El frío los obliga a comprar energía cara y temen que haya cortes en las estaciones de GNC y en la industria

El frío los obliga a comprar energía cara y temen que haya cortes en las estaciones de GNC y en la industria
El frío los obliga a comprar energía cara y temen que haya cortes en las estaciones de GNC y en la industria

la llegada de un ola de frío polar a la Ciudad y Gran Buenos Aires puestos en acción estrés en el sistema energético y El próximo fin de semana será exigido al máximo por los usuarios. El Gobierno salió a comprar urgentemente combustibles líquidos en el exterior para asegurar el suministro de electricidad y gas natural a las industrias, en una importación que se pagará cara en dólares y por la que el Tesoro se encargará de pagar su costo en pesos con subsidios.

Sin embargo, según fuentes cualificadas del sector que prefieren hablar en fuera del registro, Entre este viernes y domingo se podrían reactivar los cortes de suministro de gas a las estaciones de servicio que comercializan Gas Natural Comprimido (GNC) con contratos interrumpibles y a las industrias. “El sistema va a ser crítico”, dicen quienes conocen el día a día de la oficina.

Importaciones de combustible

Para evitar mayores inconvenientes, la Empresa Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (Cammesa) convocó a licitación para 12 envíos de combustible: siete de 50.000 m3 de diésel y cinco de combustóleo por 200.000 toneladas, según el portal. EconoDiario. Las ofertas se reciben este jueves y el costo rondará 500 a 600 millones de dólares. Pero ni siquiera el comerciantes Confían en que habrá suficiente disponibilidad para vender.

Al utilizar estos líquidos, las centrales térmicas liberan gas para su uso por el resto de usuarios (hogares, comercios e industrias). El costo del diésel y el fueloil importados supera los 22 dólares por millón de BTU, mientras que el gas natural producido e importado en el país oscila entre 4,50 y 7 dólares, dependiendo de dónde se inyecta en los gasoductos.

Un informe clasificado que circula en la industria y al que se ha accedido Clarín calcula que Este invierno el Gobierno podría tener que “realizar recortes en las 7 provincias del norte para alrededor del 22% del suministro de gas natural y/o energía eléctrica asociado”.

El documento señala que faltan unos 10 millones de m3 diarios (MMm3/d) de gas en el centro del país debido a la retraso en la construcción de las plantas compresoras Trayén, Salliqueló y Mercedes del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner (GPNK), que recién se habilitarían entre junio y agosto, unos 9 meses después de su fecha original. Aquí también pesaría la indefinición oficial en no contratar un buque regasificador para Bahía Blanca -como el que Excelerate Energy tiene en Escobar, contratado por YPF y Energía Argentina (Enarsa)- para apoyar las operaciones.

En el norte del país habría un déficit operativo cercano a los 2,2 MMm3/d incluso si se negociara un acuerdo con Chile para que el país vecino importe gas licuado. El retrasos en licitación y construcción del Gasducto del Norteen la etapa de transición del gobierno anterior al actual, fueron claves para llegar a esta situación.

Los informes de proyección de demanda y oferta del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) indican una caída de presión –paquete de líneas– de gasoductos. El sistema TGS operaría el lunes 27 con 25 millones de m3 menos que la presión mínima recomendada, prueba de la falta de combustible.

Más gasto en subvenciones

En términos de costos, dado que sólo se reconoce una tarifa máxima de US$ 2,90 en gas y $44.401 por megavatio hora en electricidad a los usuarios que ya no tienen subsidios (y sólo 20% en gas y 5% en electricidad a sectores medios y bajos), hogares con ingresos), el Gobierno tendrá que asignar subsidios para compensar la diferencia.

Según los datos operativos del sistema energético, el costo eléctrico promedia estos días 120.000 $/MWh, y el sábado tendrían un pico de más de 166.000 $. Es decir, incluso los usuarios e industrias de altos ingresos estarían pagando apenas el 25% del precio de generación en un día en el que las temperaturas mínimas en el AMBA pueden llegar a los 3 grados y las máximas no superarían los 11°.

El coste medio estimado por el Gobierno para todo el trimestre mayo-julio es de 82.071 $/MWh y esa es una de las razones por las que se suspendieron las subidas de tarifas este mes: supone un incremento de más del 80% en el coste mayorista y su impacto en los usuarios finales afectarían a más del 40%.

A pesar de A principios de 2024, el presidente Javier Milei y el ministro de Economía, Luis Caputo, recompusieron muy fuerte las tarifas, ese movimiento inicial ya se estaría quedando corto y el gasto en subsidios puede bajar del equivalente al 1,6% del Producto Interno Bruto (PIB) el año pasado a entre el 1,4% y el 1,5% en el actual, según calculó el economista Julián Rojo.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT Cómo y dónde ver la pelea gratis