La Biblia: el mercado diverso para el libro más leído del mundo (ahora vendido por Donald Trump)

La Biblia: el mercado diverso para el libro más leído del mundo (ahora vendido por Donald Trump)
La Biblia: el mercado diverso para el libro más leído del mundo (ahora vendido por Donald Trump)

La Biblia King James es considerada una de las mejores traducciones del texto sagrado y también una de las grandes obras de la literatura inglesa del siglo XVII. Ella es elegida para ser parte de un curioso paquete noble Dios bendiga America (God Bless America), que, además de las Escrituras, incluye un volumen de la Constitución de los Estados Unidos y otros textos fundacionales, como la Declaración de Independencia o la Declaración de Derechos. Como guinda del pastel, la letra manuscrita de Dios bendiga a los EE.UU, del cantante de country Lee Greenwood. En la portada, barras y estrellas. Cuesta unos 60 dólares (56 euros, sin impuestos): es el producto del que Donald Trump ha aceptado ser imagen publicitaria. Si es cierto que la Biblia es el libro más vendido de la historia, no puede ser una mala inversión. Y, además, su promoción es también un acto de propaganda política.

“Todo estadounidense necesita una Biblia en su hogar, y yo tengo muchas: es mi libro favorito”, dice Trump en un vídeo promocional. “Debemos hacer que Estados Unidos vuelva a orar”, añade, parafraseando su lema. Hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande (MAGA). No es la primera vez que el republicano promociona un producto: ya lo había hecho con zapatillas deportivas (algunas con acabado dorado) o perfumes.

El libro de los libros

La Biblia es un libro, hecho de tinta y papel, pero es un libro muy particular: es el Libro, con mayúsculas. Ha servido como guía espiritual para innumerables personas y sociedades, y debido a sus enseñanzas e interpretaciones, los herejes han sido perseguidos y se han iniciado guerras. Es la historia de la creación del Universo, del pacto de Dios con el pueblo judío, de un profeta nacido en Palestina en el siglo I que predica el amor y la pobreza y crea una nueva religión que se extiende por el mundo. “El más antiguo hombre de influencia de la historia”, como lo describió un musical reciente. Jesucristo.

“La Biblia es una colección de libros, de origen independiente, escritos por diferentes personas en diferentes momentos de la historia, que se dice que fueron inspirados por Dios”, explica el experto Javier Alonso, filólogo semita y estudioso de la Biblia, profesor de IE University. Se reúnen en un proceso de edición: primero el Antiguo Testamento, que se cree que data del concilio de Jamnia, hacia el año 90; luego, el Nuevo Testamento, que se fue formando paulatinamente hasta el s. III. “En este se hace un canon con los textos que recogen las principales corrientes del cristianismo de la época, y se dejan de lado otras corrientes, como las gnósticas”, añade Alonso. El gnosticismo y los famosos evangelios apócrifos se consideraban una herejía.

Un recluso muestra su Biblia en las celdas de la comisaría de Usme en Bogotá, Colombia, el 23 de marzo de 2023. Diego Cuevas

Según la leyenda, en el Concilio de Nicea, celebrado en el año 325 para imponer la ortodoxia, una paloma voló y se posó sobre los cuatro evangelios canónicos: Lucas, Mateo, Juan y Marcos. “Las corrientes más radicales desaparecen y prevalece la corriente de Pablo… Precisamente siete de las cartas de Pablo son los únicos textos bíblicos cuyo autor conocemos, porque los evangelistas nos son desconocidos”, afirma el experto.

La Biblia continúa su camino: si bien el Antiguo Testamento está escrito primero en hebreo y luego traducido al arameo hasta llegar al griego; El Nuevo Testamento está escrito directamente en griego. De allí pasará al latín, cuya versión más difundida, la vulgata, Será el modelo para las lenguas europeas modernas. El primer libro que imprimió Gutenberg, a mediados del siglo XV, es un vulgata: La imprenta ayuda mucho a su difusión.

El mercado bíblico

Pero además de un texto de larga y turbulenta existencia, la Biblia es un objeto que se compra y se vende. En 2020, según el Libro Guinness de los Récords, la Biblia vendió 100 millones de copias, en 100 países y 23 idiomas. La Sociedad Bíblica Británica calcula que a lo largo de la historia se han vendido entre cinco y siete mil millones de ejemplares. Y también fue el libro más robado en las bibliotecas estadounidenses, según Guinness. Se encuentra en iglesias, algunas escuelas y en la mesita de noche de muchas habitaciones de hotel. La Asociación de Editores Americanos concluyó que en los primeros 10 meses de 2023 los beneficios de las editoriales religiosas habían aumentado un 7%, hasta 674 millones de dólares (630 millones de euros).

“En los últimos tiempos, el mercado editorial de la Biblia ha experimentado una serie de transformaciones significativas”, afirma la editorial Verbo Divino, que en 75 años de existencia ha distribuido alrededor de 100 millones de ejemplares. “La forma de producirlo, distribuirlo y consumirlo ha evolucionado con el tiempo”, apuntan. La digitalización también ha llegado aquí, con una tendencia creciente hacia Biblias electrónicas y aplicaciones móviles que ofrecen fácil acceso a las Escrituras.

Una Biblia King James, del año 1617, en el Museo de la Biblia de Washington.JIM LO SCALZO (EFE)

Otro fenómeno es la diversificación en traducciones, formatos y estilos de presentación: hay Biblias para niños, Biblias ilustradas o las Expreso Bíblico (resumido en 100 historias). Una atractiva edición de la Biblia Reina Valera de la editorial Orígenes, con tapa dura, letra grande, ilustración del león de Judá en la portada y las palabras de Jesucristo impresas en rojo. El Biblia de la mujer conforme al corazón de Dios., editado por Elizabeth George, especialmente enfocado a las mujeres. Él Génesis en comic del autor subterráneo Robert Crumb, muy literal, editado por La Cúpula.

O el Génesis publicado por Blackie Books, traducido nuevamente del hebreo por Javier Alonso, en la que presumen es la única versión en la que no han intervenido entidades religiosas. Una versión que, por ejemplo, evita la palabra Dios hablar de Yahvé y Elohim, que, por momentos, parecen dioses diferentes: el primero más humanizado, el segundo más lejano y misterioso. Una visión laica, en prosa, que puede leerse como novela o como mitología. Biblias con tapa de flores o encuadernación de camuflaje. Sin mencionar los libros de búsqueda de palabras basados ​​en las Escrituras.

Una producción amplia que se complementa con estudios bíblicos: la discusión sobre el texto no está concluida. “En pleno siglo XXI, el pasado no es un mero recuerdo, sino un campo de batalla de fuego donde se forja nuestra identidad”, afirman desde Verbo Divino.

Traducción y aparato crítico.

La edición de Biblias tiene ciertas particularidades: por un lado, el rigor en la traducción (al ser un texto sagrado, cada palabra importa) y, por otro, la importancia del aparato crítico que puede acompañarla a base de notas a pie de página, referencias cruzadas y otros elementos para mejorar la comprensión. “Este dispositivo proporciona información adicional sobre el contexto histórico, cultural y lingüístico de los textos, lo que enriquece la experiencia de lectura y estudio de la Biblia”, dicen desde la citada editorial. Las llamadas Biblias de estudio incluyen diferentes recursos como mapas, ensayos introductorios o cronogramas.

Como artefacto literario, la Biblia también tiene sus peculiaridades. “Es una mezcla de géneros, de voces, y hay libros de diferentes calidades”, afirma Alonso. Por ejemplo, el Canción de canciones Se considera una obra maestra de la poesía, mientras que otras partes son narraciones históricas sin mayor valor literario. el libro de Reyes, por ejemplo, es de carácter histórico, e incluye una parte de la historia del pueblo de Israel; por otro lado el Génesis entra en la narrativa mitológica.

Donald Trump y una portada de la Biblia.

La iniciativa de Trump no ha gustado en todos los círculos cristianos y ha recibido críticas en las redes sociales. https://twitter.com/Brcremer/status/1716270008450646095 Llama a Trump un “demagogo que coopta nuestra fe e incluso nuestras sagradas escrituras para su propia búsqueda de poder”. Por su parte, el pastor Jason Cornwall ve el asunto directamente como una violación de los Diez Mandamientos, según informa Miguel Jiménez, corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos.

Las ganancias no se utilizarán para financiar la campaña de Trump, según el sitio web del producto. Más bien, la compañía le ha pagado a Trump para que anuncie sus Biblias, y él explica que recibe una comisión por cada venta. Los New York Times. Si Michael Jordan generó un gran impacto en la forma de publicidad desde los años 80 colaborando con marcas como Nike o McDonald’s, el último eslabón de esta cadena lo podríamos ver en este Trump, candidato a la presidencia de Estados Unidos, intentando colocar Biblias entre el electorado más conservador.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscribir

babelia

La actualidad literaria analizada por los mejores críticos en nuestra newsletter semanal

RECÍBELO

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Cómo quedó Universitario vs Sporting Cristal en el Monumental por el Torneo Apertura de la Liga 1 2024
NEXT Perro muerde la cara a hombre, ayuda a mujer a pelear y escapar de posible agresión – .