Los objetivos de Colombia en la COP16 que nacen de la Paz con la Naturaleza – .

Los objetivos de Colombia en la COP16 que nacen de la Paz con la Naturaleza – .
Los objetivos de Colombia en la COP16 que nacen de la Paz con la Naturaleza – .

La ministra de Medio Ambiente, Susana Muhamad, será la presidenta de la COP16.

Foto cortesía

A finales de este año, Colombia será sede del cumbre mundial de biodiversidadtambién conocida como Conferencia de las Partes, evento que reúne a 196 países de todos los continentes con el objetivo de evaluar y analizar las acciones tomadas desde todos los niveles para preservar la vida en el planeta.

Como parte de las funciones que implica ser sede del encuentro, el país tendrá la presidencia de la cumbre en su 16ª edición. (COP16)y durante los próximos dos años, lo que significa que tendrá la tarea de presentar un plan de acción nacional e internacional, lograr consenso entre las naciones y proponer nuevos enfoques para lograr el objetivo. Marco Mundial de Biodiversidad Kunming-Montreal, que establece un ambicioso programa hacia la consecución de los objetivos que buscan tener un mundo que viva en armonía con la naturaleza y la proteja. Estos objetivos deben alcanzarse de aquí a 2030, en menos de seis años.

“Con esta presidencia esperamos influir en la agenda política internacional de biodiversidad en los próximos años. A esta agenda la hemos llamado ‘Paz con la Naturaleza’que pretende provocar cambios importantes que permitan a la sociedad en su conjunto reconciliarse con la naturaleza”, explica la ministra de Medio Ambiente, Susana Muhamad.

Según el ministro Muhamad, se trata de cambiar la forma en que producimos y vivimos para lograr formas de vida más sostenibles que nos permitan proteger y conservar los ecosistemas y la biodiversidad.

Pero, ¿de dónde surge esta visión, cuáles son sus fundamentos y, al final, cuál es la propuesta que hace el Gobierno Nacional?

El ministro Muhamad revela que hay cuatro desafíos a los que se les dará relevancia en este evento: aprobar el plan de trabajo global para los pueblos étnicos, tener un objetivo de financiamiento claro para proteger la biodiversidad, evaluar cómo le va al mundo en el cumplimiento de los 23 países globales de biodiversidad. objetivos, y establecer un marco justo de beneficios para los países de donde se extraen las cadenas genéticas.

Financiamiento y comunidades étnicas.

El Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Medio Ambiente, asegura que tiene cuatro metas para la COP de este año. La primera es establecer un objetivo de financiación claro esto está de acuerdo con los 23 objetivos delineados y adoptados por el mundo hace dos años, que buscan detener la extinción de especies para 2030 y su proliferación para 2050.

Estas consisten en adoptar medidas como incluir la biodiversidad en todos los niveles de gobierno, restaurar el 30% de los ecosistemas degradados, frenar el tráfico de especies, entre otras.

Estos objetivos convierten a Colombia, y otros países con grandes porcentajes de biodiversidad, en escenarios centrales, ya que ofrecen beneficios ecosistémicos al mundo entero. Para ponerlo en perspectiva, Colombia es el tercer país con mayor biodiversidad del mundo (detrás de Brasil e Indonesia), el primero en riqueza de aves, orquídeas y mariposas, y el segundo con más plantas, anfibios, peces de agua dulce, reptiles, palmeras y murciélagos.

“Colombia alberga 29.459 especies de animales, 4.068 especies de orquídeas, 37.659 especies de plantas y, además, tenemos 5 de las 7 especies de tortugas marinas que habitan en todo el planeta. Nuestra riqueza endémica supera las 6.300 especies”, explica el Ministerio de Medio Ambiente.

Además de esto, su posición en el mundo es única. Es el único país de Sudamérica con acceso a dos océanos, lo que supone una superficie marina que casi equivale a la misma superficie del territorio continental.

Esta zona, tan extensa como profunda, alberga miles de especies de fauna y flora. En ellos, por ejemplo, existen más de 600 especies de macroalgas con tamaños desde menos de un milímetro hasta cinco metros de altura, cinco especies de pastos marinos (con la pradera más grande de La Guajira) y ocho especies de manglares, la mayoría distribuidas por todo el territorio. el Costa del Pacificoecosistemas que son prioridad para el gobierno y sobre los cuales ya se desarrollan varios programas para su preservación.

Además de los recursos hídricos, Colombia también es un país de bosques. Según estimaciones oficiales, estos representan el 51,9% del territorio continental e insular del país. Es decir, tenemos 59.277.461 hectáreas de bosque natural, es decir, más de 363 veces el tamaño de Bogotá.

“Colombia figura como uno de los doce países con mayor cobertura forestal del planeta, representando cerca de 1,5% de los bosques del planeta, lo que a su vez contribuye significativamente a ser considerado un país megadiverso, sólo superado por Brasil”, agrega la cartera de Medio Ambiente.

En este contexto, la Amazonía es un gran foco de biodiversidad y servicios ecosistémicos para todo el planeta. Esta gran región alberga 1.104 especies de peces, el 68% de la diversidad de peces de agua dulce del país, 9.793 especies de plantas y 69 especies de plantas endémicas. Además, esta zona es responsable de una importante absorción de gases de efecto invernadero, así como de la estabilidad del agua y temperatura de la región y del resto del mundo.

Toda esta riqueza, sin embargo, está en riesgo debido a diferentes amenazas derivadas de la pérdida de biodiversidad, lo que conduce a una desequilibrio ecológicoya que la desaparición de especies puede alterar las interacciones y relaciones en el ecosistema, provocando desequilibrios en las poblaciones de otras especies.

Aunque la mayor parte de la biodiversidad conservada se encuentra en territorios donde viven comunidades indígenas. “Recordemos que el 80% de la biodiversidad está en manos de comunidades indígenas y locales, por eso Colombia quiere apoyar su voz y rol en estos procesos, este es otro de nuestros objetivos en la COP16”, explica la ministra de Medio Ambiente, Susana Muhamad.

Evaluación del avance de los compromisos

Otro objetivo clave es saber cómo avanza el mundo en los compromisos en materia de biodiversidad. Este es un proceso en el que Colombia ya ha hecho esfuerzos que se evidencian en decisiones informadas, trabajo con las comunidades y un enfoque transversal a la protección de la naturaleza.

Recientemente, el Ministerio del Ambiente lideró un exhaustivo proceso técnico y científico con la participación de Institutos de investigación, universidades, asociaciones, centros de investigación y especialistas que buscaba brindar mayor conocimiento e información más detallada sobre lo que estaba pasando con las especies y el punto de no retorno de nuestra biodiversidad.

Esta investigación encontró que Colombia cuenta con 75.157 especies, de las cuales 2.106 están amenazadas, cifra que aumentaría a aproximadamente 800 especies en 7 años. Entre los principales factores que afectan la biodiversidad se encuentran la deforestación de cuencas hidrográficas debido a la agricultura y la minería, la contaminación por vertidos, el desarrollo urbano, la densidad poblacional, la intervención humana, la disminución de humedales y, por supuesto, cambio climático.

“Entre la fauna amenazada se encuentran el tití cabeciblanco, el pez sierra, la tortuga de río, el manatí amazónico y caribeño, la abeja amazónica, el bagre, el pez rey, entre otros”, indica el Ministerio de Medio Ambiente.

Este conocimiento, según Gobierno nacional se ha incorporado a un plan de acción que busca salvar la biodiversidad basado en cinco puntos: acuerdos sociales de conservación con las comunidades, la consolidación de la economía forestal y la biodiversidad, agenda ambiental para la paz, fortalecimiento institucional en los territorios, investigación criminal para llegar a los determinantes de la deforestación y despliegue de la Fuerza Pública.

Además de esto, programas como Mantener el pagoque ha triplicado los incentivos para las familias que se comprometan a no deforestar el bosque, con pagos de hasta $900.000 en los departamentos de Caquetá y Guaviare, y que en los próximos meses llegará a más de 10.000 familias beneficiadas.

Otras acciones que destacan en los últimos meses son la declaratoria del nuevo Parque Nacional Natural, el número 61 del país, la Montañas Manacacíass, que cuenta con más de 68.000 nuevas hectáreas protegidas.

Esta nueva área protegida busca fortalecer la protección de bosques, fuentes de agua y fauna que presenten algún grado de amenaza, así como salvaguardar especies como la danta, el venado cola blanca, el delfín, el jaguar, la tortuga charapa, el caimán de los llanos, el la nutria gigante, el paujil de cola castaña, el oso palmero y, entre otros, el armadillo gigante. La idea es llevar todos estos procesos a un escenario internacional.

El plan para el mundo y los recursos genéticos

Con todo este contexto y experiencia, el país busca consolidarse como líder mundial en la lucha por conservar la biodiversidad en el planeta. En el centro está la visión de tener “Paz con la Naturaleza”.

“Esto último implica tener que hacer cambios económicos, pero también tener en el centro de la agenda la influencia que tienen los conflictos armados y los derechos humanos de las personas que defienden la naturaleza en el compromiso con la biodiversidad”, explica la ministra de Medio Ambiente, Susana Muhamad.

Una de las apuestas más innovadoras que liderará el país es construir un plan de beneficios sobre las cadenas genéticas para que la industria recompense equitativamente a todos los países megabiodiversos que albergan, en sus territorios, las riquezas naturales del planeta.

Con estos elementos, el país se prepara para ser sede de la cumbre mundial de biodiversidad y lograr un acuerdo global para lograr la Paz con la Naturaleza.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Antes del debut, Scaloni confirmó el 5 titular y dijo que “el capitán está bien”
NEXT Una mujer herida en un derrumbe en tramo letal de una calle habanera