Por qué las importaciones de gas ponen en riesgo los dólares del gobierno

Y cuando parecía que ya se veían todas las complicaciones posibles en la economía argentina, llegó una nueva e imprevista ola de frío, que obligará aumentar las importaciones de gas para el invierno.

Esto implica que saldrán más dólares de los esperados, justo en un momento en que la acumulación de reservas se convirtió en un objetivo crítico para el gobierno, y coincidiendo con la demanda de los industriales de un mejor acceso a divisas. Además, esto representará un obstáculo imprevisto a la reducción del gasto público en el ámbito de los subsidios, lo que también arroja una nota de duda sobre la sostenibilidad del superávit fiscal. Y todo ello, sin olvidar el riesgo de que haya sectores que puedan ver interrumpido el suministro de gas.

Aunque las cantidades importadas parecen pequeñas en comparación con las de otros momentos de la historia reciente –en particular, con 2022, cuando la combinación de bajas temperaturas, oferta local insuficiente y un auge de precios como consecuencia de la guerra en Ucrania-en cualquier caso tienen el potencial de empañar el equilibrio de dólares que tiene el gobierno.

En los últimos días, la empresa estatal de energía cammesa Hizo un llamado internacional a postores para comprar 12 cargamentos de combustóleo y diésel, lo que le permitiría completar el volumen de combustible necesario para la llegada del invierno. Debido a la ola de frío -un promedio de seis grados por debajo de la temperatura de hace un año, en las zonas con mayor población- el consumo aumentó por encima de lo que los funcionarios energéticos habían previsto para este momento. del año.

A esto se suma una complicación adicional: las inundaciones en el sur de Brasil, que complicaron el plan original de abastecerse de electricidad desde el país vecino, lo que obligará a Depender más de los combustibles líquidos.. Hablando en números, las nuevas importaciones serán 200.000 toneladas de fueloil y 350.000 metros cúbicos de diésel.

Se estima que el costo de estas importaciones, fuera de las previsiones originales, implicará un mínimo de 500 millones de dólares.

Contrariamente a las previsiones iniciales, el gasoducto Kirchner sólo inyecta al sistema 11 millones de metros cúbicos diarios

Anteriormente, en abril, se había firmado un acuerdo con brasil para asegurar la Suministro de gas para las provincias del norte., que corría peligro por la abrupta disminución en la llegada de gas boliviano. El mecanismo elegido fue una triangulación del gas que Brasil compra a Bolivia: como el país vecino está aumentando el uso de energía hidroeléctrica, que es más barata, tiene un excedente del gas que ya tenía comprometido con Bolivia, y puede venderlo. a Bolivia. a Argentina.

Aun así, ese acuerdo No es suficiente para resolver el problema de la demanda. de gas que se genera en invierno, para lo cual en abril se había concertado la compra de 10 cargamentos de buques por US$ 209 millones. Y antes, en marzo, se habían adjudicado otros 10 envíos por 210 millones de dólares.

El gasoducto, a media velocidad: no hay suficiente gas ante la ola de frío

Pero los problemas climáticos no fueron el único factor que obligó a que la importación de gas licuado aumentara por encima de lo esperado. Hay, sobre todo, inconvenientes no superados en el sistema de transporte local.

No se puede decir que sea una sorpresa, porque muchos expertos en el área energética ya lo habían anticipado a principios de año. Aunque el gobierno anterior había vaticinado que, gracias a la gasoducto kirchnerista -que abastece desde Vaca Muerta a la red que llega a la región media del país-, se podría abastecer toda la demanda del mercado interno, lo cierto es que esa promesa no se cumplio.

Según los planes, el nuevo gasoducto aumentaría progresivamente su capacidad de suministro de gas, de modo que el verano pasado debería haber alcanzado un nivel de 17 millones de metros cúbicos diarios, para pasar a 21 millones en una segunda etapa en mayo y, finalmente, alcanzar 40 millones de metros cúbicos.

Sin embargo, los retrasos en el avance de las obras, que a finales de año sólo estaban terminadas en una cuarta parte, significan que Todavía queda un nivel de inyección de 11 millones de metros cúbicos por día. Además, desde el sector energético alegan que la gestión de Milei también tuvo su parte de responsabilidad, pues no se avanzó con la construcción de plantas compresoras en puntos como Trayén, Salliqueló y Mercedes, que Podrían haber duplicado la capacidad transporte de gas.

Los críticos mencionan que, en afán fiscal, la “motosierra” terminó afectando el funcionamiento de la red, y ante un empeoramiento de las condiciones climáticas, ahora habrá un costo a pagar con mayores importaciones.

Comprobando los números: el dólar a la baja

En las proyecciones originales se había predicho que en 2024 la balanza comercial energética, rompiendo finalmente una larga serie de años con déficit, dejaría atrás un sólido superávit de 4.000 millones de dólares.

Ése es el punto que, ahora, sigue bajo sospecha. En los primeros cuatro meses se vivió una situación cómoda, en la que gracias a las exportaciones de petróleo y al bajo nivel de importaciones se logró un superávit comercial y una balanza energética positiva de 2.415 millones de dólares.

El gobierno prefirió no repercutir el coste de la importación de gas a los consumidores, lo que implicará un mayor nivel de subsidio

Es un fuerte contraste con las cifras que se registraron hace un año, cuando para el primer trimestre la venta de petróleo fue un 20% menor que este año y, sobre todo, la compra de gas fue un 178% mayor. En consecuencia, para el período enero-abril, la balanza comercial energética arrojó un superávit de apenas 263 dólares, que ya se convirtió en déficit en mayo.

¿Se repetirá la historia este año? En principio, no debería caer en una zona deficitaria. si se mantienen los niveles de exportación de petróleo alrededor de 900 millones de dólares al mes.

En cualquier caso, un invierno complicado por las bajas temperaturas y con dificultades para abastecer la demanda interna provocará las cifras previstas como superávit energético. probablemente serán revisados ​​a la baja.

La pelea por quién paga la factura de la importación de gas

Los inconvenientes de esta situación en el suministro de gas no sólo afectan a las cuentas del Banco Centralque tendrá un menor aporte de reservas, pero también tendrá su impacto a nivel fiscal.

Sucede que la llegada de barcos con gas licuado implicó un costo que no se puede trasladar al consumidor en su totalidad, lo que implica un esfuerzo de subsidio que no estaba en los planes originales.

Él precio de importación En las últimas licitaciones se definió a 9,99 dólares EE.UU. por millón de BTU. Es un precio que luce barato en comparación con el fatídico 2022, cuando en plena crisis geopolítica por la guerra en Ucrania se registraron picos de 41 dólares. Pero también es un precio alto para los parámetros del mercado argentino, donde la categoría de ingresos medios paga una tasa de US$ 1,20 por millón de BTU.

Esto generó una dura Lucha entre el gobierno y los distribuidores. para determinar quién pagaría la factura. Sucede que, una vez sumado el costo de la regasificación, el gas importado cuesta 13 dólares el millón de BTU, y las empresas se resistían a comprarlo a su costo real para revenderlo, en el mejor de los casos 4 dólares, asumiendo una pérdida.

Finalmente, después de haber dejado desiertas las licitaciones debido a estos desacuerdos, el gobierno aceptó que las distribuidoras pagarían un precio acorde con la tarifa interna. Es decir, aumentó su previsión de subsidios, porque también se descartó la posibilidad de que el costo de las importaciones se traslade a los consumidores residenciales.

Fue, una vez más, una decisión que dejó claro que para el programa económico la prioridad sigue siendo acelerar la caída de la inflación, incluso a costa de complicar más el objetivo de superávit fiscal.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV fuego libre | Códigos Free Fire para hoy, miércoles 19 de junio de 2024 | Garena | ff | ff máx | nnda | nnrt
NEXT Cuál es la razón – .