en mayo podrían aumentar un 8% y el Gobierno estudia posponer nuevos aumentos

en mayo podrían aumentar un 8% y el Gobierno estudia posponer nuevos aumentos
en mayo podrían aumentar un 8% y el Gobierno estudia posponer nuevos aumentos

A partir del 1 de mayo está prevista una nueva actualización del impuesto a los combustibles líquidos (ICL) que las petroleras -YPF, Shell, Axion y Puma Energy- trasladarán al surtidor. El aumento de los precios de las gasolinas y el diésel será de al menos el 8% en caso de que el aumento impositivo contemple la inflación completa en el cuarto trimestre de 2023, como estaba previsto originalmente, a lo que se suma la devaluación mensual del 2% que aplica el Banco Central del país. República Argentina (BCRA) y el camino hacia los valores internacionales que tomaron las empresas del sector.

El Gobierno no descarta que este aumento del 8% se aplique en dos tramos divididos entre el mes próximo y junio para no sumar mayor presión al Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec. Una vez resueltas las transferencias pendientes para 2023, se estudiará la posibilidad de aplazar nuevas subidas de impuestos, que dependerán de la evolución del indicador en abril y mayo.

Lo cierto es que la “sinceridad” en los precios regulados iniciada el pasado 10 de diciembre, aún con algunos altibajos, complicó el objetivo oficial de alcanzar lo más rápido posible una inflación de un dígito.

Por ejemplo, el ICL estuvo congelado desde mediados de 2021 hasta febrero pasado, cuando comenzó a aplicarse la primera de cuatro cuotas de aumento con base en la inflación trimestral de 2021 y 2022 según lo dispuesto por el Ministerio de Energía. El Ministerio de Economía espera sumar 0,5 puntos adicionales del PBI este año por este concepto para compensar el fallido intento en el Congreso de aumentar las retenciones con la primera Ley de Base. Una especie de atajo que encontraron para ayudar a sostener el superávit fiscal.

Recibí los boletines de La Nueva gratis

El 1 de marzo se computó la actualización tributaria correspondiente al primer y segundo trimestre de 2023. En abril se aplicó el incremento correspondiente al tercer trimestre. Los aumentos promedio en combustibles fueron del 7,5% y 4,6%, respectivamente, lo que sumó un incremento del 110% desde que asumió Javier Milei.

Según lo definido por el Gobierno a través del Decreto 107/2024, en mayo se deberá trasladar el aumento correspondiente al cuarto trimestre del año pasado, que será el de mayor impacto debido a la aceleración inflacionaria generada por la devaluación.

El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) estimó que este proceso implica un aumento del impuesto al monto fijo de $70, lo que eleva el impuesto de $132 por litro a $202, es decir, un salto del 53%. Teniendo en cuenta los precios actuales en YPF, proyectaron: que “considerando el valor del litro de gasolina súper, esta actualización del impuesto (bajo el supuesto de transferencia total) implicaría pasar de un valor de $966 a $1.036 en la ciudad de Córdoba, es decir, un aumento del 7,2%. En CABA pasaría de $837 a $907, aumentando 8,3 por ciento”.

“En cuanto al valor mínimo de la serie (octubre de 2023), el precio actualmente aumentó un 43% en términos reales. Comparando el valor máximo de la serie en octubre de 2018, el valor actual es un 33% menor. En los últimos meses, desde el pico alcanzado en enero de 2024, la caída real es del orden del 13%”, mencionaron.

Por otro lado, a inicios de julio se deberá actualizar el ICL según la inflación del primer trimestre de 2024 para continuar con el esquema de actualización trimestral. “En efecto, el 1 de julio el impuesto debería aumentar un 51,6%, llegando a $306 por litro”, mencionó Iaraf.

La consultora Economía y Energía acordó que el aumento del ICL será del 53,3% según el IPC para el cuarto trimestre de 2023. Eso, indicaron, sumaría unos $62 para la gasolina y $42 para el diésel.

A partir del próximo mes, las refinerías podrían aplicar más aumentos para mejorar su rentabilidad teniendo en cuenta que, si bien se recuperaron del congelamiento ordenado por Sergio Massa al final de su gestión, hubo una caída real en los últimos meses. Su objetivo es converger a los precios internacionales, para los que todavía hay entre un 10 y un 15% de incremento en los surtidores según estimaciones del sector.

Otra clave será la decisión que tome el Gobierno a través de YPF, que concentra casi el 70% del mercado local. La petrolera estatal, a pedido del ministro de Economía, Luis Caputo, moderó en los últimos meses el ritmo de aumentos que tenía previsto para no generar un mayor impacto en la inflación.

Las ventas se desploman

En este contexto, el consumo se ha desplomado de manera ininterrumpida desde diciembre. Un informe de Politikon Chaco, basado en datos del Ministerio de Energía, mostró que las ventas de combustibles en todo el país alcanzaron en febrero 1.363.437 metros cúbicos, el volumen más bajo desde julio de 2021. Estos son los últimos datos disponibles.

En el comparativo contra febrero de 2023, las ventas de combustibles mostraron una caída del 4% y una caída del 7% respecto a enero de 2024. Mientras tanto, los aumentos también generaron una migración de la demanda hacia segmentos más económicos.

“Analizando las ventas por tipo de combustible, en febrero el mayor volumen de ventas fue de gasolina con el 56% del total vendido versus el 44% del diésel. En referencia a su desempeño, las gasolinas presentaron una caída del 4,6% interanual pero, observando al interior de los segmentos, se observa una situación muy heterogénea: las ventas de gasolinas súper crecen un 1,4% interanual mientras que las gasolinas premium caen un 20,2% . Respecto al diésel, el resultado global fue una caída interanual del 3,3%: dentro de este, el petróleo común cayó un 2,4% y el premium un 5%”, concluyó Politikon Chaco. (con información de Infobae)

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV La brasileña Petrobras comenzará este mes a perforar el pozo colombiano Uchuva-2 Por Reuters – .
NEXT Más de 25.000 euros si lo vendes en subastas.