Encontraron en Groenlandia un grupo de rocas que guardan el registro más antiguo del campo magnético de la Tierra.

Encontraron en Groenlandia un grupo de rocas que guardan el registro más antiguo del campo magnético de la Tierra.
Encontraron en Groenlandia un grupo de rocas que guardan el registro más antiguo del campo magnético de la Tierra.

Groenlandia tiene rocas alrededor 3.7 mil millones de años que guardan el registro más antiguo del campo magnético terrestre, el cual tiene una notable similitud con el que actualmente rodea nuestro planeta.

La vida en la Tierra no sería posible sin esta protección contra la dañina radiación cósmica y las partículas cargadas emitidas por el Sol, pero hasta ahora no había una fecha fiable sobre cuándo se creó el campo magnético moderno.

Una de las piedras con las que se realizó el estudio (Claire Nichols – Universidad de Oxford).

Un estudio de la Universidad de Oxford y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) analizó una serie de rocas del Cinturón Supracrustal de Isua (Groenlandia). Estas rocas contienen partículas de hierro que actúan como pequeños imanes y pueden registrar tanto la intensidad como la dirección del campo magnético cuando se bloquea por el proceso de cristalización.

El estudio se realizó con rocas enteras.

Los investigadores descubrieron que rocas de hace 3.700 millones de años capturaban una intensidad de campo magnético de al menos 15 microteslas, comparable al moderno (30 microteslas), según un estudio publicado Revista de investigación geofísica.

Estos resultados constituyen la estimación más antigua de la fuerza del campo magnético de la Tierra obtenida a partir de muestras de rocas enteras, proporcionando una evaluación más precisa y fiable que estudios anteriores que utilizaron cristales individuales.

Extraer registros confiables de rocas tan antiguas es “extremadamente difícil, y fue realmente emocionante ver que comenzaron a surgir señales magnéticas primarias cuando analizamos estas muestras en el laboratorio”, dijo la investigadora principal Claire Nichols de la Universidad de Oxford.

Se trata de un “avance importante para intentar determinar el papel del antiguo campo magnético cuando surgió la vida en la Tierra”, destacó.

Muestreo de una formación de acantilado con bandas de hierro en Isua (Claire Nichols – Universidad de Oxford).

El campo magnético de la Tierra se genera por la mezcla de hierro fundido en el núcleo externo fluido, impulsado por fuerzas de flotación a medida que el núcleo interno se solidifica, creando una dinamo. Durante los primeros años de la formación de la Tierra, el núcleo interno sólido aún no se había formado, dejando abierta la cuestión de cómo se sostenía el campo magnético primitivo.

Los nuevos resultados sugieren que el mecanismo que impulsó la primera dinamo de la Tierra era similar en eficiencia al proceso de solidificación que genera el campo magnético de la Tierra en la actualidad.

Si bien la intensidad del campo magnético parece haber permanecido relativamente constante, se sabe que El viento solar era mucho más fuerte en el pasado.lo que sugiere que la protección de la superficie de la Tierra aumentó con el tiempo y puede haber permitido que la vida abandonara la protección de los océanos.

Realizarán nuevas investigaciones

Reconstruir el campo magnético de la Tierra es un desafío importante, ya que cualquier evento que caliente la roca puede alterar las señales conservadas. Sin embargo, el cinturón supracrustal tiene una geología única, ya que se asienta sobre una gruesa corteza continental que lo protege de una extensa actividad tectónica y deformación.

Esto permitió a los investigadores construir un conjunto claro de evidencia que respalda la existencia del campo magnético hace 3.700 millones de años. Los resultados también pueden proporcionar nuevos conocimientos sobre el papel del campo magnético en la formación de la atmósfera terrestre tal como la conocemos, especialmente en lo que respecta al escape de gases a la atmósfera.

El equipo espera ampliar nuestra comprensión del campo magnético de la Tierra antes de la aparición de oxígeno en la atmósfera hace unos 2.500 millones de años mediante el examen de secuencias de rocas antiguas en Canadá, Australia y Sudáfrica.

Una mejor comprensión de la antigua intensidad y variabilidad del campo magnético de la Tierra ayudará a determinar si los campos magnéticos planetarios son críticos para sustentar la vida en una superficie planetaria y su papel en la evolución atmosférica. EFE

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Steam regala este juego gratis para siempre, pero te queda poco tiempo para reclamarlo
NEXT mucho más resistente y ecológico – .