Conclusiones de la historia de AP sobre las deficiencias del acuerdo médico sobre el derrame de petróleo de BP.

Conclusiones de la historia de AP sobre las deficiencias del acuerdo médico sobre el derrame de petróleo de BP.
Conclusiones de la historia de AP sobre las deficiencias del acuerdo médico sobre el derrame de petróleo de BP.

Cuando la plataforma de perforación BP Deepwater Horizon explotó en 2010 y vertió muchos millones de galones de petróleo en el Golfo de México, el desastroso derrame dañó la economía, devastó el medio ambiente y requirió que miles de personas ayudaran a limpiarlo. Esos trabajadores contratados recogieron bolas de alquitrán en la playa, desplegaron barreras desde los barcos para absorber el petróleo y rescataron a la vida silvestre herida.

Muchos de ellos enfermaron, pero se suponía que un acuerdo ayudaría.

BP acordó pagar a los trabajadores que enfermaron después de la exposición al petróleo y a un dispersante químico utilizado para desintegrarlo. Al principio, el acuerdo fue elogiado por los abogados de los trabajadores y de BP como una solución justa que proporcionaría dinero a las víctimas sin imponerles demasiada carga para probar sus reclamos.

La Associated Press descubrió que en la práctica el acuerdo no funcionó de esa manera. A un número menor de personas de lo esperado se les pagó, y fue menos dinero del que esperaban.

Posteriormente, miles de personas se vieron obligadas a presentar demandas federales que han sido desestimadas en lotes en todo el Sur. La AP encontró sólo una persona, el capitán del barco John Maas, que presentó una demanda y llegó a un acuerdo exitoso con BP.

CÓMO SE ENFERMA LA GENTE POR UN DERRAME DE PETRÓLEO

Para disolver el petróleo, se arrojaron desde aviones y se rociaron desde barcos aproximadamente 1,8 millones de galones del dispersante Corexit. Las investigaciones han descubierto que puede dañar las células que protegen las vías respiratorias y provocar cicatrices que estrechan los conductos respiratorios, lo que dificulta la respiración con el tiempo.

Además, el petróleo en sí está relacionado con la enfermedad. Uno de sus componentes tóxicos es el benceno, que puede provocar afecciones que van desde irritación de la piel hasta cáncer.

Estudios importantes, incluidos los de los Institutos Nacionales de Salud, han encontrado que los trabajadores expuestos al petróleo tenían más probabilidades de experimentar mareos, náuseas, problemas pulmonares y ataques cardíacos.

EL PRIMER GRAN PROBLEMA

En el nivel más básico, los trabajadores y residentes podrían presentar declaraciones juradas que acrediten sus problemas médicos y cobrar 1.300 dólares. La gran mayoría de los compensados, poco menos del 80%, obtuvieron esta indemnización más baja.

Las personas con enfermedades de larga duración respaldadas por pruebas médicas podrían cobrar hasta 60.700 dólares, o más si hubieran sido hospitalizadas. Pero casi nadie tenía esta prueba médica en el momento en que se aprobó el acuerdo a principios de 2013. Esto se hizo evidente al año siguiente, cuando BP y los abogados de los trabajadores tuvieron un desacuerdo sobre una fecha clave.

BP argumentó que cualquier persona sin un diagnóstico antes del 12 de abril de 2012 no podría recibir pago a través del proceso de reclamos de rutina. En cambio, entrarían en una categoría de personas con enfermedades “manifestadas más tarde” que tendrían que presentar demandas individuales para obtener una indemnización.

Los abogados de los trabajadores cuestionaron eso, diciendo que la categoría estaba destinada sólo a personas cuyas enfermedades aparecieron varios años después del derrame, como cualquiera que desarrollara cáncer.

El juez de distrito estadounidense Carl Barbier dijo que cuando aprobó inicialmente el acuerdo, no esperaba que obligara a un gran número de personas a presentar demandas. Al final, sin embargo, se puso del lado de BP y dictaminó que la redacción del acuerdo hacía que cualquier persona diagnosticada después de la fecha de 2012 no fuera elegible para un pago después de presentar un reclamo.

Ese fallo expulsó a miles de trabajadores del proceso de reclamos relativamente fácil del acuerdo y los llevó a los tribunales federales en todo el Sur.

EXPULSADO FUERA DEL TRIBUNAL

A los trabajadores les ha ido mal en los tribunales federales.

El Nations Law Firm, por ejemplo, representaba a un gran número de trabajadores y había recopilado pruebas médicas creyendo que ayudaría a los clientes a recibir más del mínimo de 1.300 dólares del acuerdo a través del proceso de reclamaciones.

Pero cuando esos trabajadores se vieron obligados a presentar demandas, BP alegó ante un tribunal federal de Mississippi que la empresa fabricaba diagnósticos médicos. Luego, Naciones acordó desestimar casos por docenas. En una entrevista, Nations no negó las acusaciones de BP, pero dijo que los casos eran imposibles de ganar sin un testigo experto adecuado.

También fue difícil para los trabajadores convencer a los tribunales de que la evidencia científica era lo suficientemente sólida como para demostrar que estuvieron expuestos a suficiente petróleo y dispersantes como para causar probablemente su enfermedad.

Los expertos de los trabajadores se basaron en estudios, como los de los Institutos Nacionales de Salud, que encontraron que las personas expuestas al petróleo y al Corexit tenían más probabilidades de desarrollar ciertas enfermedades.

Pero los expertos de BP argumentaron que los trabajadores individuales necesitaban demostrar exactamente cuánto petróleo y dispersante habían inhalado o ingerido y que era suficiente para causar su enfermedad.

BP también encontró lagunas en las historias profesionales y en el trabajo de algunos expertos presentados por los abogados de los trabajadores. Y algunas firmas de abogados con cientos de casos cedieron bajo la presión, rogando a los jueces más tiempo para que los expertos sobrecargados pudieran producir informes.

La mayoría de los jueces se han puesto del lado de BP, rechazando a los expertos de los trabajadores por considerarlos poco confiables, poniendo fin efectivamente a los casos.

MIRANDO HACIA EL FUTURO

El Downs Law Group, que ha perdido cientos de casos contra BP, está presentando apelaciones en dos tribunales de circuito federales, con la esperanza de dictaminar que los jueces de distrito han malinterpretado el nivel de prueba necesario para los casos de exposición tóxica. Uno de esos jueces dijo que la cuestión está “muy madura para que la resuelva la Corte Suprema”.

“Tiene un alcance más amplio que el derrame de petróleo de BP”, dijo Jason Clark, abogado de Downs. “Si la carga es demasiado alta para que cualquier demandante pueda afrontarla, entonces muchas personas que están expuestas… nunca verán justicia”.

___

The Associated Press recibe apoyo de la Walton Family Foundation para la cobertura de la política medioambiental y hídrica. La AP es la única responsable de todo el contenido. Para conocer toda la cobertura ambiental de AP, visite https://apnews.com/hub/climate-and-environment

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV El telescopio espacial James Webb detecta la colisión de agujeros negros más distante y antigua jamás vista (vídeo)
NEXT Falta información días después de que una estación de bomberos de Rialto resultara dañada en un accidente automovilístico – San Bernardino Sun – .