Nikki Haley votará a favor del “caos” de Trump contra el que atacó anteriormente

Nikki Haley votará a favor del “caos” de Trump contra el que atacó anteriormente
Nikki Haley votará a favor del “caos” de Trump contra el que atacó anteriormente

(CNN)— El cálculo político ha vuelto a cambiar para Nikki Haley.

No hace mucho, el exgobernador de Carolina del Sur argumentó que Donald Trump era demasiado viejo, demasiado caótico, demasiado “desquiciado” y demasiado propenso a las rabietas para volver a ser presidente y dijo que no podía vencer al presidente Joe Biden.

“No siento ninguna necesidad de besar el anillo”, dijo Haley en febrero antes de suspender su campaña de primarias. “Mi futuro político no me preocupa”.

Pero este miércoles dio el apoyo implícito que todos sabían que llegaría tarde o temprano. Haley dijo que si bien Trump no había sido “perfecto” en temas que le importan, como la política exterior y la deuda nacional, Biden había sido una “catástrofe”.

“Así que votaré por Trump”, afirmó el exembajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, que formó parte del gabinete del expresidente.

Después de una foto amistosa frente a la chimenea de la Oficina Oval, dejó ese puesto en 2018 antes de que pudiera verse empañado por su asociación con el caos de Trump. A medida que se acercaba el año 2024 en el calendario, Haley dijo que no se postularía para la presidencia contra su exjefe, pero lo hizo de todos modos, para gran furia de Trump.

Antes de perder las primarias de su estado natal ante Trump a principios de este año, Haley arremetió contra los republicanos que apoyaban a Trump a pesar de que en privado desesperaban de él. “En política, la mentalidad de rebaño es enormemente fuerte”, afirmó. “Muchos políticos republicanos se han rendido ante ello. …Por supuesto, muchos de los mismos políticos que ahora apoyan públicamente a Trump le temen en privado. Saben el desastre que ha sido y seguirá siendo para nuestro partido. Simplemente tienen demasiado miedo para decirlo en voz alta”.

Ahora Haley dice en voz alta que votará por Trump. Pero no tuvo más remedio que unirse al rebaño si quiere un futuro en un partido dominado por su potencial candidato. No lleva mucho tiempo emular a la ex representante de Wyoming Liz Cheney, una vez estrella en ascenso del Partido Republicano que se ha convertido en un ejemplo de lo que les sucede a los halcones conservadores de la política exterior que se niegan a bajar el tono de las advertencias de que Trump es un peligro para democracia.

Haley busca preservar su futuro

Todo indica que Haley quiere volver a postularse para la presidencia una vez que Trump abandone definitivamente los escenarios. Así que repudiarlo ahora no serviría a ningún propósito político personal excepto poner fin a su carrera por una cuestión de principios. La historia podría aplaudir su altruismo, pero el poder probablemente seguiría fuera de su alcance.

La medida de Haley reforzará la impresión de que ella siempre toma el rumbo político más ventajoso para sus ambiciones. Pero si Biden gana en noviembre, podrá decir que predijo que Trump perdería. Si un segundo mandato de Trump es un desastre, queda constancia de que ella predijo el caos. Entonces podría estar en condiciones de intentar llevar al Partido Republicano de regreso a posiciones anteriores a Trump sobre política exterior y economía que parecen más cercanas a sus propias creencias, incluso si a menudo parecía que en 2024 estaba haciendo una audición para el liderazgo de un partido. que no existe en ninguna forma reconocible.

El exasesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, quien dijo que a Trump no se le debería permitir volver a acercarse a la Casa Blanca, dijo que estaba decepcionado por la decisión de Haley. “Creo que obviamente ha hecho un cálculo político de que lo mejor para ella es apoyar a Donald Trump”, dijo Bolton a Wolf Blitzer de CNN el miércoles.

Haley, que ganó en Vermont y Washington, no es la única candidata presidencial joven potencial del Partido Republicano con sueños aún encendidos de llegar a la Casa Blanca que ha experimentado tal transformación. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, arremetió contra Trump cuando su propia campaña se desvaneció en la gélida Iowa en enero, y luego lo respaldó saliendo de la carrera mucho más rápido que Haley.

Durante su campaña, Haley argumentó que tanto Biden, que tiene 81 años, como Trump, que cumplirá 78 el próximo mes, eran demasiado mayores para ser presidente y pidió pruebas cognitivas para los candidatos mayores de 75 años. Pero su decisión de centrarse únicamente en las responsabilidades de Biden este miércoles plantea la cuestión de si sus votantes la seguirán en la dirección de Trump.

Desde que suspendió su campaña, decenas de miles de votantes de las primarias republicanas han seguido votando por ella. Este apoyo es el legado vivo de una campaña en la que ella se estableció como un recipiente para los republicanos que despreciaban a Trump y querían otro candidato. Haley fue especialmente fuerte en las zonas suburbanas, donde el expresidente tiene más dificultades. Y la campaña de Biden señaló que competiría por este bloque de votantes republicanos indecisos en noviembre. “Siempre habrá un lugar para los votantes de Haley en mi campaña”, dijo el presidente durante una recaudación de fondos en el estado indeciso de Georgia durante el fin de semana.

Sin embargo, muchos votantes de Haley confesaron en mítines en New Hampshire e Iowa a principios de este año que, aunque la preferían, probablemente permanecerían en su partido como republicanos leales si Trump les ganara la nominación. En ese sentido, la decisión de Haley, aunque plagada de conveniencias políticas, puede ser una decisión con la que muchos de sus partidarios también estén luchando.

La elección para los republicanos a quienes no les gusta Trump y están considerando a Biden es un tema más complejo en esta elección que en las anteriores. Ahora, Biden es el titular con una lista de logros y políticas que contradicen directamente las creencias fundamentales de muchos republicanos, incluso en política exterior y economía. Los recuerdos del caos de la administración Trump también han disminuido. Los republicanos tradicionales en materia de seguridad nacional también pueden percibir la guerra y el caos global y la creciente enemistad de Biden con un primer ministro israelí de derecha como una razón para no cambiar su voto por él. “Muchos republicanos están haciendo el mismo cálculo porque el desempeño de la administración Biden ha sido terrible”, dijo Bolton.

La ambición política detrás de la elección de Haley

Haley dijo que votaría por Trump mientras hablaba en el Instituto Hudson, un grupo de expertos conservador en Washington, durante su primer discurso político importante desde que suspendió su campaña presidencial republicana.

Su anuncio durante una sesión de preguntas y respuestas parecía ilógico. Acababa de pronunciar un discurso de línea dura en el que fusionaba el belicismo de Ronald Reagan durante la Guerra Fría con las notas neoconservadoras de la Administración Bush, pero prometió votar por un ex presidente que ha destripado los dos códigos de política exterior del Partido Republicano con su Estrategia “Estados Unidos primero”. Haley argumentó que quería votar por un candidato que cubriera “las espaldas de nuestros aliados, responsabilizara a nuestros enemigos y asegurara la frontera”. Pero durante su primer mandato, Trump a menudo se acercó a enemigos de Estados Unidos como el presidente ruso Vladimir Putin y el tirano norcoreano Kim Jong Un y pasó cuatro años reprendiendo a los aliados de Estados Unidos en Europa y Asia por aprovecharse de Estados Unidos.

Biden, por el contrario, ha revitalizado y ampliado las alianzas estadounidenses, especialmente la OTAN, que Trump desprecia. La alianza occidental tiene ahora más dirección que en cualquier otro momento desde el fin de la Guerra Fría. Y Trump puede hablar bien de inmigración, pero recientemente destruyó el proyecto de ley fronterizo más conservador en décadas, aparentemente porque quería privar a Biden de una victoria electoral y preservar su narrativa de una nación bajo asedio.

El tibio apoyo de Haley a Trump deja algunas dudas, entre ellas si aceptará hacer campaña a su favor y si instará a sus votantes a respaldarlo. Aunque dijo que votaría por el expresidente, Haley lo instó a tomar medidas para llegar a sus votantes. “Trump haría bien en acercarse a los millones de personas que votaron por mí y seguir apoyándome, y no asumir que sólo estarán con él. Y realmente espero que así sea”, dijo. Trump no ha hecho ningún esfuerzo por atraer a los votantes de Haley durante la marcha hacia la nominación presidencial, a pesar de su apremiante necesidad de cortejar a los votantes suburbanos. Y recientemente se apresuró a negar los informes de que el exgobernador de Carolina del Sur podría estar en su lista de candidatos a vicepresidente.

Pero cualquier acuerdo entre los dos enemigos políticos sería un recordatorio de que es mejor no tomar demasiado en serio lo que sucede en las campañas primarias presidenciales. Haley, después de todo, pasó de un extremo a otro durante su candidatura. Pasó meses ofreciendo sólo las condenas más leves a Trump, quien buscó anular las elecciones de 2020 para mantenerse en el poder. Al igual que otros candidatos del Partido Republicano, no pudo resolver el enigma de cómo enfrentar al ex presidente, que sigue siendo popular entre los votantes de base, evitando al mismo tiempo alienar a sus seguidores. Cuando se volvió completamente contra Trump en las nieves de New Hampshire, fue como último recurso cuando quedó claro que no tenía camino hacia la candidatura presidencial.

En una entrevista del 1 de febrero con Jake Tapper de CNN, Haley dijo que Trump había experimentado algunos “momentos confusos” en días anteriores y acusó al expresidente de tener una “rabieta” la noche de su victoria en las primarias de New Hampshire, cuando intentó destituirlo. ella de la carrera. Durante una aparición en Columbia, Carolina del Sur, Haley preguntó a la audiencia: “¿De verdad creen que va a vencer a Joe Biden si gasta tanto en honorarios legales? No lo hará”. El 12 de febrero, Haley le dijo a Tapper que Trump estaba “completamente trastornado” y acusó al expresidente de ponerse del lado de Putin contra los miembros de la OTAN.

“Con razón o sin ella, el caos sigue (a Trump)”, se quejó Haley en casi todos los mítines. “Tenemos demasiada división en este país y demasiadas amenazas en todo el mundo como para volver a vivir en el caos”.

Pero ese es el “caos” por el que votará en noviembre.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT David Ospina fue expulsado en la final entre Al Nassr y Al Hilal