El día que Maradona visitó la UBA jugó un jueguito con una pelota de papel y apoyó la educación pública

El día que Maradona visitó la UBA jugó un jueguito con una pelota de papel y apoyó la educación pública
El día que Maradona visitó la UBA jugó un jueguito con una pelota de papel y apoyó la educación pública

El 29 de noviembre de 1995, Diego Armando Maradona hizo un gesto que, casi 30 años después, adquiere una fuerza simbólica que no esperaba: ese día, El Diez visitó la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos. Aires (UBA). y, con su sola presencia, apoyó la educación pública.

A pesar de no haber terminado el secundario, Maradona siempre apoyó a los estudiantes. Hizo su primero en la Escuela Comercial de Avellaneda y no pudo terminar el bachillerato porque con apenas 15 años debutó en Argentinos Juniors. Una vez le confesó a Daniel Arcucci su deseo de culminar sus estudios: “Me gustaría terminar el bachillerato para tener algo”, dijo el número 10. “En esta sociedad de mierda hay que tener un título. Nadie piensa que un médico tiene que conducir un taxi”, afirmó.

En aquella oportunidad, Diego se presentó en la UBA para bancar un reclamo de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), en medio de una puja por los recursos que el menemismo destinó a las universidades.

Maradona llegó a Arquitectura con playera playera y gorra FUBA: “Queremos reconocer al Maradona ‘social’, que tantas veces se enfrentó al poder establecido, que supo cumplir su sueño aunque provenía de los lugares más marginados.“dijo Fernando Moroni, quien en ese momento era presidente de la FUBA.

El hecho fue cubierto por todo el periodismo. Y ahí estaba Juan Di Natale en modo cronista para CQC, uno de los programas que molestaban a los que estaban en el poder en los años 90. El cronista le gritó desde la tribuna a Diego y le lanzó una pelota armada con un bollo de papel. Como sabemos, Diez se caracterizaba por jugar pequeños juegos con cualquier tipo de objetos.

Corte de Clarín sobre el paso de Maradona por la UBA.

Cuando la pelota llegó a su mesa, Maradona no dudó en agarrarla y dio un paso adelante para que las cámaras la tomaran y los presentes pudieran verla haciendo malabares. Después de mostrar su pieza, pateó el balón de regreso a las gradas.

“Caiga Quien Caiga” interceptó a Diego cuando salía para agradecerle por haber jugado con la pelota que le hicieron: “Al contrario, maestro. Ese fue uno de los mejores bailes del mundo.“Respondió el Diez, de muy buen humor después de haber pasado por la Universidad”.

A pesar de no haber avanzado en sus estudios, Diego siempre tuvo una gran conexión con los intelectuales. En 1994, Ernesto Sábato le dedicó una carta tras quedar fuera del Mundial de Estados Unidos: “Lo tuyo no es simple habilidad física. Un gran campeón como tú es la mejor prueba: necesitas talento, inspiración, rapidez mental…”.

La verdad es que Diego siempre tuvo una gran relación con los colegios y la educación pública. La Universidad Nacional de La Plata inauguró un auditorio a su nombre. Y en noviembre del año pasado, la secundaria 67 de Mar del Plata se llamó Diego Armando Maradona.

También es objeto de estudio. A finales de 2022, los alumnos de la Escuela Primaria N°33 afrontaron un proyecto “Armando a Maradona” donde hablaron de la vida del 10. Y el día de su funeral, la Ctera acudió con una bandera para agradecerle su compromiso. .

Unos días antes de su paso por la UBA, el 6 de noviembre de 1995, Maradona había sido reconocido por la Universidad de Oxford, en Inglaterra. Dos grupos de estudiantes de la universidad británica lo nombraron “maestro inspirador de estudiantes soñadores”.

Diego aprovechó para bajarse de línea en el centro de la aristocracia ubicado en el condado de Oxfordshire. Se dirigió al negocio del fútbol, ​​pidiendo que se respete la voluntad de los jugadores y que no se les obligue a jugar bajo altas temperaturas. Luego, aceptó el reto cuando le tiraron una pelota de golf: “Esto se hace con zapatillas”, aclaró Diego, quien a diferencia de su visita a la UBA iba vestido formal. A pesar de eso, estrelló una pelota de golf contra el suelo y se fue. Uno, dos, tres, diez jueguitos y los alumnos estallaron en aplausos. En el corazón de Londres, El Diez aprovechó para pedir que se respete al futbolista y que el

El día que Maradona envió a la banca a jubilados en plena manifestación

El 14 de octubre de 1992, Maradona se topó con una marcha de jubilados cuando acudió a declarar ante el tribunal. Un año, Diego había estado detenido en Caballito y cuando se presentó a impartir justicia se topó con una de las clásicas manifestaciones que reunían a los abuelos para exigir sus pensiones durante la presidencia de Menem.

Al salir de las Canchas, el futbolista se encontró con una multitud de personas y jubilados ocupando las calles. En medio de la vorágine, A Maradona le robaron la gorra. Fiel a su personalidad, Diego localizó al ladrón, lo golpeó con un cabezazo y terminaron las piñas. La escena fue captada por un periodista que no tardó en acercar su micrófono a la boca de Maradona.

“Por qué te enojas, Diego”, le preguntó un periodista: “Porque este estúpido dice que yo no grito a los jubilados”.. Hasta la muerte estoy con los jubilados. Es una vergüenza lo que les hacen“.

Ese día quedó grabada una de las frases más icónicas de Diego: “A mí me duele más que a ti, mira si no les voy a bancar a los jubilados. Mira a este idiota. Defiendo a los jubilados, cómo no defenderlos. Tenemos que ser muy estúpidos para no defender a los jubilados.”.

Como siempre, Diego se fue con todo, sin medias tintas. Como cuando defendió a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, ese día dio la cara por los jubilados. Como lo hizo hace casi treinta años cuando asistió a la UBA con docentes y la educación pública.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV dónde y cómo comprar entradas – .
NEXT Otro gremio cerró su aumento y 16 sectores ya llegaron a acuerdos