Esta es la antigua técnica de los monjes del Himalaya para reducir el estrés.

Los seres humanos somos escépticos por naturaleza. Un mecanismo de supervivencia que le lleva a etiquetar como incierto todo lo que escapa a su lógica o sobre lo que no hay evidencia. Alexandra David Néel –exploradora, antropóloga y escritora– así debió sentirse en las primeras décadas del siglo XX cuando conoció la existencia del Tummo. Una técnica antigua que, adaptada hoy, es recomendada por los cardiólogos práctica para reducir el estréspero en aquellos años no era más que el hábito que llevaban los monjes budistas del Himalaya, quienes, vestidos únicamente con una toalla mojada sobre los hombros, procedían a meditar en la nieve.

Ayuda a gestionar el estrés

Sin embargo, esta práctica llegó al punto de la inverosimilitud al saber que, a medida que los practicantes tomaban mayor conciencia, su temperatura aumentaba, ajenos al frío del ambiente, logrando incluso secar la toalla que llevaban sobre sus hombros. . Algo completamente inédito que hasta que Alexandra David-Néel, una europea de alma oriental, no vio con sus propios ojos, no creyó.

Conociendo esta hazaña y el escepticismo que podría causar, decidió Captúrelo en el libro ‘Magia y Misterio en el Tíbet’ bajo el objetivo de dar evidencia de lo ya visto. La misma hazaña que, décadas después, el doctor acabaría corroborando en la revista ‘Nature’ Herbert Benson en 1981, logrando una mayor visibilidad. La misma que, como ya comentamos, ha ayudado a que el Tummo deje de ser una técnica milenaria y se convierta en una de las prácticas favoritas de muchos, los más estudiados y analizados, a Manejar el estrés y mejorar la concentración..

pareja feliz calma relajada

Tummo: qué es y cómo es capaz de reducir el estrés

meditación 2meditación 2

iStock

El Tummo es un técnica de respiración que se basa en la idea de que, mediante una regla prescrita de inhalación y exhalación, se puede entrar en un estado de calma. El mismo que, como han demostrado innumerables estudios, trae múltiples beneficios Para el salud mental y emocional.

La razón es simple: a través de su correcta implementación, detener o controlar pensamientos intrusivos, mejorar la concentraciónclaridad mental y, con ella, experimentar una sensación de calma y bienestar general. Y es precisamente esta medición programada y precisa de la respiración la que contribuye a que la velocidad del corazón abandone su ritmo frenético, que suele ser castigado en periodos de estrés y ansiedad, para abogar por uno más lento que contribuya a ese estado de calma en el sistema nervioso estimula el descanso reparadorreduciendo el riesgo de insomnio.

Esta técnica recomendada por los cardiólogos para reducir el riesgo de posibles problemas cardíacos provocados por la ansiedad y el estrés es eficaz para reducir el número de pulsaciones por minuto, pero, como ocurre con cualquier otra técnica de meditación, requiere años de experiencia. Y más aún, señalan los expertos, si lo que se quiere es amoldar la temperatura corporal a las propias necesidades, como hacen los monjes del Himalaya.

mujer 50 tranquila serenamujer 50 tranquila serena

Cómo poner en práctica Tummo en unos pocos pasos

Alcanza ese estado de calma mental que te permitirá Mejora tu concentración y alivia las cargas mentales., reduciendo así el riesgo de sufrir un evento cardiovascular, no es tan difícil. Puedes conseguirlo a través de algunos pocos pasos que, con repetición y constancia, irás interiorizando para conseguir tu objetivo: reducir el número de latidos para que alcancen un ritmo suave.

meditación 3meditación 3

iStock

Para ello, tal y como aseguran diferentes expertos, sólo hay que tomar una posición cómoda y con el cuerpo bien relajado, es decir, sin sentir tensión en ningún lado porque sino quiere decir que el cuerpo no está completamente relajado.

Después, inclina la espalda ligeramente hacia atrás cuando comienzas a inhalar. Con este movimiento lo que se consigue es que el aire que se ha inhalado por la nariz sea mayor; el torso se ha expandido, y luego exhalar por la boca mientras te vuelves a sentar.

A medida que se realizan las respiraciones, el cuerpo las interioriza, lo que favorece la mente permanece en blanco, es decir, ya no cuenta los segundos ni calcula cuánto atrás tiene que dar la espalda. Y es justo cuando el movimiento se automatiza cuando los expertos aconsejan seguir reproduciéndolo, pero imaginando que el la temperatura comienza a subir.

Esto conseguirá que la mente se concentre en ese objetivo, evadiéndolo, evitando al mismo tiempo la aparición de pensamientos intrusivos que, más allá de mejorar el estado de relajación alcanzado, hace que los latidos del corazón y la frecuencia respiratoria se reduzcan, liberando así el estrés.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT La película ganadora del BAFICI 2024 se estrena en Buenos Aires