El pueblo del Cauca que se convirtió en corazón de la coca y fuerte del mordisco

El pueblo del Cauca que se convirtió en corazón de la coca y fuerte del mordisco
El pueblo del Cauca que se convirtió en corazón de la coca y fuerte del mordisco

En la zona rural de El Tambo se encuentra el cañón del río Micay. Se trata de un corredor entre el distrito de San Juan de Mechengue y el municipio de López de Micay en la costa del Cauca.

Este territorio también está conectado con el municipio de Argelia, donde se ubica El Plateado, uno de los corregimientos más asediados por grupos armados, especialmente por el ‘Estado Central Mayor’ o ‘EMC’, de las disidencias de las Farc al mando de ‘Iván Nibble’. ‘.

Fue allí, en el barrio Olímpica de esta localidad caucana donde su población fue sacudida la noche del 23 de abril por la explosión de una motocicleta bomba que afortunadamente no dejó víctimas que llorar.

El secretario de Gobierno de Argelia, Pablo Daza, informó en ese momento: “Desesperados y entre lágrimas nos dijeron que atacaron el pueblo. Afortunadamente no hubo heridos en este ataque. Tenemos reportes de viviendas y vehículos dañados. No informamos de las víctimas”. Sin embargo, se habló de una persona herida. y daños a tres casas.

Más de mil personas se encuentran recluidas en el coliseo municipal de Argelia, procedentes de los distritos de Las Vegas, Ceiba, Pinche y Las Torres.

Se habla de que el incidente se debió a enfrentamientos entre el frente disidente ‘Carlos Patiño’ y la ‘Segunda Marquetalia’, pero las autoridades están confirmando la versión.

Tras el nuevo atentado con motobomba y los combates que se han agudizado entre disidencias y el Ejército, regresaron los desplazamientos forzados y los niños quedaron sin clases.

Fue el año pasado, tras la llegada de militares a El Plateado, que la ‘Emc’ anunció la suspensión de la mesa de diálogo y el ministro de Defensa, Iván Velásquez, cuestionó la continuidad del cese al fuego con ese grupo ilegal.

El Plataado, incrustado en la cordillera Occidental, Es una de las puertas de entrada al Gran Cañón de Micay, que concentra más de la mitad de los cultivos ilícitos del suroeste del Cauca, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

El Cañón de Micay está a sólo 70 kilómetros de El Plateado. Para buscar el Pacífico hay que recorrer un sendero a lomos de mula, por el que aquellos líderes que han intentado gestionar un camino para el acceso de vehículos y motos han acabado desaparecidos o asesinados.

La droga es transportada desde El Plateado, pasando por López de Micay y otras localidades, como Bocagrande y Mechengue.

Fue entre la localidad de Argelia y El Tambo donde en 2018 se registró la masacre de siete personas, dos de las cuales eran excombatientes de las FARC en ese cañón del río Micay.

Estos asesinatos se produjeron dentro de la ‘guerra sin cuartel’ entre grupos ilegales que hoy se intensifica en El Plateado, la localidad de no más de 8.000 habitantes, acorralada también por minas antipersonal. Se estima que hay alrededor de 3.000 de estos artefactos en la zona.

El año pasado, previo a las elecciones de alcaldes y gobernadores en todo el país, técnicos antiexplosivos buscaron localizar y neutralizar minas antipersonal y artefactos instalados por ilegales. Lo hicieron para garantizar unas elecciones tranquilas en una población que suele vivir confinada, acechada por frentes como ‘Carlos Patiño’, un disidente de las FARC que tiene una gran presencia.

También está el acecho del frente ‘Rafael Aguilera’ y otros grupos que han buscado recuperar el control de estas tierras. Uno de ellos es ‘José María Becerra’ del ELN, quien en el pasado había pactado con las entonces FARC que sus integrantes estarían presentes en El Tambo y El Plateado, y que la guerrilla de los acuerdos de paz en La Habana, Cuba.

La ‘Segunda Marquetalia’ es otra de las estructuras criminales en esta lucha territorial a sangre y fuego, además de más paramilitares en esta zona rural de Argelia, donde un coche bomba destruyó el edificio del Ayuntamiento, en mayo de 2022, para que sus funcionarios tuvieron que despachar desde Popayán, encabezados por el alcalde de la época, Jhónnatan Patiño.

Sólo 2016 y 2017 fueron años de tranquilidad para este pueblo estratégicamente ubicado por ilegales, pero lo que significa es una maldición para sus cerca de 8.000 habitantes.

Luego los disparos y bombardeos que han surcado el cielo durante el día e iluminado las noches regresaron y se agravaron el 4 de marzo de 2020, año desde el que hasta 2023, según los relatos del alcalde, unas 17.000 personas fueron desplazadas por esta guerra.

López de Micay es también el municipio donde también vivió el caudillo Íber Angulo Zamora. Debido a que fueron amenazados en 2018, la Defensoría del Pueblo organizó una misión de rescate en ese momento, porque, al igual que ahora, había enfrentamientos y grupos armados recorrían las montañas y ríos del Cauca para llegar hasta donde están los líderes y torturarlos hasta la muerte. En esa misión, que se cumplió aquella vez por el río Micay, Angulo fue secuestrado y luego asesinado.

Debido a todos los hechos de derramamiento de sangre y desapariciones de dirigentes que vienen sucediendo desde hace más de dos décadas en esta misma zona, la Defensoría del Pueblo continúa en su gestión de mantener las alertas tempranas y el llamado urgente al Gobierno Nacional.

En los últimos años también se han registrado desplazamientos masivos de entre 250 y 700 personas al año.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Acusan irregularidades en designación de director de la Facultad de Psicología de la UASLP – El Sol de San Luis – .
NEXT El 97,6% tiene clases presenciales – .