Bouzas sorprende a Badosa y en chicos solo sobrevive Munar

La primera jornada completa del Masters 1.000 de Madrid, ya con chicas y chicos en juego, dejó un rosario de alegrías y derrotas para la Armada Española. Paula Badosa, tras admitir que sufre dolores de espalda que sólo pueden tratarse con inyecciones de cortisona, cayó ante Jessica Bouzas (2-6, 6-3 y 6-3), quien a su vez logró la primera victoria en un WTA 1.000 de su carrera. La jugadora gallega, número 93 del mundo, había perdido en la primera ronda de la fase de clasificación los tres últimos años y, tras superarla esta vez, regresó a Badosa y logró uno de los triunfos más importantes de su carrera deportiva.

A sus 21 años, la de Vilagarcía de Arousa apenas suma veinte partidos a nivel WTA, pero ya sabe lo que es jugar en el cuadro principal de Wimbledon, tras superar el año pasado la fase de clasificación, y la semana pasada alcanzó la final del torneo de Zaragoza, categoría WTA100.

En segunda ronda, Bouzas tendrá que enfrentarse a la letona Jelena Ostapenko, ganadora de Roland Garros en 2017. Con esta victoria, la gallega se meterá por primera vez en su vida en el top 90 del mundo.

Bouzas estará acompañada en la siguiente ronda por Sara Sorribes y Cristina Bucsa. Sorribes, pese a la mala racha que atraviesa, con una victoria desde principios de febrero, se repuso con una buena victoria ante Bernarda Pera (7-5 ​​y 6-2), una rival a priori superior en superficie rápida. como el de Madrid. La castellonense recuperó tres breaks en el primer set, salvando un punto de set en el camino, y también remontó en el segundo, para enfrentarse en segunda ronda del torneo a Elina Svitolina, una de las mejores jugadoras de la tierra batida. .

Bucsa, con un doble 6-4, pudo imponerse a Harriet Dart, tenista británica que poco hace en tierra batida. La española tendrá un duro enfrentamiento en octavos con la rusa Daria Kasatkina.

En el cuadro masculino, la única alegría la tuvo Jaume Munar, que realizó un gran partido de servicio para vencer al portugués Nuno Borges por 7-5 y 6-4 y lograr su primera victoria en un Masters 1.000 desde Shanghai el año pasado.

El español defiende los octavos de final del año pasado, por lo que hay mucho en juego en Madrid. No lo tendrá fácil en la siguiente ronda y necesitará aprovechar el cansancio acumulado que le puede traer Jan-Lennard Struff, que ganó el primer título de su carrera la semana pasada en Munich, pero que no puede relajarse en Madrid porque Está defendiendo la final del 2023.

En el capítulo de derrotas, el joven Martín Landaluce, invitado por la organización, perdió ante Daniel Altmaier, un rival con mucha más experiencia, por 6-1 y 7-5. Landaluce empezó muy mal el partido y cuando volvió a encarrilarse, al final del segundo set, ya era demasiado tarde.

Más competencia tuvo Pablo Llamas, que ganó la Copa Davis Junior junto a Carlos Alcaraz en 2018, y perdió por 1-6, 6-4 y 7-6 (4) ante Lukas Klein.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Las preocupaciones de las mujeres sobre la seguridad financiera y las elecciones presidenciales de 2024
NEXT Escuche jazz de los 70 de Miles Davis, Alice Coltrane y más en “Visions”