Marruecos maniobra en la opa de Abu Dabi sobre Naturgy para hacerse con el gas de Argelia – .

Marruecos maniobra en la opa de Abu Dabi sobre Naturgy para hacerse con el gas de Argelia – .
Marruecos maniobra en la opa de Abu Dabi sobre Naturgy para hacerse con el gas de Argelia – .
  1. Marruecos, por el gas de Argelia
  2. Prohibido vender gas argelino a Rabat
  3. El gas que necesita España depende de Argelia
  4. El favor a Marruecos molesta a Argelia
  5. Las conexiones de Abu Dabi con Rabat
  6. La solución de Moncloa es La Caixa
  7. Exige que Taqa te venda el 10%
  8. Inversiones árabes en España
El Ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares; y la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich.

Naturgy es una empresa estratégica para España, y el Gobierno ha confirmado que no se lo va a poner fácil a Taqa, la energética de Abu Dabi que estudia lanzar una opa sobre el 100% de la gasista española. Sin embargo, Moncloa ha sabido que la operación es del interés de Marruecos y, por tanto, ha asumido que no puede vetarla.

Aún no hay nada firmado y la empresa emiratí Taqa, controlada al 90% por Abu Dhabi Developmental Holding Company, está en contacto con los principales accionistas de la compañía que preside Francisco Reynés. Pero el Gobierno tiene la última palabra.

Marruecos, por el gas de Argelia

Según ha podido saber Confidencial Digital de fuentes conocedoras de la operación, Moncloa también ha sido consciente del interés de Marruecos en la opa de Abu Dabi sobre Naturgy, porque es necesario garantizar el gas procedente de Argelia.

Rabat no pasa por alto que la encargada de suministrar materias primas a España es precisamente Naturgy, que tiene un megacontrato a largo plazo con Sonatrach, la gasista estatal controlada por el gobierno argelino y es socio estratégico de la compañía. En este momento, la revisión del precio al que España compra el gas a Argelia lleva meses en revisión y aún no se ha cerrado.

Por si fuera poco, la empresa argelina es accionista de Naturgy, con un 4% del capital social. Su alianza también cubre la principal infraestructura de suministro. Naturgy y Sonatrach comparten el 50% de la propiedad de Medgaz, el gasoducto que une Argelia y España para el suministro de esta materia prima a través del mar Mediterráneo.

Vídeo del día

Díaz Ayuso: “No mentí, tenía razón y todo lo que es
lo que sucede se debe a una cacería política, donde están utilizando
todos los poderes del Estado contra un particular”.

Prohibido vender gas argelino a Rabat

Se tiene en cuenta que, en rigor, España no vende gas a Marruecos. El papel de España se limita a recibir en sus plantas de regasificación los buques con el gas que Rabat compra a cualquier país proveedor, para luego enviarlo al país alauita a través del gasoducto de Tarifa (Cádiz).

Madrid ha ido encubriendo así a Rabat en plena crisis energética, mientras ambos países intensifican e intentan reconducir sus relaciones bilaterales.

El gas que necesita España depende de Argelia

Fuentes de la dirección económica del Gobierno, consultadas por ECD, suponen ahora que deberán dar su autorización a la operación, sin que ello ponga en peligro la seguridad del suministro nacional. Y ahí es donde pueden surgir los problemas.

El interés de Abu Dabi por Naturgy se produce en medio de un fuerte enfrentamiento diplomático entre el emirato y Argelia, país del que España tiene una relación de alta dependencia energética. Uno de los motivos de las hostilidades sería el apoyo de Abu Dabi al pueblo marroquí del Sahara.

Sonatrach, la empresa estatal de gas controlada por el gobierno argelino, es el principal proveedor de materia prima. El gas de Argelia supone más de un tercio de todo el gas que necesita España.

El favor a Marruecos molesta a Argelia

El guiño a Marruecos contribuye también a tensar aún más el choque diplomático entre España y Argelia, tras el cambio de postura del Gobierno de Pedro Sánchez sobre el Sáhara Occidental, apoyando las tesis marroquíes sobre la antigua colonia española.

Argel mantiene bloqueadas las relaciones comerciales con España, con el consiguiente golpe para las empresas que tenían el mercado argelino como destino de exportación, y sólo ha dejado fuera del boicot sus ventas de gas.

Sin embargo, también ha amenazado con romper los contratos de suministro de gas firmados con empresas españolas si detecta que parte del gas acaba revendiéndose a Marruecos, con el que también ha roto relaciones diplomáticas en nombre del Sáhara.

El Ejecutivo español niega rotundamente que se pueda desviar gas argelino a Marruecos y ha activado un plan especial para evitar tal posibilidad.

Las conexiones de Abu Dabi con Rabat

Según fuentes diplomáticas, Argelia culpa a Abu Dabi de la estrecha relación que mantiene con su gran adversario, Marruecos, que habría financiado, por ejemplo, la adquisición de un sistema de ciberespionaje para sustituir a Pegasus.

NSO, el fabricante de Pegasus, retiró a Rabat la licencia para explotarlo a finales de 2021 porque había hecho un mal uso de este ‘malware’.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, baja del avión presidencial a su llegada a Marruecos.

La solución de Moncloa es La Caixa

El Gobierno tiene que cuadrar el círculo: unir los intereses de los accionistas de la empresa, que se están mostrando favorables a la operación; evitar problemas de suministro; y no molestar al mismo tiempo a Marruecos, al inversor Abu Dabi, pero tampoco a Argelia.

Por ello, diversos medios han publicado en los últimos días que una opa en la que participa La Caixa es la solución impulsada por Moncloa. Además, Criteria Caixa está interesada en que se complete con éxito la operación para resolver la situación interna de Naturgy con la reorganización del capital y seguir controlándola.

La Caixa es un socio cada vez más importante para el Gobierno. Ha aumentado su participación hasta el 5% en Telefónica y comparte participaciones en CaixaBank. Además, estaría dispuesta a acudir al rescate en la opa de Talgo, ante los inversores húngaros.

Por otro lado, son cada vez más visibles las relaciones entre directivos cercanos al PSC y La Caixa en empresas controladas por el Estado, como Indra, Aena y Renfe. Por tanto, negarle la solución que busca en Naturgy también supondría un problema.

Exige que Taqa te venda el 10%

En un segundo escenario, el Gobierno baraja pedir a Taqa que le entregue hasta el 10% del capital de Naturgy, como una de las condiciones para autorizar su opa sobre la compañía española.

Las fuentes consultadas por ECD aseguran que el Ejecutivo se plantea utilizar la tarjeta de seguridad nacional para justificar un aterrizaje en el capital de la gasista.

La opción que baraja Moncloa pasa por vincular los permisos necesarios para aceptar la oferta con un acuerdo que facilite la entrada del Estado en la empresa, como método para garantizar su españolidad, ante la opción de que Taqa pudiera superar el 50% del capital.

El grupo emiratí podría hacerse con hasta el 54% de Naturgy, a través de la opa lanzada sobre el 100% del capital, incluyendo el porcentaje de los fondos CVC y GIP y el 13% que cotiza libremente en Bolsa. Si el fondo australiano IFM, que posee el 15 por ciento, acude a la opa, el porcentaje ascendería a casi el 70%.

Inversiones árabes en España

Abu Dabi y otros países de Oriente Medio, como Arabia Saudí o Qatar, son importantes inversores en empresas y sectores estratégicos en España, como Telefónica, Cepsa, Iberdrola, IAG o Colonial. Fuentes de la dirección económica del Ejecutivo admiten a ECD que el veto también podría verse como una medida hostil hacia ellos.

En la operación de entrada de STC en Telefónica, el Gobierno intenta proteger sus intereses con la presencia de la SEPI, consciente de que un veto a Arabia Saudí podría dejar a Navantia sin un contrato multimillonario para la construcción de fragatas con destino a Riad.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, es recibido por el rey de Marruecos, Mohamed VI.

Leer más

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT La Guerra Fría 2.0 sería exacta a un precio económico mucho mayor