POLÍTICA DE TAYLOR SWIFT | Una Taylor Swift todopoderosa: ¿podrá la cantante frenar el regreso de Trump? – .

POLÍTICA DE TAYLOR SWIFT | Una Taylor Swift todopoderosa: ¿podrá la cantante frenar el regreso de Trump? – .
POLÍTICA DE TAYLOR SWIFT | Una Taylor Swift todopoderosa: ¿podrá la cantante frenar el regreso de Trump? – .

Con Biden cayendo en las encuestas, el horizonte para los demócratas en las elecciones del próximo noviembre, pese a que todavía quedan meses y mucho espectáculo electoral por montar, luce un tanto oscuro. Es por eso que muchos liberales estadounidenses (lo que aquí llamaríamos “progresistas”) y centristas han depositado sus esperanzas en lo que es prácticamente el único muro de contención que, a estas alturas y con la incógnita de qué pasará con el magnate y expresidente en los tribunales, podría frenar una nueva victoria de Donald Trump: Sí, Taylor Swift.

Aunque durante la primera parte de su carrera Swift se declaró apolítica, todo cambió para la cantante al mismo tiempo que para tantas mujeres estadounidenses: con la victoria de Trump en 2016, abiertamente partidaria del aborto y de las causas básicas del progresismo (la igualdad). de género, antirracismo, derechos LGTBIQ+…), su primera posición política clara llegó en 2018, cuando decidió apoyar públicamente a los candidatos demócratas de su estado (Tennessee) en las elecciones de mitad de mandato. En 2020 daría un paso más al mostrar su apoyo a la candidatura de Joe Biden y presta tu canción Solo los jóvenesen el que alude a tiroteos en escuelas y critica veladamente a Trump y su gente, para que pueda ser utilizado en la campaña demócrata. La vicepresidenta Kamala Harris le agradeció por los servicios prestados.

Hasta el momento, la todopoderosa Swift, la única mujer que ha aparecido dos veces en la portada de la revista tiempo como ‘Persona del Año’ (en 2017 y 2023), no se ha manifestado a favor de ninguno de los candidatos u opciones políticas que competirán por la presidencia en 2024, aunque parece tener claro hacia dónde podrían ir los tiros. La cantante se ha limitado a animar a los estadounidenses a registrarse para votarlo cual, en un país en el que los republicanos luchan valientemente en un número importante de estados para dificultar el registro de votantes o cuestionar a muchos de los que ya están registrados, prácticamente podría considerarse una declaración política.

De lo que no hay duda es que Los republicanos la temen. Mucho. Sus candidatos y su legión de tuiteros llevan meses intentando derribar su figura y alimentarla teorias de conspiracion como si el artista fuera un exponente de una especie de Operación propagandística diseñada desde el Pentágono. El protagonismo que se le dio en el último Super Bowl fue muy criticado desde ese lado, donde la cantante actuó mientras su actual pareja, Travis Kelce, era uno de los jugadores que competía en el campo. Que lo que consideraban “la novia de Estados Unidos” se hubiera juntado con una superestrella del fútbol americano era en gran medida un sueño convertido en pesadilla para el Estados Unidos conservador. Hasta el punto de que su relación fue etiquetada como romance (‘romance de relaciones públicas’), cuestionándose incluso cómo se habían conocido y si la artista había dedicado el tiempo al duelo por su anterior pareja que esos sectores consideraban necesario. Horas antes del espectáculo, Donald Trump incluso le pidió a la artista a través de X (antes Twitter) que no se pronunciara a favor de Biden, recordándole cuánto dinero le debía al gobierno. Ley de Modernización de la Música aprobado bajo su mandato, que actualizó y mejoró el régimen de ingresos por derechos de autor para los creadores.

Una bomba nuclear de consenso

Una de las claves que hacen de Swift un arma poderosa a la hora de frenar la llegada de Trump a la Casa Blanca es su inmensa popularidad en EE.UU., un consenso abrumador pocas veces visto antes. Según un estudio de la firma Morning Consult que incluyó guardián, El 53% de los estadounidenses se reconocen fans del cantante, y un 16% se declara “entusiasmado”. Y la encuesta se realizó en marzo de 2023, antes de la abrumadora La gira de las eras que ahora llega a Madrid, pero que anteriormente ha arrasado en otros rincones del planeta, especialmente en Estados Unidos, batiendo todos los récords de alcance en directo de un artista. Otra encuesta, esta de la cadena NBC y realizada en noviembre del año pasado, concluyó que el 40% de los votantes registrados en EE.UU. tenían una opinión positiva de Swift, notablemente más que cualquier otra figura pública del país, incluido el presidente.

La demostración de ese poder pudo verse materializada hace unos meses. Cuando el 19 de septiembre, aprovechando el Día Nacional del Registro de Electores, la cantante publicó un post en su cuenta de Instagram (283 millones de seguidores) llamando a sus conciudadanos a registrarse para votar, la organización Vote.org experimentó una repentina avalancha de 35.000 solicitudes para hacerloun aumento del 1.226% respecto al momento anterior a esa publicación, y un 115% más en el grupo de electores de 18 años respecto al mismo día del año anterior.

Otra de las causas del miedo que Swift despierta en Trump y los suyos es hasta qué punto la artista podría ser la encarnación perfecta del ideal de su electorado. Además de blanca, anglosajona y cristiana (al menos hasta algunas crisis de fe que ha dejado constancia en sus canciones), la cantante nació y creció en Wyomissing, una de esas pequeñas ciudades del Rust Belt (las ‘rust ‘cinturón’) estadounidense que ha visto cómo su industria huía en busca de mercados con mano de obra más barata, convirtiéndose en un importante caladero de votos para los republicanos que han sabido capitalizar el descontento de la clase trabajadora blanca. Wyomissing es Pensilvania, uno de los territorios en disputa estados indecisos que deciden todas las elecciones estadounidenses recientes por unos pocos puñados de votos.

No solo eso. Taylor ha vivido durante años (al menos temporalmente) en Nashville, Tennessee, la capital de la música. país. Fue allí donde se mudó a vivir con sus padres cuando, siendo apenas una adolescente, decidió que quería Sé la nueva Shania Twain y dedicarte a ese estilo musical. Él país ha sido históricamente la música de la América profunda, asociado a los sectores más conservadores de esa sociedad. A pesar de contar con una larga lista de artistas marcadamente progresistas, con Woody Guthrie (éste más folk que puramente país), Willy Nelson, Kris Kristofferson cualquiera Lucinda Williams a la cabeza, el país sigue siendo la música que sale a todo volumen por los altavoces del enorme pastillas con banderas americanas que proclaman a los cuatro vientos su apoyo al movimiento MAGA (Hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande) construido en torno al candidato republicano.

Que con el paso de los años Swift ha ido evolucionando hacia una música mucho más pop que root y hat. vaquero no le impide seguir teniendo más posibilidades de atraer a ese electorado conservador que muchas otras grandes estrellas, a pesar de que últimamente hemos visto como algunos de los más populares viran hacia el country aunque provengan de tradiciones musicales totalmente distintas ( el caso de Beyoncé y su último álbum) o cómo artistas de enorme éxito como Orville Peck (abiertamente gay) o Lil NasX (una persona negra además de claramente queer) muy alejado del estereotipo blanco y heterosexual que era la norma hasta ahora. No es sorprendente que la audiencia tradicional de país se siente asediada por ese giro repentino y progresivo de lo que había sido la banda sonora de su vida. Pero ya se sabe que no son los famosos, ni la influencia de la música o el espectáculo en general, quienes deciden las elecciones, aunque puedan jugar un papel importante. Al menos hasta ahora. Será interesante ver si Taylor Swift decide apoyar a un candidato, si ella es realmente esa candidata. cambiador de juego, esa persona capaz de cambiar las reglas del juego, que tantos ven en ella.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Danna Paola rompe todos los récords de ‘La Resistencia’, tanto en patrimonio como en relaciones sexuales
NEXT Patricia Chirinos presentó denuncia constitucional contra Fiscal de la Nación