La SEC pide explicaciones a Grifols por las acusaciones de Gotham

La SEC pide explicaciones a Grifols por las acusaciones de Gotham
La SEC pide explicaciones a Grifols por las acusaciones de Gotham

Continúa la resaca del ataque bajista de la firma Gotham City Research contra Grifols. La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) ha enviado dos solicitudes de información a la compañía española tras las acusaciones de la misteriosa firma de análisis e inversión. Grifols ha respondido al supervisor, según afirma la compañía, pero “las interacciones” continúan. El precio de las acciones de la compañía ha caído más del 40% desde el 8 de enero, la sesión anterior a la publicación del informe Gotham.

La compañía ha presentado su informe anual ante la SEC y ha incluido advertencias expresas sobre la posibilidad de nuevos ataques bajistas y el riesgo derivado de conflictos de intereses por operaciones vinculadas, uno de los objetivos a los que apuntaba Gotham. Grifols señala que estos ataques pueden dañar su reputación y afectar a su negocio.

“Hemos sido objeto de publicidad negativa por parte de un vendedor en corto”, reconoce Grifols. “No está claro qué efecto a largo plazo podría tener esa publicidad negativa en nosotros y/o si seguiremos siendo el objetivo de los vendedores en corto de vez en cuando en el futuro. Si fuéramos objeto de otras acusaciones desfavorables, incluso cuando dichas acusaciones no fueran ciertas, podríamos tener que gastar una cantidad significativa de recursos para investigar dichas acusaciones y/o defendernos”, explica en el documento.

La compañía admite que en respuesta al ataque de Gotham ha invertido importantes recursos y tiempo, incluida la realización de revisiones internas y externas. También señala que a veces cuestiones regulatorias o de confidencialidad comercial le impiden responder plenamente a las acusaciones.

A continuación es cuando desvela que no sólo la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se ha centrado en la compañía, sino que también lo ha hecho el supervisor americano. “Estas acusaciones han dado lugar, y pueden seguir dando lugar, a un mayor escrutinio e investigaciones por parte de la SEC o la CNMV. “Cualquier respuesta futura a la publicidad negativa de los vendedores en corto o respuestas a las solicitudes de información de los reguladores podría ser costosa y consumir mucho tiempo, y podría desviar la atención de la gerencia de nuestras operaciones diarias”.

Posteriormente, Grifols precisa que ha recibido dos solicitudes. “También proporcionamos información voluntariamente y respondimos a las preguntas planteadas por la SEC de manera informal para brindar aclaraciones. Nuestras interacciones con la SEC con respecto a los informes antes mencionados continúan. A la fecha de este informe anual, la SEC ha realizado dos solicitudes de información a las que hemos respondido prontamente”, afirma.

Nuevos riesgos

Además, el ataque bajista de Gotham ha obligado a Grifols a reformular el capítulo de riesgos del informe anual que presenta al supervisor estadounidense. Estas advertencias intentan evitar demandas por parte de inversores como las que ya ha recibido la compañía tras el desplome de sus acciones que acogió la publicación del informe Gotham. Las dos grandes novedades son las relacionadas con ataques bajistas y conflictos de intereses por operaciones vinculadas.

Grifols no advirtió del riesgo de ataques bajistas en su informe anual del ejercicio 2022, pero ahora lo hace de forma extensiva. “Las técnicas empleadas por vendedores en corto u otros disruptores del mercado pueden hacer bajar el precio de mercado de nuestras acciones, afectar negativamente a nuestras operaciones comerciales y/o dar lugar a litigios sin fundamento”, afirma. Advierte que el precio de sus acciones puede verse afectado por la “difusión de información falsa o maliciosamente distorsionada” sobre sus “operaciones comerciales, divulgaciones financieras o corporativas”.

“Incluso las acusaciones infundadas o totalmente falsas contra nosotros podrían afectar seriamente el precio de mercado de nuestras acciones y nuestras operaciones comerciales”. La empresa introduce el efecto sobre el negocio que puede tener el daño reputacional. “Debido a la naturaleza de nuestro negocio de recolección de plasma y fabricación y venta de terapias derivadas de plasma, dependemos en gran medida de nuestra marca y de la confianza de los clientes en nuestros servicios. En consecuencia, tales acusaciones pueden afectar nuestros ingresos al dañar nuestra reputación, la confianza en nuestros servicios y las relaciones con nuestros clientes actuales y potenciales”, afirma.

Posibilidad de demandas

Grifols también advierte, precisamente, del riesgo de que se presenten demandas contra la compañía como consecuencia de la publicidad negativa de un vendedor en corto, tanto por la posibilidad de que tenga que afrontar daños como por los gastos que tendría que soportar. incurrir para su defensa. En la acción legal contra Gotham que emprendió la compañía, afirmaba que el ataque bajista había provocado que 13 despachos de abogados prepararan demandas colectivas contra Grifols en Estados Unidos.

El capítulo de riesgos del informe anual de Grifols registrado en la SEC también incorpora como novedad advertencias sobre operaciones vinculadas. Buena parte del informe Gotham los apuntaba, dadas las relaciones comerciales entre Grifols y sus accionistas. “Realizamos operaciones con partes relacionadas y estas operaciones presentan posibles conflictos de intereses que podrían tener un efecto adverso sobre nosotros”, admite ahora la compañía en el nuevo apartado.

Grifols explica que adquiere bienes y servicios de partes vinculadas, les vende productos y realiza otras operaciones con ellas. “Estos conflictos pueden provocar que una persona de nuestra dirección intente promover sus intereses económicos o los intereses económicos de determinadas partes vinculadas por encima de los nuestros”, afirma Grifols. No solo eso. Además, “la aparición de conflictos de intereses creados por transacciones con partes relacionadas podría socavar la confianza” entre los inversores, como aparentemente ya ocurrió a raíz del informe Gotham.

Raimon Grifols y Víctor Grifols Deu, hasta hace poco consejeros con funciones ejecutivas del fabricante de hemoderivados, abandonaron la dirección de la compañía en febrero ante las preocupaciones sobre el gobierno corporativo de la compañía.

La investigación de la CNMV

En su informe a la SEC, Grifols también da su explicación del resultado de la investigación abierta por la CNMV: “Lo más importante es que la CNMV concluyó que no había identificado ninguna necesidad de que Grifols reexpresara sus estados financieros y que todas las operaciones con partes analizadas se habían realizado en condiciones de mercado. La CNMV también concluyó que no había encontrado pruebas de que la deuda financiera de Grifols reflejada en sus estados financieros no se ajustara a los hechos. Estas conclusiones constituyen un rechazo a las acusaciones hechas por la empresa vendedora en corto sobre estos puntos”, afirma.

Grifols “ha atendido las solicitudes recibidas y la Comisión Nacional del Mercado de Valores ha compartido su análisis de la información financiera del grupo, concluyendo que no se han identificado errores significativos”, se indica en otro lugar. Aunque Grifols no lo menciona, la CNMV sí aprecia “deficiencias relevantes” en la explicación de determinadas cuestiones en las cuentas anuales y en el cálculo de las llamadas medidas alternativas de rendimiento.

El informe Gotham puso de relieve algunos aspectos de las cuentas de Grifols a los que muchos inversores habían prestado poca atención, pero la firma también hizo interpretaciones forzadas, estimaciones erróneas y errores importantes.

Sigue toda la información Cinco días en Facebook, X y LinkedIno en nuestro boletín Agenda de cinco días

Boletines

Regístrate para recibir información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti

¡Inscribirse!

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT La moneda falsa de 1 peseta de 1869 que puede valer más de 700 euros