BRICS y esfuerzos de desdolarización – Análisis – Revisión de Eurasia –.

BRICS y esfuerzos de desdolarización – Análisis – Revisión de Eurasia –.
BRICS y esfuerzos de desdolarización – Análisis – Revisión de Eurasia –.

La alianza BRICS, formada por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, ha hecho un llamado a las naciones del Medio Oriente para que dejen de usar el dólar estadounidense para pagos de petróleo y en su lugar utilicen monedas locales. Esta tentación llega en un momento de crecientes tensiones en el Medio Oriente, con Irán lanzando ataques con misiles teledirigidos contra Israel y Rusia instando a los países de la región a dar una lección a Israel y Estados Unidos. La alianza BRICS ha ido ampliando su membresía para incluir naciones productoras de petróleo como los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Etiopía e Irán, y se prevé que fortalezca los vínculos económicos con China y la India, los dos mayores socios comerciales de los Emiratos.

La decisión de abandonar el dólar estadounidense para pagos de petróleo es parte de un esfuerzo más amplio para disminuir la dependencia del sistema financiero estadounidense y promover el uso de monedas locales. Esta medida podría tener importantes ramificaciones para el comercio mundial de petróleo y el sistema financiero internacional en general. Se espera que el bloque BRICS, que posee una porción mayor del PIB global que los países del G7 cuando se ajusta por la paridad del poder adquisitivo, obtenga una mayor influencia económica y política a través de la participación formal en la alianza.

Sin embargo, la transición desde el dólar estadounidense para los pagos del petróleo presenta ciertos desafíos. El dólar estadounidense es ampliamente aceptado como medio de pago para el petróleo y el gas, mientras que las monedas locales sólo constituyen una pequeña fracción de todo el comercio y las transacciones. Además, la compleja iniciativa de establecer una moneda común de los BRICS para mejorar las opciones de pago requeriría un acuerdo unánime entre todos los miembros sobre un tipo de cambio y un conjunto integral de regulaciones financieras.

A pesar de estos obstáculos, la alianza BRICS persiste en sus esfuerzos de desdolarización, lo que podría tener implicaciones significativas para el sistema financiero global y la influencia estadounidense. El alejamiento del dólar estadounidense podría disminuir la eficacia de los regímenes de sanciones estadounidenses, que sirven como una herramienta crucial de política exterior para combatir redes terroristas, regímenes rebeldes y redes criminales.

Dominio del dólar

El dominio del dólar estadounidense en la economía global ha tenido implicaciones importantes para los mercados emergentes. En el lado positivo, la estabilidad y aceptación del dólar como moneda de reserva han permitido a los mercados emergentes acceder a financiación más barata y reducir su exposición a los riesgos cambiarios. Sin embargo, también existen desventajas, como el potencial de gasto indiscriminado y desequilibrios económicos, que pueden conducir a inestabilidad económica y conflictos globales.

Uno de los impactos más significativos del dominio del dólar es la mayor vulnerabilidad de los mercados emergentes a los shocks económicos globales. Estos países a menudo dependen en gran medida de las finanzas internacionales, como la ayuda exterior y la inversión extranjera directa, lo que los expone a una mayor vulnerabilidad a las fluctuaciones en los mercados financieros globales, cambios en el sentimiento de los inversores o crisis económicas en las principales economías.

Los mercados emergentes también enfrentan desafíos con el riesgo cambiario. La fortaleza de la moneda local, el nivel de desarrollo económico y la dependencia del comercio y las finanzas internacionales son factores que determinan el impacto de la desdolarización en un país. Los países en desarrollo pueden experimentar inestabilidad monetaria e inflación, lo que puede afectar los flujos comerciales y de inversión, haciendo más difícil el acceso a los mercados internacionales.

El predominio del dólar estadounidense en la economía global ha tenido efectos adversos en los mercados emergentes, especialmente cuando el dólar está fuerte. Un dólar fuerte puede resultar en una mayor inestabilidad económica en los mercados emergentes debido a la depreciación del tipo de cambio, la disponibilidad restringida de crédito y la disminución de las entradas de capital. El impacto de un dólar fuerte es más severo en los mercados emergentes en comparación con las economías avanzadas, ya que estas naciones tienen una flexibilidad limitada en la política monetaria y pueden carecer de los recursos necesarios para contrarrestar las consecuencias negativas de un dólar fuerte.

La reciente caída de la moneda de Taiwán a su nivel más bajo en casi ocho años pone de relieve los desafíos que enfrentan los mercados emergentes al lidiar con un dólar fuerte. De manera similar, el mínimo histórico alcanzado por la rupia india significa una devaluación significativa de la moneda frente al dólar estadounidense. Además, el ringgit de Malasia se está acercando a su punto más débil desde la crisis financiera asiática de 1998, lo que subraya la susceptibilidad de los mercados emergentes a la influencia de un dólar fuerte.

Trascendencia

La reciente propuesta de la alianza BRICS para que las naciones del Medio Oriente dejen de aceptar el dólar estadounidense para pagos de petróleo y en su lugar utilicen monedas locales podría tener consecuencias de largo alcance para la dependencia de la economía global del dólar estadounidense. El dólar estadounidense es ampliamente reconocido como moneda de reserva y medio de cambio, y los países mantienen reservas para diversos fines, incluida la gestión de crisis económicas, la financiación de importaciones, el servicio de deudas y la regulación de los valores de las monedas. El predominio del dólar estadounidense se atribuye principalmente a su papel fundamental en el precio del petróleo, ya que más del 90 por ciento de las transacciones en los mercados de divisas están denominadas en dólares.

El esfuerzo de los BRICS por desdolarizar el sistema financiero internacional tiene el potencial de disminuir la eficacia de las sanciones estadounidenses, que son herramientas cruciales en el ámbito de la política exterior, particularmente en la lucha contra redes terroristas, regímenes rebeldes y organizaciones criminales. Si más países adoptan monedas locales para los pagos de petróleo, la participación del dólar estadounidense en las reservas oficiales de divisas podría disminuir aún más, debilitando potencialmente su estatus como principal moneda de reserva del mundo.

Sin embargo, la desdolarización no está exenta de desafíos. El dominio del dólar estadounidense está profundamente arraigado y la transición a monedas alternativas requeriría que innumerables exportadores, importadores, prestatarios, prestamistas y comerciantes de divisas de todo el mundo optaran de forma independiente por utilizar otras monedas. Además, la alianza BRICS comprende naciones diversas con distintas disparidades económicas, políticas y geográficas, lo que hace que la toma de decisiones basada en el consenso sea una tarea formidable.

A pesar de estos obstáculos, la alianza BRICS se mantiene firme en su búsqueda de la desdolarización, lo que podría tener importantes ramificaciones para el sistema financiero global y la influencia estadounidense. Si bien el alejamiento del dólar estadounidense puede socavar la efectividad de las sanciones estadounidenses, también podría fomentar una mayor autonomía económica y financiera para las naciones participantes, contribuyendo potencialmente a la estabilidad económica global.

En conclusión, la propuesta de la alianza BRICS para que los socios de Medio Oriente dejen de comerciar petróleo en dólares estadounidenses tiene implicaciones económicas globales. Si este cambio ocurriera, podría desafiar el dominio del dólar como moneda de reserva mundial, impactando las sanciones estadounidenses y la estabilidad financiera global. Los mercados emergentes que dependen en gran medida del dólar pueden enfrentar riesgos cambiarios, inestabilidad económica y vulnerabilidad a shocks externos. El predominio del dólar limita la flexibilidad de su política monetaria y afecta la competitividad comercial y el crecimiento económico.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV ¿Quién es la ex esposa de Kel Mitchell, Tyisha Mitchell? Explicación de las acusaciones de la primera esposa – .
NEXT El administrador de Biden no tiene ‘información completa’ para verificar si Israel utilizó armas estadounidenses para violar el derecho internacional en Gaza