¿Está Taiwán jugando con fuego? – .

¿Está Taiwán jugando con fuego? – .
¿Está Taiwán jugando con fuego? – .

El nuevo presidente electo de Taiwán, Lai Ching –te o William Lai –al gusto del consumidor– empezó con fuerza cuando en su discurso de toma de posesión cuestionó el principio de “Una China”. Con esto puso deliberadamente el dedo en el ojo del gran líder Xi Jinping, y se inclinó, nada más asumir su mandato, a crear una atmósfera de desacuerdo entre los dos países. China considera a Taiwán una de sus provincias que aún no ha logrado reunificarse con su territorio, desde el fin de su guerra civil hace 75 años.

La reacción de Beijing no se hizo esperar y su portavoz afirmó que “cada vez que nos provoque el movimiento que apoya la independencia de Taiwán, iremos un poco más allá con las contramedidas, hasta completar la reunificación de la patria” y se echaron la mano. trabajar. Según expertos militares del gran país asiático, los barcos chinos nunca se habían acercado tanto a suelo taiwanés en un ejercicio con una clara intención: simular el bloqueo a Taiwán para demostrar cómo se llevaría a cabo, en caso de que las cosas empeoraran. . .

Estos ejercicios militares chinos se han ido intensificando desde hace un par de años. En esta ocasión, el mensaje de Xi fue claro no sólo para los taiwaneses sino para todos aquellos dispuestos a apoyarlos en el escenario global y particularmente para Estados Unidos. Aunque Washington no mantiene relaciones diplomáticas con Taipei desde finales de los años 1970, los americanos siguen siendo los principales proveedores de armamento de las fuerzas militares de la isla y se considera que son ellos quienes apoyan, no tan tácitamente como parecería, la corriente de independencia taiwanesa.

¿Qué se puede esperar de este nuevo ejercicio agresivo? Aunque China reivindica constantemente su soberanía y está dispuesta a ejercerla incluso por la fuerza si es necesario, no está claro, sin embargo, que sus líderes puedan ir más lejos de lo que han hecho hasta la fecha. El aislamiento de Taiwán del esquema internacional de Naciones Unidas que los chinos han logrado y que consideran un gran paso adelante, no ha impedido la fortaleza y primacía que hoy tiene el país en el campo tecnológico donde la isla es un actor importante.

Es cierto que la superioridad militar china respecto a la de Taiwán es innegable, pero una invasión anfibia de la isla es un proyecto que los expertos militares consideran arriesgado por las condiciones geográficas del lugar donde se llevaría a cabo. Las décadas transcurridas dentro del enfrentamiento y la amenaza han llevado a Taipei a equilibrar su inferioridad numérica y beneficiarse de la cooperación armada norteamericana. Esto no es nada despreciable y juega a favor de desmantelar una guerra que los chinos quieren que parezca asimétrica a su favor.

Para Xi, a China le conviene mantener el status quo actual y continuar desplegando su constante amenaza de invasión al mundo.

Quien está cometiendo un error en su estrategia política es el nuevo gobierno taiwanés. La asertividad de Lai, que reaviva la confrontación en un momento delicado de la paz global y complejo para la política norteamericana, es un tropiezo. El enfrentamiento no traerá mayor apego político interno, aunque está claro que la tensión no contribuye a una coexistencia próspera de ambas partes. Esto, por paradójico que parezca, es de lo que debemos ocuparnos en esta hora difícil.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV ¿Qué es la inteligencia de Apple? El futuro de la inteligencia artificial – .
NEXT Una pareja fue asaltada dos veces en menos de un minuto