El equipo de Trump investiga si los candidatos a vicepresidente tienen escándalos – .

Las encuestas le sonríen. Las contribuciones financieras a su campaña se han convertido en una avalancha de dinero tras su condena en un juicio por fraude. Tiene prácticamente a todo el partido detrás de él, con las filas apretadas. Ha demostrado que no hay ningún escándalo que puedo con el. Y su próxima decisión en el camino hacia una Casa Blanca en la que se ve nuevamente como inquilino en enero es ver quién va a ser su número dos.

La campaña de Donald J. Trump ya ha solicitado documentación a una serie de posibles candidatos a la vicepresidencia, tal y como han admitido en los últimos días. Entre los finalistas se encuentran grandes críticos convertidos en leales aliados, todos ellos figuras destacadas dentro del nuevo Partido Republicano con amplia experiencia en el Capitolio. Esta lista de posibles compañeros de fórmula refleja el esfuerzo de Trump por equilibrar su influencia populista con una base de apoyo más amplia y consolidar su posición de cara a las elecciones de noviembre.

Lo primero que quiere Trump es una demostración de lealtad casi ciega. El motivo es que su número dos entre 2017 y 2021, Mike Pence, acabó desmarcándose de él cuando le presionó para que tuviera “coraje” y se negara a validar los resultados de las elecciones de 2016 por una serie de falsas acusaciones de fraude. elección que los tribunales han rechazado una y otra vez. Incluso cuando una turba saqueó el Capitolio gritando que iba a ahorcar a Pence, Trump nunca le perdonó su decisión y le ha convertido en un forajido en el partido que aspiraba a liderar tras ser gobernador del estado de Indiana.

Los candidatos con más candidatos en este momento son dos senadores: Marco Rubio de Florida y JD Vance de Ohio. Los dos son conversos al trumpismo, criticaron duramente al mandamás antes de 2017, pero hoy se encuentran entre sus mayores defensores, incluso después de su condena, que han criticado por ser una persecución política. Ambos, junto con el gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum, han sido solicitados por la campaña del expresidente informes y datos personales para verificar antecedentes y todo el papeleo necesario para este proceso.

Críticos convertidos

Vance es de Ohio. En 2016 publicó un libro titulado ‘Hillbily, rural elegy’, que se convirtió en un fenómeno al explicar el descontento de la empobrecida América rural e industrial con el globalismo y las élites políticas. Netflix incluso la adaptó al cine, con las actuaciones de Amy Adams y Glenn Close. En 2020 ganó las primarias y las elecciones al Senado y ahí ha pasado de crítico de Trump a admirador y defensor sin matices ni reparos. Es hoy uno de sus mayores defensores en la televisión, alguien que traduce el trumpismo con una imagen impecable y una gran elocuencia.

En el caso de Rubio, Trump tiene la opción de alguien que movilice el voto latino, especialmente el cubano, comunidad a la que pertenece el senador, y de Florida. Rubio ha sido una estrella en ascenso durante casi dos décadas y tiene la ventaja de que es alguien muy versado en política exterior que habla perfecto español. Su principal problema es que en las primarias presidenciales de 2016 fue muy, muy crítico con Trump, acusándolo de ser un provocador teñido de naranja, que tenía manos diminutas -algo que molesta mucho al expresidente- y entre cuyos grandes logros sólo destaca tuvo quiebras. Trump no dudó y respondió con uno de sus apodos. Lo llamó “pequeño Marco”. Estos ataques son oro para la campaña demócrata y, sin duda, son un elemento a considerar por la campaña republicana. También tiene el impedimento de que ambos están registrados en Florida, y la ley dice que los dos candidatos a presidente y vicepresidente de un partido no pueden ser del mismo distrito electoral. Rubio debería buscar otro estado o Trump debería regresar a Nueva York, donde se registró en 2015.

Él tercer candidato con más números enteros es el Gobernador Burgum, según lo filtrado por la campaña de Trump. Se trata de un desconocido, que sería el primer vicepresidente de su estado, Dakota del Norte, que apenas tiene 779.000 habitantes. Se postuló para las primarias de su partido y se retiró silenciosamente sin insultar a Trump. Eso le acercó al candidato, que lo ve como alguien que no le haría sombra, alguien que sería una apuesta segura muy en la línea de lo que fue Mike Pence en 2016.

Según Michael Bender, corresponsal político de ‘The New York Times’, Trump busca a alguien que “muestre lealtad pero que no le haga sombra, alguien que no busque activamente promover su propia imagen, ya que Trump no busca Para un sucesor, no es de esos candidatos presidenciales que buscan a alguien que vaya a asumir, sobre todo en un segundo mandato, quiere a alguien que tenga buena imagen, que salga en televisión, que sea bueno, pero no demasiado bueno.

Consciente de que el gran atractivo de su candidatura es él mismo, Trump también busca a alguien que no tenga relación con los escándalos. El caso de la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, es un claro ejemplo. Era una de las grandes candidatas, se presentó en varios mítines, parecía ser la que más enteros tenía. Primero, una serie de escándalos y acusaciones de su infidelidad le causaron un daño relativo, pero no mortal. Su golpe real fue autoinfligido; En unas memorias recientes contó una extraña anécdota de cómo mató a un perro que tenía como mascota porque no era lo suficientemente agresivo. Eso la ha llevado por delante, y la candidata ha marcado distancias con poca consideración.

En un momento, Trump consideró elegir a una mujer, para ganar parte del voto femenino, que se ha inclinado más hacia Biden y los demócratas tras el fallo de la Corte Suprema de 2022 que anuló el derecho a abortar hasta que el feto sea viable. Todavía hay algunas mujeres en el radar del expresidente, como la representante de Nueva York Elise Stefanikpero hasta la fecha no ha recibido ninguna solicitud de información de la campaña.

Si hay algo en lo que Trump es experto es en el dramatismo de los reality shows que lo hicieron famoso en la NBC. Le gusta mantener el suspenso hasta el último momento. De momento, la fecha del anuncio es a mediados de julio, durante el congreso del Partido Republicano que tendrá lugar en Milwaukee, la ciudad más grande de Wisconsin.

Buenas encuestas

De momento, las encuestas ponen a Trump por delante. Y no sólo en la intención general de voto. En los estados clave la distancia respecto de él se amplía, por motivos muy variados. Una encuesta reciente de USA Today y la Universidad de Suffolk muestra que el apoyo a Trump entre los votantes negros en Michigan y Pensilvania ha aumentado, superando los niveles de 2020.

En Michigan, el apoyo de los votantes negros a Trump ha aumentado al 15%, mientras que en Pensilvania ha alcanzado el 11%. Eso le ayudaría a ganar ambos y ganar la presidencia. Aunque Biden sigue siendo la primera o segunda opción para la mayoría de estos votantes, un número significativo prefiere candidatos de terceros partidos como Cornel West o Robert F. Kennedy Jr., o está indeciso. Este cambio podría afectar la dinámica electoral en estos estados cruciales para las elecciones presidenciales de 2024. Ya en 2016, la fuerza de candidatos de terceros partidos como Jill Stein y otros le costó la victoria a Hillary Clinton en esos estados.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT ¿Quién es Luciano Cabral, refuerzo del Club León que fue condenado por homicidio? – .