El ejercicio físico supervisado mejora el bienestar de los cuidadores de personas mayores

El ejercicio físico supervisado mejora el bienestar de los cuidadores de personas mayores
El ejercicio físico supervisado mejora el bienestar de los cuidadores de personas mayores

Principalmente mujeres mayores, de mediana edad, de clase trabajadora, con una altísima prevalencia de lumbalgia y en consecuencia posibles problemas psicoafectivos y peor calidad de vida… Este es el perfil general de los cuidadores de personas mayores. ¿Quién cuida del cuidador? Esta pregunta o afirmación no es nueva en nuestra sociedad. Los miembros del equipo de investigación Ageing On de la UPV/EHU se han planteado esta pregunta: “¿Cómo podemos cuidar a los cuidadores?”

El grupo Aging On desarrolla, entre otros, programas de ejercicio físico para mantener la funcionalidad de las personas mayores. “Pero nos dimos cuenta de que había otro grupo, el de los cuidadores de personas mayores, que podrían beneficiarse de las ventajas del ejercicio físico individualizado, ya que la prevalencia de lumbalgia entre los cuidadores es muy alta y les afecta directa y negativamente. su bienestar”, afirma la investigadora Ana Rodríguez Larrad. Así, desde hace varios años se diseñan y evalúan intervenciones para identificar variables relacionadas con el bienestar de este colectivo e influir en ellas: “Estudiamos a más de 200 cuidadores para ver qué problema tenían, dónde podíamos influir, qué podía ser eficaz y qué No…”.

Ahora, “hemos probado un programa de alivio del dolor lumbar con personal de seis organizaciones”, explica el investigador. Ander Espín Elorza—. Durante doce semanas han trabajado en equipo y en el trabajo realizando ejercicios sencillos de fuerza con peso corporal y bandas elásticas, entrenando de forma progresiva y personalizada, con una intensidad moderada”. Al finalizar el programa han observado que el dolor lumbar del personal ha disminuido. “Además, las personas que han asistido a la mitad de las sesiones previstas también han experimentado mejoras en el área psicoafectiva, ya que se ha reducido el riesgo de depresión, ha disminuido el uso de medicamentos hipnóticos y ansiolíticos y la calidad de vida”, añade Espín. Sin embargo, en pruebas realizadas 48 semanas después de finalizar el programa, parece que los beneficios sobre la lumbalgia se han suavizado, lo que demostraría “la importancia del ejercicio físico continuado”.

Sesiones de videollamada en empresas

Además, en la investigación se ha validado una herramienta de evaluación online de la condición física de los trabajadores y se han realizado programas de ejercicio mediante videoconferencia, ya que la investigación se realizó en el contexto de la pandemia de COVID. “Realizar sesiones virtuales y remotas puede tener ventajas, como por ejemplo la ventaja económica o poder realizarlas en estado de pandemia, etc.”, explica Espin. Además, “este tipo de programas también se pueden extender a otro tipo de cuidadores, como los que se ocupan de cuidados informales, así como a otras zonas dolorosas como el hombro, las muñecas, etc.”, afirma Rodríguez.

El equipo de investigación del grupo Ageing On continúa investigando. Los programas de ejercicio físico supervisado tienen datos positivos sobre la reducción de bajas al año, aunque aún falta profundizar en ello. “Además de los beneficios que puede aportar al bienestar de los trabajadores, la implementación del ejercicio físico nos permite ofrecer una mejor atención”, explica Rodríguez. Así, algunas empresas ya se han puesto en contacto con el grupo de investigación Aging On para implementar el programa: “Da mucha libertad para implementar programas y da buenos resultados”, apuntan.

Información adicional

Estos son los resultados de la tesis realizada por Ander Espin Elorza bajo la dirección de Ana Rodríguez Larrad y Jon Irazusta Astiazaran. En el estudio han participado las siguientes entidades: Fundación Aspaldiko, Grupo SSI, Caser Residencial, IMQ Igurco y Colisée. En trabajos previos de caracterización de la situación de los cuidadores, han contado con el apoyo de un programa de Elkartek y han colaborado con Tecnalia, Mondragon Unibertsitatea, Matia, Osalan y Vicomtech.

Los investigadores de Ageing On Ander Espin y Ana Rodríguez imparten clases en el Grado en Fisioterapia (Facultad de Medicina y Enfermería de Leioa) y en el Máster en Envejecimiento Saludable y Calidad de Vida de la Universidad del País Vasco.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Los Tigres del Norte y Junior H encabezan el cartel
NEXT La película ganadora del BAFICI 2024 se estrena en Buenos Aires