El fin del verano (o cómo decirle a Toni Kroos que lo amo)

El fin del verano (o cómo decirle a Toni Kroos que lo amo)
El fin del verano (o cómo decirle a Toni Kroos que lo amo)

Cuando mayo todavía nos sugiere el calor que se avecina, las noches tropicales, la ropa ligera y las cenas eternas, de repente, como una densa y oscura nube que tapa el sol, el verano termina. Y lo hace como una palmada con las manos libres en el tablero del automóvil. La radio me grita que ese verano que empezó en 2014 está llegando a su fin.

Cuando murió Fernando Martín me hice mayor. Entonces supe que la muerte no espera y no perdona. Toni nos recuerda que el tiempo tampoco. Una fecha de caducidad que la ha decidido él, no el campo. Ambos, Fernando y Toni, son lo que siempre quise ser en el deporte, talentos trabajadores, ganadores discretos que juegan para no quedar segundos: puro Real Madrid. Pero también cómo desearía haberme visto. En ambos, su expresión y apariencia, siempre impecables, han suscitado evidente respeto y admiración, también entre una masa de confusos rivales en fuga.

Podría decir que llevaré el recuerdo de haberlo visto jugar a Super Pop como una colegiala, pero no lo haré. Sólo diré que le gustaría afrontar mis miedos anticipatorios como Toni lee los juegos y encuentra respuestas como encuentra espacios entre bosques de grifos. Un tipo normal que juega al fútbol, ​​no hay mayor grandeza. Alguien que sepa decir que no cuando las luces de neón y las figuras vertiginosas ciegan al resto. Un ciudadano consciente de las injusticias y del medio ambiente. En resumen, un amigo cercano al que nunca conoceré.

Me gustaría afrontar mis miedos anticipatorios como Toni lee los juegos y encontrar respuestas como encuentra espacios entre bosques de grifos.

Cuando concluya la próxima final, recordaremos como un fuerte golpe en la sien que todo había terminado. Y quedará el regusto agridulce de que el tiempo no se puede revertir. El reto será entonces, como si de un título más se tratara, conseguir que Toni se quede aquí. Un antihéroe que saque la basura en chándal desde su atalaya de ser uno de los mejores centrocampistas de la historia es imprescindible. Tiene demasiado que aportar, también fuera del terreno de juego. Cualquier puesto en el organigrama del club (cualquiera) brillará con ello. Es difícil imaginarlo en horario de oficina pero debe quedarse entre nosotros, la idea de no volver a verlo en el club es desgarradora. Toni, ahora que te vas, quédate. No digas que fue un sueño.

Imágenes falsas.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Estados Unidos – MLS: Columbus Crew vs Sporting Kansas City Semana 18
NEXT David Ospina fue expulsado en la final entre Al Nassr y Al Hilal