Vuelve el debate con polémica sobre la efectividad de los dispositivos

Vuelve el debate con polémica sobre la efectividad de los dispositivos
Vuelve el debate con polémica sobre la efectividad de los dispositivos

Santa Fe es una de las cinco provincias argentinas que no cumplió con la ley nacional de conducción con alcohol cero, que lleva más de un año vigente, y en la Legislatura el debate se renueva por estos días, no sin fuertes controversias sobre la implementación de un sistema que presenta dudas sobre la eficacia de los dispositivos usado.

Así lo afirmó en El Tres el exdirector de la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV), Osvaldo Aymoquien ya se oponía a dicha normativa cuando ocupaba ese cargo, a pesar de un (fallido) intento del gobierno de Omar Perotti de instalarla desde el sSólo se rige por ordenanza en algunas ciudades, incluida Rosario.

Ante un nuevo avance de la actual gestión santafesina, el exfuncionario sostiene que La tolerancia cero “no tiene sentido”principalmente porque no se puede garantizar su instrumentación ya que Los alcoholímetros no son infalibles.

“Los dispositivos no pueden dar cero, Es un error y desde el punto de vista jurídico es una aberración.. Un engaño”, expresó desde Santa Fe, en diálogo con la periodista corresponsal Ivana Fux.

Y argumentó: “En los países que penalizan a los conductores -por la presencia de alcohol en la sangre-, como Estados Unidos o Inglaterra, que no tienen tolerancia cero sino 0,8, la Justicia dice que El Estado no tiene un aparato indudable para no abrumar derechos. Si hubiera un dispositivo indudable, entonces sí”.

En ese nivel argumentativo, Aymo explicó que “la grado de error, Según dice el Inti (por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial), es 0,05” pero ” con algunos factores como la desinfección con alcoholel margen de error en la medición Llegó a 0.3″.

Recordó que como titular de la APSV inició personalmente un expediente a raíz del caso de un automovilista probado por personal de la Agencia el año pasado en Soldini, a quienes una primera medición dio le dio 0.91“Es decir, casi un gramo de alcohol por litro de sangre”.

“Esta persona dijo: ‘Señores, no bebo, hace cuatro años que no bebo, tiene que haber una contraprueba’. Veinticinco minutos después lo hicimos. con el mismo alcoholímetro y le dio cero. “Nadie podía explicarme lo que había pasado”, afirmó un ex especialista en gestión y seguridad vial.

Por eso recordó que “todo conductor que esté en una jurisdicción con (la regla de) alcohol cero tiene derecho a exigir certificados aprobación del dispositivo dada por el Inti y también la última calibración, que debe ser cada seis meses como dice la ley.

Además, el exfuncionario provincial señaló que “la pipeta debe tener una válvula antirretorno” y si el automovilista no está de acuerdo con el nivel mostrado por la prueba, tiene derecho a solicitar una contraprueba. Y fue más allá. “Si aún persiste la duda me sacan sangre, porque la ley dice ‘alcoholemia’”.

El nuevo proyecto de ley en Santa Fe

Durante la última semana, la actual director de la APSV, Carlos Torres, Confirmó, también en El Tres, que el Ejecutivo hace suyo el proyecto presentado en el Legislatura por el diputado provincial Fabián Palo Oliver (Frente Amplio por la Soberanía) por una ley de alcohol y narcolemiaque la Cámara Baja empezó a discutir en comisión hace días.

Dicho texto, el segundo de su tipo que se impulsa en Santa Fe, propone que los conductores de cualquier vehículo motorizado que circule con cualquier nivel de alcohol por encima de cero o bajo la influencia de drogas es multado con 300 a 1.000 unidades fijas (de 160 mil a 525 mil pesos) e inhabilitación para conducir entre 15 días y dos años.

Torres aclaró que la idea es “segmentar” el castigo según su gravedad de la infracción (“que no es lo mismo 0,2 o 0,3 que 0,8 o 1”, ejemplificó) y que “en los casos de alcoholemia muy elevada”, el conductor tiene que “retomar para obtener nuevamente la licencia, además de pagar“, ya que “muchos tienen dinero y no les importa pagar una multa”.

“Que hay que esforzarse, estudiar y volver a rendir”, subrayó el funcionario, y también mencionó la posibilidad de sumar “un prueba psicofísica”a los requisitos a cumplir para seguir conduciendo, incluso si su licencia está vigente.

Por último, el proyecto de Oliver también contempla que las personas detectadas con conducción alcohólica o narcolémica deberán someterse a una prueba. curso de reflexión y revisión de conducta emitido por la Agencia Provincial de Seguridad Vial.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT La Conferencia – Bajo el microscopio – .