Llega el primer lanzamiento de la nave Starliner con astronautas a bordo

Llega el primer lanzamiento de la nave Starliner con astronautas a bordo
Llega el primer lanzamiento de la nave Starliner con astronautas a bordo

Si todo va según lo previsto, esta próxima mañana, a las 04:34 (hora peninsular española), la nave CST-100 Starliner de Boeing ascenderá desde el complejo número 41 de Cabo Cañaveral, transportando por primera vez a dos tripulantes a la Estación Espacial. Internacional. Boeing llega a este punto tras una larga historia de retrasos y problemas en el diseño y pruebas del Starliner. Y en un momento delicado para la compañía, tras los graves accidentes sufridos por algunos de sus aviones en los últimos años.

El objetivo de la misión a la estación espacial es comprobar que la nave está lista para entrar en servicio

En 2011, y tras el último vuelo de un transbordador espacial, la NASA puso en marcha el llamado Programa de Tripulación Comercial, un proyecto con el que la iniciativa privada se encargó de recuperar la capacidad norteamericana para enviar astronautas al espacio y dejar de depender de la rusa. Soyuz. El programa se materializó en 2014 con la adjudicación de contratos a SpaceX y Boeing para diseñar las nuevas naves espaciales del país.

Boeing contra SpaceX

Desde entonces, la trayectoria que han seguido las dos corporaciones ha sido muy diferente. Aunque el diseño de Boeing inicialmente parecía más prometedor, SpaceX tomó la delantera en 2019, cuando la misión Demo-1 de su nave Dragon 2, aún sin humanos a bordo, logró llegar a la Estación Espacial Internacional. Un año después, el 31 de mayo de 2020, la empresa de Elon Musk logró un éxito histórico con el vuelo de dos astronautas en el Demo-2. Actualmente, SpaceX ya ha completado ocho misiones tripuladas para la NASA y otras cuatro para clientes privados.

Por su parte, Boeing esperaba que su Starliner estuviera operativo en 2015, pero problemas con el diseño provocaron una larga cadena de retrasos. Cuando parecía que las dificultades estaban superadas, en diciembre de 2019 la nave Boeing sufrió una falla en su primer vuelo no tripulado, que le impidió llegar a la estación espacial. Luego, otro percance técnico, en agosto de 2021, provocó la cancelación de un nuevo intento de lanzamiento. Finalmente, un Starliner logró acoplarse a la estación espacial en mayo de 2022, pero Boeing pospuso posteriormente, sin fecha, la primera misión tripulada, prevista inicialmente para julio de 2023, por problemas con los paracaídas que deben frenar la nave al regresar a la Tierra. .

La misión inaugural

En el vuelo de esta mañana, el Starliner estará propulsado por un cohete Atlas V de la compañía ULA (United Launch Alliance), y transportará a dos astronautas (serán cuatro en misiones posteriores). Estos son Butch Wilmore y Suni Williams, ambos miembros del personal de la NASA. Está previsto que lleguen a la Estación Espacial Internacional el miércoles día 8 a las 06:48 (hora peninsular), y permanezcan allí durante una semana.

Si todo va bien, esta misión debería servir para que la NASA apruebe el Starliner y la nave entre finalmente en modo operativo. Esto permitiría a Boeing optar por los seis vuelos tripulados que el actual contrato con la agencia espacial asegura hasta 2030, año en el que está previsto que la Estación Espacial Internacional ponga fin a su servicio. En el caso de SpaceX, se esperan 14 misiones más bajo el auspicio de la NASA.

Una empresa con problemas

En los últimos años Boeing ha sufrido graves percances con algunos de sus aviones. En 2018 y 2019, dos 737 Max se estrellaron, provocando 346 muertes y deteniendo temporalmente la fabricación del avión. Un nuevo incidente, en enero de este año, provocó la pérdida de una puerta en pleno vuelo y volvió a poner en duda las medidas de control de calidad de la corporación.

Actualmente, Boeing está inmersa en varias investigaciones por parte de las autoridades regulatorias, especialmente después de que uno de sus ingenieros denunciara los recortes en materiales aplicados en la fabricación de los modelos 777 y 787 Dreamliner. Así las cosas, el vuelo espacial de esta mañana podría suponer una inyección de oxígeno para la imagen pública de Boeing o, por el contrario, profundizar aún más la crisis que vive la compañía.

Leer también

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV La nueva función de Google que busca copiar a WhatsApp: expectativas de los usuarios
NEXT Grande como Júpiter y ligero como el algodón de azúcar.