Conflicto Israel-Irán y guerra en Gaza, en vivo | EE.UU. apoya las conclusiones del informe de la UNRWA que descarta sus vínculos con Hamás

Conflicto Israel-Irán y guerra en Gaza, en vivo | EE.UU. apoya las conclusiones del informe de la UNRWA que descarta sus vínculos con Hamás
Conflicto Israel-Irán y guerra en Gaza, en vivo | EE.UU. apoya las conclusiones del informe de la UNRWA que descarta sus vínculos con Hamás

Estudiantes de la Universidad de Columbia en Nueva York se mantienen firmes en el mantenimiento del campamento pro-Gaza

El campus de la Universidad de Columbia en Nueva York, una de las facultades más prestigiosas de Estados Unidos, y donde comenzaron la semana pasada las protestas pro-Gaza, continuaba este martes ocupado por estudiantes que se mantienen firmes en sus reivindicaciones en un centenar de tiendas de campaña, en un ambiente de tensa calma tras la intervención policial del pasado jueves.

Las tiendas de campaña, cuyo número aumentó de la noche a la mañana, están rodeadas por los edificios de la institución y fueron levantadas en un área rodeada por una valla donde ondean banderas palestinas y carteles contra la guerra en Gaza.

Mientras tanto, un nutrido grupo de estudiantes permanece en protesta en el lugar, donde algunos pasan la noche, pero se negaron a ofrecer una cifra.

La acción en la Universidad de Columbia se extendió como la pólvora a otras grandes instituciones educativas y privadas, como la Universidad de Nueva York, Yale (Connecticut), el MIT de Boston o Berkeley en California e incluso Michigan, que piden un cambio total de rumbo en la política de Washington hacia Israel.

El campamento de Columbia fue desmantelado por la policía -que sigue vigilando la universidad desde el exterior y sólo se permite el acceso con carnet universitario-, que detuvo el pasado jueves a 133 estudiantes y profesores, después de que el presidente del centro educativo, Nemat Shafik, autorizarlo.

Dispuesto a asumir las consecuencias.

Sin embargo, eso no amedrentó a los universitarios que volvieron a armar las carpas con mayor celo y este martes reiteraron que permanecerán en el lugar hasta que sus reclamos sean aceptados y estén dispuestos a asumir las consecuencias.

Exigen un alto el fuego en Gaza, pero también que la universidad deje de invertir en empresas “que están participando en el genocidio” de los palestinos “y ganando dinero” con ello y den a conocer sus nombres, dijo hoy a la prensa Darialisa Ávila Chevalier. , portavoz de los manifestantes.

Afirmó que desde que comenzó la guerra entre Israel y Hamás, los estudiantes han alzado la voz, pero “en lugar de escucharlos, la universidad los está suspendiendo, lo que dificulta las manifestaciones en el campus”.

“La injusticia está en Gaza, es la masacre de más de 40.000 palestinos, el hecho de que más de dos millones de personas hayan perdido sus hogares, el bombardeo a la población”, respondió Ávila.

Otros estudiantes en el campus consideran injusta la protesta, que algunos estudiantes universitarios y otros observadores califican de antisemita.

Por su parte, el presidente estadounidense, Joe Biden, reiteró el domingo su condena al antisemitismo, sin mencionar el nombre de ninguna universidad. “Este antisemitismo flagrante es reprensible y peligroso, y no tiene absolutamente ningún lugar en los campus universitarios ni en ningún lugar de nuestro país”, dijo el presidente.

La policía también intervino en la Universidad de Nueva York, donde este lunes realizaron 130 detenciones y antes ocurrió lo mismo en Yale, con 47 detenidos. Pese a las protestas y la incertidumbre, la universidad ha continuado con las fechas de los exámenes finales y los preparativos para su próxima graduación en mayo, para la que ya ha colocado sillas en las escaleras de un edificio, no lejos de la zona de la protesta. .

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV La OTAN está cerca de enviar soldados a Ucrania para entrenar a sus tropas contra el avance de las fuerzas rusas
NEXT Ella apuñaló a su novio y lo que hizo con el cuerpo antes de matarlo dejó al mundo en shock.