‘Sugar’, la adictiva serie con la que Colin Farrell rinde homenaje a los clásicos del cine policíaco. – .


Carta de amor al género de los años 40, 50 y 60 en la forma de contar y filmar. Pero, lejos de copiar referencias recurrentes, el cinismo que siempre se supone para el detective y el halo de femme fatal de los personajes femeninos que encuentra en esta serie mutan y se actualizan.

Para empezar, porque el investigador Juan Azúcarexperto en encontrar personas perdidas, es un hombre íntegro, vulnerable, conmovedor y profundamente empático, rasgos aportados por Colin Farrell quien además de protagonista es productor ejecutivo y quien fue el encargado de darle los toques finales al personaje. Inmenso y carismático, Farrell es aquí la imagen viva de un hombre destrozado, atormentado por un pasado oscuro y un brazo que le da una mala vida.

Un detective dandy, políglota y cinéfilo

Sin embargo, su retrato no escapa del todo al cliché intencionado y enriquece la personalidad del investigador con impecables trajes hechos a medida en Savile Row (en el corazón de Mayfair de Londres), el amor por los idiomas, el buen whisky, los coches viejos, escribir diarios y vivir en una habitación de hotel. Pero sobre todo, y aquí comienza el primer homenaje de la serie al séptimo arte, Sugar es una experimentada cinéfilo –”un cinéfilo es sutil. Soy adicto”, dice-, quien lee Cahiers del cine y que solo acepta portar un arma porque fue la que usó Glenn Ford en ‘El sobornado’ (1953).

Archivo de fotos//imágenes falsas

La celebración del género negro comienza en la serie desde el minuto uno cuando imágenes filmadas en blanco y negro por el cineasta brasileño Fernando Meirelles (‘El jardinero fiel’, ‘Los dos papas’) y la voz en off del detective, nos trasladan a la Tokio contemporáneo y el feliz desenlace del secuestro del hijo de un miembro de la yakuza. Con el caso resuelto, John Sugar regresa a Los Angelesla imagen para colorear y la trama de un nuevo evento, ahora al completo hollywooddonde el detective es contratado por un productor de cine, Jonathan Siegel (James Cromwell), para encontrar a su nieta desaparecida, una veinteañera confundida con un pasado de drogadicción.

Jason LaVeris//manzana

Regreso al género negro

A partir de ese momento el ritmo de la trama, que parece seguir el marcado por las partituras del legendario compositor Max Steineraborda temas como el racismo, la inmigración, Acoso sexualtrata de personas y conspiraciones retorcidas mientras salpica la trama con escenas originales de ‘El halcón maltés‘ (1941), ‘La historia de un detective’ (1944), ‘El gran sueño’ (1946), ‘Regreso al pasado’ (1947), ‘‘Crepúsculo de los dioses’ (1950), ‘El beso mortal’ (1955), ‘Así habla el amor’ (1971), ‘gilda‘ (1946) o el ya mencionado Los sobornados’ (1953), entre otros. Una auténtica delicia para los amantes del género en el que no faltan claras referencias a ‘barrio chino‘ (1974) y que redobla su atractivo para los amantes del cine negro rodando en localizaciones idénticas desde ‘Confidencial de Los Ángeles’ (el bar donde Sugar conoce a Melanie, la madrastra de la chica desaparecida, es el mítico Boardner’s) o en la antigua casa del productor Albert Broccoli (la saga de James Bond) convertida aquí en la mansión de Siegel, cliente de John Sugar.

Jason LaVeris//manzana

Detrás de este rompecabezas referencial – creado por el editor Fernando StutzColaborador habitual del cineasta brasileño Fernando Meirelles, con ocho episodios y un final inesperado que se podrá ver en Apple TV+, es Mark Protosevich. Un prolífico guionista que reformuló el thriller de ciencia ficción con ‘The Cell’ (2000) y al que le debemos ‘Oldboy’ (2013), ‘I Am Legend’ o la primera’Thor’ (2011). Protosevich ha volcado en ‘Sugar’ su propia fascinación por el cine que comenzó siendo un niño y que en su adolescencia convirtió en un ritual: ver al menos seis películas a la semana en salas de barrio de Chicago. En todo este arsenal cinéfilo, ocupa un lugar destacado’historia de un detective (Edward Dmytryk, 1944), adaptación de la novela de Raymond Chandler ‘Adiós muñeca’, al que ve al menos dos veces al año y que fue el germen de ‘Sugar’. “Quién sabe”, dice Protosevich, “tal vez la serie despierte la curiosidad de algunas personas sobre las referencias que aparecen en los episodios. Si algunos terminan viendo’La noche del cazador“Por primera vez estaré absolutamente emocionado”.

Dick Powell y Anne Shirley en 'Asesinato, cariño'
Archivo de fotos//imágenes falsas
 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV El Trece perdió a uno de sus conductores estrella y ya eligió su reemplazo
NEXT La hermana de Furia expuso la estrategia del “Gran Hermano” para debilitarla y desató un escándalo