El Banco Mundial advierte del riesgo para los alimentos y el gas de una escalada en Oriente Medio

El Banco Mundial advierte del riesgo para los alimentos y el gas de una escalada en Oriente Medio
El Banco Mundial advierte del riesgo para los alimentos y el gas de una escalada en Oriente Medio

El precio de las materias primas, que hace dos años puso en jaque a las economías de todo el mundo, vuelve a ser foco de preocupación: si su moderación contribuyó a reducir la inflación el año pasado, el repunte experimentado por algunos productos en los últimos meses (el petróleo se ha vuelto más caro en más del 10% desde principios de año—es ahora un obstáculo para que los banqueros centrales comiencen el camino esperado de reducir las tasas de interés. Así lo señala el Banco Mundial en un informe publicado este jueves, donde alerta de la gran amenaza que se cierne sobre la economía: desde el petróleo hasta los alimentos, pasando por el gas, una escalada en Oriente Medio podría disparar la inflación global.

Detrás de este nuevo fenómeno inflacionario hay dos impulsos: por un lado, un impulso de la demanda de determinados productos, fundamentalmente metales vinculados a la transición energética. Por otro lado, y más importante porque afecta al petróleo, la madre de las materias primas, la tensión geopolítica. Las altas tensiones persistentes durante los últimos dos años han respaldado el precio del petróleo y de muchas otras materias primas clave, incluso cuando el crecimiento mundial se ha desacelerado. Las previsiones del Banco indican que los precios del Brent promediarán 84 dólares por barril en 2024, antes de caer a una media de 79 dólares en 2025, suponiendo, por supuesto, que no se produzcan perturbaciones en el suministro relacionadas con conflictos geopolíticos. .

Si el conflicto de Oriente Medio empeora aún más, los precios podrían dispararse: el Banco predice que una interrupción moderada de la oferta podría elevar el precio medio del Brent este año a 92 dólares el barril. Sin embargo, una perturbación grave podría hacer que los precios del petróleo crudo superen los 100 dólares, elevando la inflación en un punto porcentual. Las amenazas al suministro de petróleo crudo son graves: Irán es el octavo productor del mundo con 36 mil millones de dólares en los últimos 12 meses. El precio del barril este jueves ronda los 88 dólares.

Una escalada de magnitud suficiente también podría provocar el cierre del Estrecho de Ormuz. El bloqueo supone una amenaza no sólo para el suministro de petróleo, sino que podría provocar un repunte del gas, los alimentos o los fertilizantes. El 20% del comercio mundial de gas natural licuado (GNL) y petróleo crudo pasa por el estrecho: si se interrumpiera el suministro, advierten los expertos del Banco, los precios de los fertilizantes también aumentarían sustancialmente. Y, a continuación, la comida. Con todo, la previsión de referencia del Banco es que los precios generales de los alimentos disminuirán ligeramente: un 6% en 2024 y un 4% en 2025. Los precios de los fertilizantes caerán un 22% en 2024 y un 6% en 2025.

“Está surgiendo una sorprendente divergencia entre el crecimiento global y los precios de las materias primas: a pesar de un crecimiento global relativamente más débil, es muy probable que los precios de las materias primas se mantengan más altos en 2024 y 2025 que en promedio”. década anterior a la pandemia”, señala Ayhan Kose, economista jefe adjunto del Banco Mundial: “Un factor crítico en esta divergencia tiene que ver con el aumento de las tensiones geopolíticas, que mantienen una presión alcista sobre los precios de las principales materias primas y alimentan la riesgos de fuertes oscilaciones de precios”. “Los bancos centrales deben permanecer alerta a las implicaciones inflacionarias de los repuntes de los precios de las materias primas en un contexto de tensiones geopolíticas intensificadas”, concluye.

Entre mediados de 2022 y 2023, las materias primas se desplomaron casi un 40%. Esto ayudó a impulsar la mayor parte de la reducción de la inflación. Sin embargo, desde mediados de 2023, el índice de precios de las materias primas del Banco Mundial se ha mantenido prácticamente sin cambios. Aunque más tranquila que en el peor momento de la crisis de precios, la inflación de las materias primas ha ido ganando fuerza. Las preocupaciones se centran, sobre todo, en los metales y la energía: el índice Bloomberg que incluye el precio de los contratos de futuros para las 12 principales materias primas ha subido un 8%. Especialmente acusado ha sido el reunión del cobre y el aluminio, con incrementos de dos dígitos a partir de enero de 2024.

El caso de los metales está menos vinculado a las tensiones geopolíticas –aunque las sanciones contra Rusia no ayudan– y más a una demanda pujante. El Banco señala que las crecientes inversiones en energía verde han hecho subir los precios de materiales críticos para la transición energética. El cobre, esencial para la producción de vehículos eléctricos, alcanzó este mes máximos de dos años. No se trata de una amenaza nueva: el año pasado se advirtió que el mercado se encaminaba hacia una época de fuertes restricciones de suministro. El Banco prevé que el cobre cierre 2024 con un alza del 5%, para luego estabilizarse en 2025. El aluminio, en cambio, no se desacelerará: la institución apunta a un aumento del 2% en 2024 y del 4% en 2025, impulsado por la producción de vehículos eléctricos, paneles solares y otras infraestructuras de energía renovable.

“La inflación mundial sigue invicta”, dice Indermit Gill, economista jefe del Grupo del Banco Mundial. “Una fuerza clave para la desinflación (la caída de los precios de las materias primas) esencialmente ha chocado contra una pared. Esto significa que las tasas de interés podrían seguir siendo más altas de lo esperado este año y el próximo. “El mundo se encuentra en un momento vulnerable: una crisis energética importante podría socavar gran parte de los avances logrados en la reducción de la inflación en los últimos dos años”.

Los banqueros centrales ahora se encuentran con un nuevo obstáculo en el camino, que se suma a una economía estadounidense que no se ha desacelerado. Si hace apenas unas semanas los mercados descontaban que habría al menos tres bajadas de tipos hasta final de año en Estados Unidos, ahora empieza a surgir un nuevo rumor: que la Fed volverá a subir el precio del dinero . Las implicaciones se extenderían a toda la economía: las altas tasas en Estados Unidos refuerzan el predominio del dólar con el que se paga el petróleo, que ya es caro. Y aún más caro para los países de la eurozona, donde ya se vislumbran recortes de tipos que podrían depreciar el euro frente al dólar.

Con todo, y suponiendo que las tensiones geopolíticas no empeoren, las previsiones del Banco Mundial apuntan a una caída de los precios mundiales de las materias primas del 3% en 2024 y del 4% en 2025. Por supuesto, los economistas del Banco advierten que este ritmo no contribuirá a reducir inflación, que se mantiene por encima de los objetivos de los bancos centrales en la mayoría de los países. De hecho, apunta la institución, los precios de las materias primas se mantendrán un 38% por encima de la media de los cinco años previos a la pandemia.

Sigue toda la información Economía y Negocio en Facebook y Xo en nuestro boletín semanal

Boletines

Regístrate para recibir información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti

¡Inscribirse!

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT Richard Satchwell irá a juicio por el asesinato de su esposa el próximo año