Gobierno colombiano se disculpa por “genocidio” del caucho

Gobierno colombiano se disculpa por “genocidio” del caucho
Gobierno colombiano se disculpa por “genocidio” del caucho

Indígenas participan en un evento donde el gobierno colombiano pidió disculpas a cuatro pueblos indígenas de la Amazonía (Uitotos, Bora, Okaina y Muinane) por la violencia de la que fueron víctimas durante los años oscuros de la fiebre del caucho que los puso al borde de la exterminio. a esas comunidades este martes, en La Chorrera, Amazonas.

Foto: EFE – Mauricio Dueñas Castañeda

El gobierno colombiano emitió una disculpa oficial el pasado martes 23 de abril a las comunidades indígenas de la Amazonía por los horrores sufridos durante el período conocido como la “fiebre del caucho” en los siglos XIX y XX. En un acto que tuvo lugar en la histórica Casa Arana, el Ministro de Culturas, Juan David Correa, reconoció los abusos cometidos contra los pueblos indígenas, incluido el asesinato de unos 60.000 indígenas y la esclavitud impuesta por la industria del caucho.

Se trata de una iniciativa que ha sido llevada a cabo por el gobierno nacional, encabezado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y los Saberes, que busca la reparación de las comunidades indígenas de la Amazonía. El pasado jueves 11 de abril inició en Mocoa, Putumayo, la agenda de conmemoración por el centenario de la publicación de La Vorágine, obra emblemática de José Eustasio Rivera. Durante el evento, el Ministro Correa pidió disculpas a las comunidades indígenas de la región por los horrores vividos durante el auge del caucho en el siglo XX, reconociendo la deuda histórica que tiene el país con los pueblos amazónicos. Al evento asistieron representantes de diversos pueblos indígenas, así como autoridades locales y nacionales.

En este caso, en la conmemoración de la creación del Predio Resguardo del Putumayo, establecido en 1988, indígenas de varios pueblos, entre ellos los Uitoto, Bora, Ocaira y Muinane, recibieron a la representación gubernamental con cantos y trajes típicos en un campo cercano. a la hacienda que perteneció a Julio Arana, ubicada en la triple frontera entre Colombia, Brasil y Perú.

El ministro Correa denunció el “horror del caucho” que se vivió en la región, donde finalmente nueve pueblos indígenas fueron restituidos en sus tierras por el Estado colombiano durante el gobierno de Virgilio Barco.

El “régimen de terror” asociado a la explotación del caucho duró hasta principios del siglo XX y quedó inmortalizado en la película “El abrazo de la serpiente” de Ciro Guerra. El gobierno colombiano ha calificado estos hechos de “genocidio” en la Amazonia, marcado por trabajos forzados, torturas, hambrunas y epidemias provocadas por terribles condiciones de vida.

La visita oficial coincide con la agenda cultural en torno al centenario de la publicación de La vorágine de José Eustasio Rivera, obra literaria que expone los abusos sufridos por los indígenas durante la fiebre del caucho.

Ángel Cerayitoga, líder de los pueblos indígenas locales, señaló que “todavía hay muchas cosas que no se han escrito sobre lo ocurrido en el marco de Casa Arana”.

Julio César Arana, empresario peruano, fue una figura clave en la expansión de la industria del caucho en la región. Su empresa, la Peruan Amazon Company, financiada con capital inglés, operaba en lo que hoy son los territorios de Perú, Colombia y Ecuador. Los crímenes asociados a su expansión territorial llevaron a Arana a comparecer ante el Parlamento británico en 1913, donde admitió parcialmente su responsabilidad tras una investigación dirigida por el cónsul británico en Río de Janeiro, Roger Casament.

“Hoy debemos mirarlos a los ojos y pedirles perdón. “La sociedad occidental, los colonos, los empresarios (…) fueron crueles contra ustedes, contra su pueblo”, dijo el ministro de Cultura en la simbólica Casa Arana, uno de los principales centros de acopio de caucho en ese momento.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV FORTALECEN SUPERVISIÓN DE MATA LADRILLOS – El Imparcial de Matehuala
NEXT Asesinato del director de La Modelo desencadena medidas de emergencia para proteger al personal del Inpec