La NASA se asocia con Inteligencia Artificial para detectar las explosiones más violentas del universo

La NASA se asocia con Inteligencia Artificial para detectar las explosiones más violentas del universo
La NASA se asocia con Inteligencia Artificial para detectar las explosiones más violentas del universo


MACETA

Este verano se producirá una explosión cósmica en la Tierra


  • Janire Manzanas
  • Licenciada en Marketing y experta en Marketing Digital. Es editora de OK Diario. Es experta en curiosidades, mascotas, consumo y Lotería de Navidad.

Las explosiones de rayos gamma (GRB) son fenómenos cósmicos extremadamente poderosos y fascinantes que fueron descubiertos por primera vez en 1967 por los satélites Vela de los Estados Unidos, originalmente diseñados para detectar explosiones nucleares en la Tierra como parte del Tratado de Prohibición de los Ensayos Nucleares. Sin embargo, en lugar de señales terrestres, detectaron breves e intensas ráfagas de rayos gamma procedentes del espacio profundo.

Estos eventos han sido objeto de intensas investigaciones durante décadas, y los principales modelos teóricos sugieren que los GRB se originan principalmente de dos maneras: cuando una estrella masiva colapsa al final de su vida en una supernova, o cuando dos estrellas de neutrones se fusionan. En ambos casos se forman chorros relativistas, haces estrechos de partículas que se mueven a velocidades cercanas a la de la luz. Estos chorros liberan energía de forma explosiva, generando los espectaculares rayos gamma que podemos detectar desde la Tierra.

Él estudio PSG No sólo proporciona información sobre los fenómenos extremos que ocurren en el universo, sino que también ayuda a comprender mejor la física de los eventos cósmicos más energéticos y las condiciones extremas que prevalecen en el espacio profundo. En este contexto, el uso de la Inteligencia Artificial por parte de la NASA para detectar y estudiar estos eventos supone un avance significativo, ya que permite analizar de forma eficiente grandes cantidades de datos y mejorar la capacidad de comprender los secretos del cosmos.

La NASA quiere descubrir los secretos del universo

Superaprendiz, el algoritmo desarrollado por investigadores de la NASA y la Universidad de Nevada para estimar las distancias de los estallidos de rayos gamma (GRB), ha supuesto una importante innovación en el campo de la astrofísica. Este algoritmo utiliza modelos avanzados de aprendizaje automático para mejorar la precisión en la medición de distancias cósmicas.

La colaboración entre MACETA y el Universidad de Nevada ha permitido combinar datos del Observatorio Swift Neil Gehrels de la NASA con múltiples algoritmos de aprendizaje automático, utilizando Superlearner para integrar estos modelos y mejorar la precisión de las predicciones. Este enfoque no sólo ha demostrado ser eficaz para estimar distancias de 154 GRB, sino que también ha allanado el camino para futuras investigaciones en astronomía de rayos gamma y aprendizaje automático.

De acuerdo a investigadora María Dainotti, el Superlearner no sólo mejora las predicciones finales en comparación con los modelos individuales, sino que también tiene el potencial de responder preguntas fundamentales sobre la evolución del universo y los primeros procesos cósmicos. Además, los investigadores están trabajando para que las herramientas de aprendizaje automático desarrolladas sean accesibles al público, posiblemente a través de una aplicación web interactiva en el futuro.

Explosión cósmica en la Tierra

Este verano, el cielo nocturno ofrecerá un espectáculo astronómico excepcional con la aparición del Nova recurrente T Coronae Borealis (T CrB), también conocida como “Estrella Blaze”. Este fenómeno único será visible desde la Tierra sin necesidad de telescopios, y está previsto para septiembre de 2024.

Situado en la constelación de la Corona Boreal, a unos 3.000 años luz de distancia, T CrB es un sistema binario compuesto por una enana blanca y una gigante roja. La enana blanca, del tamaño aproximado de la Tierra pero con una masa comparable a la del Sol, está atrayendo material de la gigante roja, lo que acaba provocando explosiones termonucleares cada ocho décadas. La última vez que se observó este fenómeno fue en 1946, y las condiciones actuales sugieren que estamos a punto de presenciar otro evento similar.

La Dra. Rebekah Hounsell, científica investigadora del Centro de vuelos espaciales Goddard de la NASA, subraya la importancia de este evento no sólo para la comunidad científica, sino también para inspirar a los futuros astrónomos. La oportunidad de presenciar un evento cósmico tan significativo podría motivar a jóvenes y adultos a involucrarse más en la exploración espacial y científica.

El proceso detrás de las novas implica la acumulación de hidrógeno de la gigante roja hacia la enana blanca, provocando una explosión que expulsa material sin destruir la enana blanca, a diferencia de una supernova.

Para observar este fenómeno, los aficionados a la astronomía deben buscar el Corona Boreal en el cielo nocturno, visible al oeste de la constelación de Hércules después del atardecer durante los meses de verano. T CrB se encuentra entre las brillantes estrellas Arcturus y Vega en el hemisferio norte.

Además de la observación desde la Tierra, telescopios como el Telescopio espacial James Webb y el Observatorio Swift para capturar datos del espectro de luz visible y no visible. Estas herramientas permitirán un análisis detallado de las explosiones estelares recurrentes y los procesos estelares que las impulsan.

En conclusión, el nova T CrB No sólo proporcionará un espectáculo visual impresionante, sino que también ofrecerá una oportunidad única para avanzar en el conocimiento de los sistemas binarios y los fenómenos estelares que continúan dando forma al universo.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Lionel Scaloni explicó por qué no incluyó a Ángel Di María – .
NEXT El penalti de Cucurella que reclamaba toda Alemania y que el juez ignoró