“Blood of Zeus”, la serie animada cuya secuela valió la espera de casi cuatro años

Los proyectos de animación de Netflix llevan años dando alegrías al público y en especial a los dueños de la compañía, quienes han visto cómo el “pegazo” de este tipo de propuestas se ha convertido en uno de los principales “ganchos” que tienen para seguir sumando usuarios. a su plataforma multimillonaria.

Títulos como Bojack Horseman, El Príncipe Dragón, Castlevania, Blue Eye Samurai, Desencanto, Amor, Muerte y Robots, Scott Pilgrim Takes Off, Recursos Humanos, Cyberpunk: Edgerunners, Arcane cualquiera Voltron: Defensor legendario Prestigian los del “tudum” como uno de los lugares obligados para buscar buenas piezas de este estilo de producción.

Otro de los buenos programas que podemos encontrar en los líderes mundiales del streaming es Sangre de Zeus, una historia que toma los principales mitos griegos para ofrecernos un viaje lleno de acción y drama al mejor estilo de la antigüedad clásica.

Creada por los hermanos Charles y Vlas Parlapanides, la primera temporada del programa, compuesta por ocho episodios, aterrizó en Netflix el 27 de octubre de 2020. Pronto los dueños de la plataforma notaron la excelente acogida que tuvo la propuesta y ante el cierre de ese año lo renovaron para una segunda parte. Sin embargo, desde entonces pasaron casi cuatro años hasta que volvimos a saber de ella.

El protagonista de la historia, cuya tanda más reciente llegó apenas el pasado 10 de mayo, es Heron (Derek Phillips), un semidiós concebido ilegítimamente por el rey del Olimpo, Zeus (Jason O’Mara). La diferencia entre este joven y la mayoría de sus hermanos mestizos es que vino al mundo para convertirse en su salvador, aunque al principio no tiene la más mínima idea al respecto.

En su viaje de descubrimiento y superación personal, el buen Heron encontrará aliados como la arconte Alexia (Jessica Henwick), pero también se encontrará con enemigos tan poderosos como la diosa Hera (Claudia Christian) y los demoníacos Serafines (Elias Toufexis). Con cada nuevo desafío y aventura, el niño descubrirá una nueva parte de su pasado y “subirá de nivel” hasta dominar ciertas habilidades que ni siquiera los propios olímpicos imaginaron que tendría.

Sangre de Zeus nos presenta una versión ligeramente alternativa de los mitos y el panteón griego, en la que coinciden personajes tradicionales con otros totalmente nuevos, dentro de una trama con la justa mezcla de riqueza y efectividad, y que es más rica y compleja de lo que parece.

Aquí los humanos, los dioses y otras criaturas tienen un propósito más allá de servir como una simple apoyatura alegórica. La correcta progresión dramática y unos diálogos dignos nos permiten sacarle jugo al producto sin sobrecargar la “memoria RAM” durante el proceso.

Las motivaciones de cada personaje importante parecen muy bien justificadas y la presentación de este mundo politeísta y fantástico se siente aún más sólida gracias a esa “salsa extra” que aporta la crudeza del contexto, con sus intrigas políticas al mejor estilo. Game of Thrones.

A los resultados de la propuesta en el terreno narrativo se suma el ingenioso trabajo de Powerhouse Animation Studios (Castlevania, Maestros del Universo: Revelación), que nos regala escenas de acción trepidantes y sangrientas que funcionan como el mejor contrapeso posible al drama de fondo.

En el sentido visual, la primera parte cumple con lo que podríamos llamar un “aprobado medio” y no podemos decir que sea malo. Sin embargo, para la continuación los realizadores se pusieron manos a la obra y el resultado se deja ver con un acabado más elegante y, sobre todo, menos genérico que lo visto anteriormente.

Si el crecimiento de la animación es notable en la segunda temporada, también se puede ver cómo la trama florece en varias direcciones para centrarse no sólo en las aventuras de Heron, sino también en otros personajes como los conocidos Serafines y otros poco explotados como Hades (Fred Tatasciore), Perséfone (Lara Pulver) o Demeter (Cissy Jones), deidades que aportan el encanto y los matices necesarios para que esta tanda supere a su predecesora en toda la línea.

Uno de los pilares de Sangre de Zeus es su elenco de voces, compuesto, entre otros, por estrellas de este ámbito tan concreto como Tatasciore, Jennifer Hale, Matthew Mercer, David Shaughnessy, Danny Jacobs, Adam Croasdell, Matt Lowe, Melina Kanakaredes o Vanessa Marshall. La emoción que estos profesionales aportan a sus alter egos se traduce en un enorme plus al tono épico de la historia en cuestión.

Con un par de temporadas ya estrenadas, todo parece indicar que a la serie aún le queda mucho camino por recorrer en Netflix. Tal y como han desvelado los hermanos Parlapanides, tienen previstas hasta tres partes más, lo que hace pensar que Heron, Seraphim y compañía regresarán unos años más.

Si pudiéramos pediros algo sería que las siguientes entregas tuvieran al menos un par de episodios extra, a ver si no se nos quedan tan cortos para los que disfrutamos tanto de cada momento delante de la pantalla.

anuncios

anuncios

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Cristina Hurtado le envió un nuevo mensaje a Carla Giraldo sobre su relación en La Casa de los Famosos – Publimetro Colombia – .
NEXT Periodista de TVN renunció tras dos años en el canal