Trump y Biden, en busca del voto latino · Global Voices en Español – .

Trump y Biden, en busca del voto latino · Global Voices en Español – .
Trump y Biden, en busca del voto latino · Global Voices en Español – .

“Los hispanos no tenemos una lealtad absoluta a un partido”

Ilustración del candidato Trump a la izquierda con un tatuaje del presidente salvadoreño Nayib Bukele y “I love Milei”, en referencia al presidente argentino, y del candidato Biden a la derecha con un tatuaje del logo de su campaña “Latinos con Biden”. Imagen de Connectas, usada con autorización.

Artículo escrito por Leonardo Oliva para CONNECTAS. Republicado y editado en Global Voices bajo acuerdo entre medios.

“Con los cuatro años de Trump tuvimos una gran política internacional, no hubo guerras, ni desempleo ni inflación y éramos autosuficientes en petróleo”. El dentista argentino Ecio Pozzi tiene 47 años y emigró a Estados Unidos en julio de 2001. Hoy vive en Nueva Jersey, es ciudadano estadounidense y dice que en noviembre votará por Donald Trump: “Latinos como yo, que vinimos legalmente y nunca vivieron fuera del Estado, no quieren que aquí pase lo que pasa en nuestros países. Y vemos en Biden y los demócratas lo que nos estaba pasando allí”.

Ecio votó dos veces por Barack Obama y luego, en 2016, apoyó a Trump por primera vez. Como los seguidores más radicales del expresidente, está convencido de que Joe Biden ganó mediante fraude en 2020, aunque nunca hubo pruebas. Y también repite otra de las teorías conspirativas del trumpismo: que el actual gobierno abre las puertas a los inmigrantes para ganar votos: “Les están dando estadía en hoteles de Manhattan y este mes empezaron a darles una tarjeta de crédito con $1.000 mensuales para gastos”. ”.

La colombiana Daniela Rey tiene 37 años y vive en California desde hace 15 años. Trabaja como “herbolaria y empresaria” y en noviembre, a diferencia de Ecio, votará por el candidato demócrata: “Trump está loco. Los cuatro años que fue presidente fueron una completa broma. “Biden es viejo y quizás no sea la mejor opción, pero es un hombre serio que manejó bien la crisis financiera de los últimos años”.

Para ella, la economía ha sido el gran logro del actual presidente. “No nos hemos preocupado mucho por lo que hace el gobierno desde hace tres años, gracias a que tenemos a alguien más confiable y serio como presidente. Y está el hecho de que Trump no hace más que hablar de Rusia… Obviamente son aliados”, añade Daniela. Se suma así al coro de quienes denuncian la supuesta connivencia del expresidente con Putin, el gran enemigo no sólo de Biden sino de Estados Unidos.

Ecio y Daniela son parte de los 36,2 millones de latinoamericanos aptos para acudir a las urnas en las elecciones presidenciales de noviembre, en las que Biden y Trump se enfrentarán, una vez más.

Según datos de Voto Latino, organización dedicada a promover la participación comunitaria en la vida cívica de Estados Unidos, el número de votantes latinos en 2024 representa un aumento del 6,5 por ciento respecto a 2020 y es un 20,5 por ciento más que los que podían votar en 2016. , cuando ganó Trump. En las elecciones del 5 de noviembre, más de uno de cada 10 votantes (14 por ciento) será latino.

Los estadounidenses de origen latino representan la primera minoría, detrás de la mayoría blanca y por encima de los afroamericanos. Sin embargo, en 2020 participaron menos: el 51 por ciento votó, en contraste con los votantes negros, con el 63 por ciento, y los blancos, con el 74 por ciento.

Dennis González, vicepresidente de Iniciativas Estratégicas de Voto Latino, informó a CONNECTAS que para estas elecciones 4.1 millones de nuevos electores latinos podrán acudir a las urnas. Y destacó que “son muy jóvenes o muy viejos, y en estados disputados”, como Florida y Arizona.

Es la economía, estúpido.

Por primera vez en casi 250 años de historia, los inmigrantes latinos podrían ser claves a la hora de elegir al próximo presidente. Y su tradicional simpatía por los candidatos demócratas no está garantizada en 2024. Según la Encuesta Anual de Opinión Pública Hispana, muchos están empezando a optar por no afiliarse a ningún partido, lo que perjudicaría a los demócratas. Y además, en los últimos cuatro años, el apoyo latino a Biden pasó del 67 por ciento en 2020 al 53 por ciento actual. Mientras tanto, Trump ha crecido en este segmento del 29 por ciento al 33 por ciento.

Por eso, el comando electoral republicano quiere pescar en aguas ajenas, tanto entre los votantes negros como entre los latinos. El controvertido gurú del trumpismo, Steve Bannon, lo reconoció en su discurso durante la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), la cumbre de la extrema derecha mundial que tuvo lugar este año en Washington. Allí, Trump compartió cartelera con dos “estrellas” latinoamericanas: los presidentes de El Salvador, Nayib Bukele, y de Argentina, Javier Milei.

“Estamos viendo encuestas que dicen que los latinos no están satisfechos con las políticas de Biden, y es una gran oportunidad para ganarnos su confianza”, declaró Mercedes Schlapp, organizadora del CPAC, para explicar la invitación a los dos líderes hispanos a un evento. electoral en Estados Unidos, un hecho sin precedentes.

Una semana después, Trump, que había abrazado efusivamente al argentino en el CPAC, volvió a elogiarlo públicamente: “Amo a Milei porque él me ama”, exclamó. Y recordando su famosa frase “Make America Great Again”, Y agregó: “MAGA es el movimiento más grande del mundo, incluso Argentina es MAGA”.

ver más

Michael Shifter, expresidente del foro político Diálogo Interamericano, minimiza sin embargo la influencia que pueda tener Milei en la campaña republicana. “La población argentina en Estados Unidos no tiene peso político electoral”, afirma. Y algo parecido dijo sobre Bukele: “La población salvadoreña es importante, pero está concentrada en tres lugares: Washington DC, Los Ángeles y Nueva York. Y esas tres áreas son demócratas, por lo que Biden tiene una ventaja muy fuerte. Es casi imposible que Trump gane en esos lugares”.

La inmigración ilegal preocupa a los estadounidenses hoy más que cualquier otro tema, según una encuesta reciente de Gallup. Sin embargo, los latinos están más preocupados por el comportamiento de la economía, según otra encuesta. Es, paradójicamente, uno de los logros de la administración Biden, pero sus beneficios parecen no haber llegado a los migrantes que se encuentran en los estratos sociales más bajos, con empleos mal remunerados, sin acceso a la vivienda y muy afectados por la subida. De los precios.

“Si bien la inflación ha disminuido, los precios de la canasta familiar siguen subiendo y eso es algo que los estadounidenses viven a diario”, analiza Robert Valencia, periodista de #CONNECTASHub de origen colombiano especializado en asuntos públicos internacionales y residente en Estados Unidos. Unido. Y para explicar el cambio de tendencia del voto latino contra Biden, agrega: “Si bien los números a nivel macroeconómico pueden registrar una cosa, otra es el sentimiento del ciudadano común y corriente que encuentra que sus productos básicos siguen aumentando. Eso es quizás lo que ha afectado a Joe Biden y ha aumentado el favoritismo de Donald Trump”.

En definitiva, como dice Valencia, “la economía siempre ha sido el factor principal en una elección presidencial. “Eso fue exactamente lo que le pasó a Trump en 2020, que por la pandemia hubo un problema en la economía y Biden salió ganador”.

El sábado 2 de marzo se publicó una nueva encuesta sobre intención de voto, que confirma el favoritismo de Trump para regresar a la presidencia. En él, el republicano obtiene el 48 por ciento de las preferencias, frente al 43 por ciento de Biden (con un 10 por ciento de indecisos). Una posible explicación del mal pronóstico para la reelección de este último: la mayoría de los encuestados considera que la economía no va bien.

Un voto heterogéneo

Tanto Shifter como Valencia reconocen que el voto de origen latino (donde entran tanto los inmigrantes como sus hijos de primera y segunda generación) es cada vez más relevante en el país del norte por su creciente peso demográfico. Una proyección de la Oficina del Censo de Estados Unidos indica que para el año 2060, 1 de cada 4 estadounidenses será de origen latino.

Sin embargo, hay que aclarar que los latinos no pueden ser tratados como un grupo monolítico. Porque, como en cualquier otro segmento de la población, existen marcadas diferencias ideológicas entre ellos. Ecio y Daniela lo demuestran claramente.

“Si bien un votante cubano, nicaragüense o venezolano puede votar por los republicanos en el sur de Florida, hay votantes en otras partes de Estados Unidos (mexicanos, puertorriqueños, dominicanos en California, Nueva York, Illinois) que pueden votar por los demócratas”, afirmó. añade. Valencia. Y completa con un caso concreto: “En el sur de Texas hay un sector, el llamado Valle Grande, donde hay una gran población mexicana que en 2020 era claramente demócrata, pero prefirió votar por Donald Trump. “Esto habla del hecho de que los hispanos no necesariamente tienen una lealtad absoluta a un partido”.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV La tarde del año 4 – .
NEXT El comienzo de un entrenador – .