Salud digestiva, pilar básico para el bienestar

Salud digestiva, pilar básico para el bienestar
Salud digestiva, pilar básico para el bienestar

El sistema digestivo es un sistema complejo que, formado por varios órganos, desempeña un papel primordial en el mantenimiento de la salud humana. Su correcto funcionamiento permite la digestión y absorción de nutrientes esenciales para el organismo, la eliminación de desechos y la producción de determinadas sustancias vitales.

Sin embargo, este sistema está expuesto a múltiples factores que pueden alterar su equilibrio y desencadenar diversos problemas que afectan la salud digestiva.

El uso de algunos probióticos puede ayudar a restablecer el equilibrio de la flora intestinal

Entre los problemas más frecuentes que afectan al sistema digestivo se encuentra la diarrea, una alteración en las heces que puede generarse por varios factores, desde una infección viral o bacteriana hasta una intoxicación alimentaria, pasando por el efecto secundario de algunos antibióticos y medicamentos, alergia o intolerancia alimentaria. e incluso estrés.

Cuidar la flora intestinal, crucial

El intestino humano alberga una compleja comunidad de microorganismos que, conocidos como flora intestinal o microbiota, desempeñan funciones esenciales no sólo para la salud digestiva, sino también para la salud general. En consecuencia, cuidar y mantener un adecuado equilibrio en la flora intestinal es fundamental para llevar una vida saludable.

La flora intestinal aporta nutrientes y energía al organismo a través de la fermentación de los alimentos y también contribuye a su digestión, pero también cumple una misión defensiva: actúa como barrera contra los microorganismos patógenos, impidiendo que causen enfermedades y contribuyendo así a la activación. , desarrollo y maduración de nuestro sistema inmunológico a lo largo de nuestra vida. Además, existe una comunicación bidireccional entre el intestino y el cerebro que sirve como canal conductor para transportar información sobre el estado de las funciones de diversos órganos.

Los probióticos son microorganismos vivos que se encuentran en algunos alimentos y suplementos dietéticos.

Teniendo en cuenta todas estas funciones, es fácil suponer que un desequilibrio en su composición y función (lo que se conoce como disbiosis) puede estar relacionado con diversas enfermedades, principalmente gastrointestinales. Y ahí es donde entran en juego los probióticos.

El papel de los probióticos

Los probióticos son microorganismos vivos que se encuentran en algunos alimentos y suplementos dietéticos. Estos microorganismos se asemejan a los que se encuentran naturalmente en la flora intestinal y pueden ayudar a restablecer su equilibrio, contribuyendo así a combatir trastornos digestivos como la diarrea aguda por gastroenteritis, la asociada a la ingesta de antibióticos o el síndrome diarreico. intestino irritable, y mejorar los molestos síntomas que provocan.

Al reparar la flora, los probióticos también pueden tener un efecto positivo en el fortalecimiento del sistema inmunológico, que reside en gran medida en el intestino. Por tanto, un adecuado equilibrio de la flora intestinal puede ayudar a modularla y, así, mantener una adecuada respuesta inmune que proteja nuestro organismo.

Tomar la decisión correcta

A la hora de utilizar probióticos hay que tener en cuenta que no todos son iguales. Su actividad puede variar en función de factores como su composición cualitativa y cuantitativa, evidencia científica publicada que avala sus funciones o la seguridad de sus cepas, por lo que antes de integrarlo en un estilo de vida saludable es recomendable consultar a un profesional. la sanidad que prescribe lo más adecuado para cada uso.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT La película ganadora del BAFICI 2024 se estrena en Buenos Aires