Se estrena en cines “La Conversión” de Marco Bellocchio – .

Se estrena en cines “La Conversión” de Marco Bellocchio – .
Se estrena en cines “La Conversión” de Marco Bellocchio – .

“Esta historia comienza en marzo de 1852 en Bolonia, donde vivía la familia Mortara. Edgardo, el sexto hijo, tenía seis meses. Bolonia pertenecía a los Estados Pontificios y Pío IX era el Papa-Rey”. El plato al principio de La conversión sitúa al espectador en un momento concreto de la historia italiana, tiempos en los que la Iglesia Católica Apostólica Romana aún dominaba una parte del país y su régimen de influencia política atravesaba las dos últimas décadas de su existencia. Poco antes del Estatua de la Iglesia Desapareció formalmente, en 1870, y mucho antes de que Benito Mussolini diera luz verde a la creación de la Ciudad del Vaticano. Ese Edgardo que cita la frase es Edgardo Mortara Levi, hijo de familia judía que, poco antes de cumplir siete años, fue arrebatado a sus padres y trasladado a Roma. El motivo era transparente e irrefutable, al menos para la Congregación del Santo Oficio y el papado: el niño había sido bautizado en secreto por una empleada doméstica de los Mortara y, por tanto, ya no podía vivir bajo el techo de una familia hebrea. .

El verdadero caso Mortara fue una causa célebre en un momento en que el periodismo estaba adquiriendo un lugar de creciente relevancia en las sociedades modernas. Era también el nombre de una lucha incansable de parte de la familia por recuperar a su hijo y también de la defensa irrestricta de la Iglesia para criar a Edgardo como un cristiano de pleno derecho. Edgardo Mortara fue sacerdote católico durante toda su vida adulta y murió en la ciudad belga de Lieja en 1940, a la edad de 88 años, vistiendo vestimentas eclesiásticas. Pero esa es otra historia. El que narra el nuevo largometraje del maestro italiano Marco Bellocchio -cuyo título original, rapitopuede traducirse literalmente como “Secuestrado” o “Secuestrado” – es la historia de la desesperación de una madre y un padre, la obstinación de un sumo pontífice ante el fin de una era y la de un niño sacudido por dos tradiciones religiosas que chocan . lo disputaron. Para los Mortara, la pérdida de uno de sus seres queridos; para el Papa, el símbolo de un poder que estaba a punto de agotarse.

Marco Bellocchio, que cumplirá 84 años a finales de 2024, el director de grandes clásicos de la renovación del cine italiano como peleé en tasca (1965) y En el nombre del padre (1971), y también aquella película de escándalo llamada El diablo en el cuerpo. (1986), vive desde hace un par de décadas un prolífico y fructífero periodo creativo.. A títulos producidos a principios de milenio como El tiempo de la religión (2002) y vicente (2009) se le unieron recientemente películas notables como Sangre de mi sangre, hermosa mia y el documental en primera persona Marx puede esperarademás de la extraordinaria miniserie para la televisión italiana nota de esternón. Una etapa que lo encuentra reconciliado con un estilo de narración clásica que no formaba parte de sus primeras huellas artísticas, y que La conversión confirma con amplitud y creatividad. Su último largometraje, que Compitió el año pasado en la sección oficial del Festival de Cannes y ahora llega a los cines de Argentina, se narra en tres grandes bloques temporales: un primer período que corresponde al “secuestro”, la llegada al colegio religioso donde pasará los siguientes años y los intentos de los padres por recuperarlo; un segundo en el que el juicio al sacerdote de la Santa Inquisición encargado de ejecutar la orden de traslado ocupa el centro de la historia; y un tercero, el más breve, con un Edgar adulto asistiendo a los últimos años del papado de Pío IX y, finalmente, a su regreso temporal a su hogar materno.

“Non possumus”, dice el Papa, interpretado con intrigante firmeza por Paolo Pierobon, en respuesta a las peticiones de la familia Mortara, de varias organizaciones judías europeas e incluso de la propia dinastía Rothschild para que se devuelva al niño. El pontífice observa algunas de las caricaturas que se publican sobre él en los periódicos internacionales y una de ellas le provoca una pesadilla que le sobrecoge hasta el punto de gritar: un grupo de rabinos se cuelan en su dormitorio y, con instrumentos punzantes en mano, proceden a circuncidar a él. . Mientras tanto, Edgardo, que acaba de ser bautizado en pleno derecho eclesiástico y ha comenzado a aprender no sólo las oraciones sino también las definiciones más estrictas del dogma católico, sueña que quita los clavos de la estatua de Jesucristo y ésta desciende y camina entre los filas de bancos, no sin antes dirigirle una mirada misericordiosa. Bajo las sábanas, sobre el catre, Edgardo esconde una mezuzá, aunque cerca de su corazón cuelga una cruz. La conversión aún no se ha producido.

La ex enfermera de Edgardo se confiesa, un poco en italiano y un poco en boloñés, un dialecto que el juez apenas logra entender. Temiendo que el bebé enfermo muriera sin ser bautizado y, por tanto, su alma pasara la eternidad en el limbo, derramó unas gotas de agua en su frente y movió los dedos en forma de cruz. En Roma el niño ya ha dado el paso de la confirmación, y el rechazo de su propia familia (“los judíos mataron a Jesús”, recuerda lo que le dijo un sacerdote poco después de llegar) ha comenzado a hacerse carne, a formar parte inseparable de tu mente y tu espíritu. A pesar del tono anticlerical que transmite La conversión, con ese Papa encerrado en su indiscutible credo y papel (porque la costumbre, en este caso, hace al monje), empujado violentamente por su más fiel admirador como consecuencia de un amor incondicional al líder (“De ahora en adelante son soldados de Dios”, dice otro sacerdote ante el público de monaguillos), Bellocchio declaró en una rueda de prensa durante el Festival de Cine de Cannes que “esta no es una película política. No lo hice con la intención de adoptar un punto de vista político o declamar una posición antiiglesia. La conversión No busca enfrentarse unos a otros. Pero el destino de este hombre me habló y me inspiró. Su historia me llenó de tensiones y sentimientos. Y esas emociones son las que forjaron el camino para darle forma a la película. Mis condolencias están claramente del lado de ese niño que sufrió un acto de extrema violencia. Naturalmente, lo que vivió Edgardo Mortara no podría suceder hoy, en una época de diálogo constante y de un Papa de mentalidad abierta. Pero en aquellos tiempos existía la concepción de que la fe católica no permitía ningún tipo de cuestionamiento”.

La historia del pequeño Mortara es la historia de una transformación forzada, una forma de supervivencia, en un contexto de enormes cambios sociales y de una Italia en busca de construir su propia república. Es la dolorosa historia de una mutación y ofuscación sustentada en la fuerza de una institución aún poderosa, ejercida con fuerza sobre un ser frágil. Es también la película de un cineasta que toma un caso olvidado en la historia para transformarlo en una historia poderosa, más grande que la vida, por momentos operística y definitivamente trágica.

 
For Latest Updates Follow us on Google News