuela, Francisco Palmieri, y Brasil, a través del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, han sido los primeros países en saludar públicamente a este diplomático de 74 años, quien en su momento, el testimonio de María Corina Machado, la política que obtuvo una puntuación superior al presidente Nicolás Maduro en las encuestas, pero que fue vetada por los tribunales controlados por el oficialismo, es recogida. Los principales partidos de oposición se agrupan ahora en torno a González Urrutia, y estos días retiran sus candidaturas del Centro Nacional Electoral (CNE) para presentar a González Urrutia como única opción opositora.

Además de Brasil y Estados Unidos, Colombia también ha dado su visto bueno a que la oposición presente una propuesta que tenga la posibilidad de desafiar a Maduro por el poder, si eso es posible en el contexto actual del país. Este apoyo colombiano aún no ha sido hecho público por parte de Gustavo Petro, pero no se descarta que pueda hacerlo en los próximos días, según fuentes consultadas. El presidente brasileño y Petro van de la mano en la cuestión venezolana: hace una semana Petro propuso, tras reunirse con Lula en Bogotá, un plebiscito, paralelo a las elecciones, que “garantice un pacto democrático”.

Esta propuesta puede leerse de dos maneras. Por un lado, a Lula y Petro les gustaría llegar a un consenso con la oposición y otros representantes internacionales de que el chavismo puede desalojar el poder sin ser perseguido posteriormente, lo que se traduciría en una especie de amnistía. Los presidentes, según fuentes colombianas, tienen en su poder encuestas confiables que muestran que Maduro perderá por un amplio margen si se enfrenta a un candidato respaldado por Machado. Ese es el primer punto de vista, el segundo, analizado de manera radicalmente diferente, sostiene que esto sirve para evitar que el partido gobernante descarrile por completo y abrace un modelo totalmente autoritario como el de Nicaragua, lo que a su vez conduciría a una persecución de los actuales candidatos de la oposición.

En cualquier caso, Lula y Petro mantienen buenas relaciones con Caracas, aunque este último criticó abiertamente la inhabilitación de Machado. La opinión de ambos tiene peso en el Palacio de Miraflores, residencia presidencial venezolana. “Algo extraordinario está sucediendo en Venezuela”, dijo Lula este martes en una comparecencia de prensa en Brasilia. “Toda la oposición se ha unido. La oposición lanza un candidato único. Habrá elecciones. Creo que habrá un seguimiento internacional de las elecciones. Mucha gente está interesada en querer seguirlo. Y, si Brasil es invitado, participará en el seguimiento de estas elecciones con la expectativa de que, cuando terminen, la gente volverá a la normalidad”, añadió.

El presidente brasileño continuó con el discurso que viene defendiendo en los últimos meses: “Es decir, quien ganó asume y gobierna y quien perdió se prepara para las próximas elecciones. Cómo me preparé después de tres derrotas en Brasil. Espero que Venezuela vuelva a la normalidad para que Estados Unidos levante las sanciones y Venezuela pueda volver a acoger a las personas que se van por la situación económica”. Los antichavistas más ortodoxos consideran que estas posiciones de Lula, en lugar de tener un cariz de apertura, ayudan al chavismo a perpetuarse en el poder.

Estados Unidos también apuesta por la candidatura de González Urrutia, luego de que tanto Machado como la reconocida académica a la que pasó el testigo, Corina Yoris, fueran apartados de la carrera presidencial. La Casa Blanca, en cualquier caso, continúa este proceso con gran desconfianza y ha vuelto a imponer las sanciones al gas y al petróleo que había levantado a principios de años por la promesa chavista de organizar elecciones justas y competitivas en las que la oposición tendría la oportunidad de vencer a Maduro. Al sacar a Machado del juego, Washington pensó que una vez más Maduro había incumplido su palabra y decidió regresar al régimen de sanciones. Mientras tanto, el Gobierno endureció su represión con la detención de opositores, defensores de derechos humanos e incluso simples youtubers.

De todas formas, la administración de Joe Biden aún está pendiente del proceso electoral y ha asumido que González Urrutia asistirá el próximo 28 de julio. Francisco Palmieri, embajador del Gobierno de Joe Biden en Colombia y jefe de la Cancillería estadounidense para Venezuela, pidió que “Edmundo A González Urrutia se le permita ser el candidato de toda la oposición democrática venezolana”. Palmieri dio estas declaraciones en conversación con medios venezolanos El Nacional, El pitazoTal cual, Petroguía y Cut Point. “Maduro y sus representantes impidieron que la oposición democrática nominara al candidato de su elección, en este caso María Corina Machado o la doctora Corina Yoris”, dijo, y advirtió sobre “un continuo acoso y represión a figuras de la oposición y a la sociedad civil”. ”. “Nuestras decisiones buscan asegurar que las próximas elecciones en Venezuela sean competitivas e inclusivas”, concluyó.

Sigue toda la información de El PAÍS América en Facebook y Xo en nuestro boletín semanal.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Continúa pleno trabajo del Comité Central del PCV
NEXT Feria de alimentos en busca de alternativas para producir más