Vhäldemar “Santuario de la Muerte” (2024) – .

Vhäldemar “Santuario de la Muerte” (2024) – .
Vhäldemar “Santuario de la Muerte” (2024) – .

Vhäldemar Son una banda que no necesita presentación alguna para los fanáticos del Heavy Metal nacional. Sus más de veinte años de trayectoria inquebrantable son garantía suficiente de que cualquier persona en el mundo ha oído hablar de ellos una y otra vez. Una historia de lucha y determinación que la mayoría de grupos hispanos no han podido emular, ya que, para llegar a los capítulos felices de la historia, al menos en este país, hay que pasar demasiados años sembrando en las sombras.

Tras presentar su anterior “Directo al infierno”, y tras casi tres años recorriendo casi todos los rincones de la península, actuando incluso en Japón, los de Barakaldo publican una nueva muestra de lo que mejor saben hacer. Power Metal rapidísimo y furioso que, sin sorprender, los reafirma como pilares nacionales del género.

Abriendo al galope con “Devil’s Child”, Vhäldemar Ya exponen en la primera mano, cuáles son las cartas con las que pretenden noquear al oyente. Ritmo medido, un estribillo potente que podría haber firmado el mejor Gamma Ray y un solo estratosférico del maestro Pedro J. Monge. La misma fórmula que llevan años puliendo y que sin duda va unida a su propia esencia como banda. Uno de esos cortes que serán venerados por sus fieles.

En una línea muy similar, pero permitiendo que Cribas brille un poco más en su voz, “Dreambreaker” será otro de los pilares de sus futuras presentaciones en vivo. Otro tema furioso ideal para cantar entre metaleros hermanados, que vuelve a ser capaz de plantar cara a los grandes tótems del Power Metal internacional. Un nuevo himno que se puede catalogar como la joya absoluta de toda la obra.

Cambio de registro, Vhaldemar Bajan las revoluciones y ofrecen una lección de Heavy Metal contundente llamada “Deathwalker”. Una lección consistente que deja el camino hábilmente allanado para que el tema que da título a todo el disco, “Sanctuary Of Death”, vuelva a mostrar todo el poder que poseen estos baracaldeses. Aquí habría que detenerse a mencionar el gran duelo en solitario que libran Jonkol y Pedro desde sus respectivas herramientas.

Dejando de lado la solemne épica que contiene “Forevermore”, encontramos en el centro derecho del álbum un corte tan innegablemente pesado que la propia banda lo ha bautizado “Heavy Metal”. El regusto instantáneo a clásico que desprende nos lleva de la mano a otro de los puntos álgidos del disco. Un “Old King’s Visions (Pt VII)” en el que la banda se mueve como pez en el agua y vuelve a clavar la mencionada fórmula ganadora.

Casi sin darnos cuenta, nos topamos con la gran sorpresa que encierra este santuario de la muerte, un “Hermanos” en el que Cribas le da voz a Raúl y Vhäldemar Parecen mutar en la Fuerza Ascendente de la época de Joe Lynn Turner. Un corte sorprendente que, sin dejar de ser puro heavy metal, muestra un lado completamente opuesto a lo que suele mostrar la banda. Tras el cambio de tercio, “La Ley del Rebelde” nos devuelve de golpe a esa filosofía “a muerte” que Vhäldemar con mucho orgullo honda.

La obra se despide con un sentido instrumental que deja tiempo para reflexionar sobre lo que hemos masticado y en el que el maestro Monge demuestra que su dominio sobre las seis cuerdas va mucho más allá de la velocidad en el mástil. Es una manera muy bonita de terminar un disco que deja un increíble sabor de boca y que consolida, un poco más, el importante papel que Vhäldemar en la historia del panorama estatal. Una historia forjada por la determinación, la calidad y el Heavy Metal.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV El precio medio de venta de viviendas en Pensilvania aumenta un 5% en mayo
NEXT ¿Por qué invertir en la felicidad de tus empleados? – .