Tres preguntas clave si el objetivo es reducir el consumo de alimentos ultraprocesados

Tres preguntas clave si el objetivo es reducir el consumo de alimentos ultraprocesados
Tres preguntas clave si el objetivo es reducir el consumo de alimentos ultraprocesados

De la elección de snacks al conocimiento personal: estrategias para limitar los alimentos ultraprocesados ​​en nuestra alimentación diaria (Imagen ilustrativa Infobae)

La comida ultraprocesados (UPF) han sido puestos bajo el microscopio de salud pública porque sus posibles vínculos con enfermedades como el cáncer, la diabetes tipo 2 y la obesidad. A pesar de esto, la prevalencia de estos productos en la dieta estadounidense es notable, ya que representan aproximadamente el 73% del suministro de alimentos, según un artículo de investigación de 2024 del Instituto de Ciencias de la Red del Universidad del Noroeste.

Además, el estudio señaló que más del 60% de las calorías consumidas por el estadounidense promedio provienen de estos alimentos. Estas estadísticas resaltan la profundidad de la integración de la UPF en las dietas cotidianas, a pesar de los riesgos para la salud asociados.

Los alimentos ultraprocesados ​​a menudo contienen ingredientes que no se encuentran en la cocina casera y son productos de técnicas de fabricación industrial. Los ejemplos típicos incluyen dulces, nuggets de pollo, refrescos, así como productos que podrían considerarse más saludables según ciertas percepciones, como el pan integral envasado y el yogur de frutas. Esta extensa variedad complica aún más los esfuerzos por reducir el consumo.

Linia Patel, nutricionista, propone un enfoque práctico y menos restrictivo para combatir el consumo de alimentos ultraprocesados ​​en nuestra dieta (Instagram: @liniapatelnutrition)

Ante este panorama, Linia Patelinvestigador de salud pública y portavoz de la Asociación Dietética Británicasugiere un enfoque menos restrictivo y más realista hacia la reducción del UPF en nuestra dieta. Patel recomienda que, en lugar de centrarse en eliminar por completo estos productos, las personas deberían intentar minimizar su ingesta, prestando atención a las cantidades consumidas.

Su propósito no es demonizar cada UPF consumido, sino promover un equilibrio donde la mayor parte de la dieta provenga de productos integrales. Para ayudar en este proceso, Patel compartió tres preguntas clave que cualquiera debería hacerse si quiere reducir el consumo de UPF de manera efectiva:

Siguiendo las indicaciones de organizaciones como la FDASe recomienda que la población consuma un mínimo de 28 gramos de fibra diariamente y limite su consumo de azúcar agregada no más que 50 gramos. Estas pautas nutricionales buscan orientar hacia una dieta equilibrada, en un contexto donde el consumo de alimentos ultraprocesados ​​(UPF) ha aumentado significativamente.

El alimentos ultraprocesados Se caracterizan por su baja cantidad de Fibra y altos niveles de azúcar, grasa y sal., compuestos que les confieren sabores intensos y apetitosos, haciéndolos considerablemente atractivos para el consumidor. Esta combinación de ingredientes ayuda a que estos productos sean prácticamente irresistibles.

Ante esta situación, la revisión de etiquetas nutricionales Surge como una práctica fundamental para comprender lo que realmente se consume, permitiendo a las personas tomar decisiones más informadas sobre su dieta. La diversidad entre UPF es significativo y varía enormemente en términos de contenido nutricional. Incluso productos similares de diferentes marcas pueden tener una composición diferente en términos de aditivos y nutrientes.

Los alimentos ultraprocesados ​​son notoriamente difíciles de evitar, pero con la orientación adecuada y un poco de determinación, definitivamente es posible reducir su consumo (Getty Images)

Para las personas aficionadas aperitivos, conviene examinar detenidamente lo que consumen habitualmente. Productos como patatas fritas y galletas suelen estar muy procesados. “Lo que realmente no hacemos bien en el Reino Unido y en EE.UU “Es comer rápido, y eso significa que en esos momentos de prisa recurrimos a alimentos muy procesados”, afirmó Patel.

Sin embargo, ve esto como una oportunidad para reducir la ingesta de alimentos ultraprocesados ​​optando por opciones de snacks más saludables. “Podría ser una manzana con algunas almendras. Es una opción sencilla y transportable que resultará nutritiva y equilibrada”., indicó. “Si realmente sientes la necesidad de tu dosis de chocolate, puedes comer una pieza de fruta y luego un poco de chocolate, lo que probablemente resultará en un menor consumo de bocadillos procesados ​​en general”, sugirió.

Cambiar los hábitos alimentarios representa un desafío que requiere Ajustes en el comportamiento y una estrategia personalizada para cada individuo.. Así lo explicó Patel, quien expresa la importancia de adoptar cambios que se ajusten a las preferencias y capacidades de cada persona.

Según sus recomendaciones, algunos pueden beneficiarse de un enfoque radical, eliminando inmediatamente los alimentos no saludables, mientras que a otros les puede resultar más eficaz realizar ajustes menores y progresivos en su dieta.

Revisar las etiquetas, elegir snacks inteligentes y conocerse a uno mismo son claves para reducir la ingesta de alimentos ultraprocesados, según expertos en nutrición (REUTERS/Lucy Nicholson)

Patel sugiere comenzar con cambios que sean alcanzables y sostenibles en el tiempo, progresivamente basándose en ellos. Por ejemplo, para aquellos que encuentran en aperitivos una fuente importante de alimentos ultraprocesados (UPF), empezar por reducir su consumo podría ser un primer paso eficaz.

Posteriormente se podría avanzar hacia la mejora de otras comidas del día como el desayuno y el almuerzo. Este enfoque incremental permite una transición más manejable hacia una alimentación saludable, adaptada a las circunstancias y necesidades individuales.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Dermatólogos advierten sobre el aumento de infecciones de transmisión sexual, muchas de ellas asintomáticas
NEXT ¿Son buenos los suplementos de Omega3 y aceite de pescado? Estudio advierte riesgos – .