Javier Milei y la política del shock – .

Javier Milei y la política del shock – .
Javier Milei y la política del shock – .

Anarcocapitalista. Ultraconservador. El Triunfo de la Pampa. Criptofascista. Antiigualitario. Antisistema. Brutalista. Antikeynesiano. Paleolibertario. Antiderechos. Negador del clima. Antiaborto. Distópico. Predicador mesiánico. Antiprogresista. Ultraliberal. Apocalíptico. Neopopulista.

La diversidad de epítetos que prensa, analistas y internautas le dan a Javier Milei revelan la complejidad no sólo de un hombre sino de la época y la sociedad que lo eligió presidente.

En su libro “¿La rebelión giró hacia la derecha?”, el historiador argentino Pablo Stefanoni recuerda los inicios de Milei:

“Es pasada la medianoche de un templado sábado en Buenos Aires de finales del verano de 2019. En el teatro Regina se desarrolla una curiosa obra, un clásico del microcentro porteño. El ‘actor’ es un excéntrico economista que en los últimos años ocupa tertulias televisivas en una cruzada antikeynesiana nunca antes vista en Argentina. Envuelto en una bandera de Gadsden y con música de Una Bandita Indie de La Plata, Javier Milei sube al escenario como el ‘último punk’, el ‘único que nos puede salvar del socialismo apocalíptico’”.

Ese showman se convirtió en el presidente más votado de Argentina en una victoria inesperada y amplia. Más de 14 millones de votos le dieron su apoyo para dolarizar la economía, habilitar la libre venta de armas, prohibir el aborto, implementar el plan “motosierra” para recortar el gasto público y pasar de 18 a ocho ministerios; militarizar la seguridad, privatizar empresas públicas, eliminar el Banco Central, eliminar y reducir impuestos, prohibir el aborto y legalizar el comercio de órganos.

Es un político que sedujo al electorado porque prometió abordar los problemas de “fin de mes” con soluciones de “fin del mundo”. Por eso se habla de “política de shock”: soluciones radicales, antisistema, alejadas de la razón o del sentido común y que capitalicen el inconformismo de la sociedad. Los argentinos no votaron sólo a favor de Milei sino contra el sistema político, contra el candidato oficial, contra la inflación récord, contra la clase dominante y su falta de soluciones, contra las recetas económicas del capitalismo de mercado, contra la desigualdad social. Milei solo aprovechó una crisis global que ha tenido y tendrá eco en más países del mundo democrático.

En una escena de “El caballero de la noche”, una película de Christopher Nolan, el Joker regaña en el hospital a Harvey Dent, el fiscal idealista que iba a salvar Gotham City pero que acaba convirtiéndose en el villano Dos Caras. Ese diálogo decisivo lo empujará a la locura y al mal:

“Introduce un poco de anarquía”, lo reprende el Joker. Altera el orden establecido y todo se convertirá en un caos. Soy un agente del caos. ¿Y sabes qué es lo más interesante del caos? Lo que es justo.

Esta secuencia puede leerse como una puesta en escena paradójica de las masas que se vuelven hacia personajes como Milei: el anhelo, en el fondo, de un país y una sociedad más justos aunque el camino desesperado para lograrlo sea el caos.

[email protected]

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Las escuelas de NSBORO comparten los resultados más destacados de la encuesta del Día del Bienestar -.
NEXT Por qué Meta e IBM lanzaron una alianza de IA ‘abierta’ con Intel, AMD, NASA y otros