padre e hijo, unidos por la música clásica y enfrentados por la gloria – .

padre e hijo, unidos por la música clásica y enfrentados por la gloria – .
padre e hijo, unidos por la música clásica y enfrentados por la gloria – .

Escuchar

Profesor(es) (Francia-Bélgica/2022). DIRECCIÓN:Bruno Chiche. Guion: Bruno Chiche, Yaël Langmann, Cecilia Rouaud. Fotografía: Denis Rouden. Música: Florencia Di Concilio. Edición: Widy Marché. Elenco: Yvan Attal, Pierre Arditi, Miou-Miou, Caroline Anglade, Pascale Arbillot, Nils Othenin-Girard, André Marcon, Caterina Murino. Duración: 92 minutos. Calificación: apto para todos los públicos con leyenda. Distribuidor: Distribución Mirada. Nuestra opinion: bien.

Padre e hijo, ambos directores de orquesta. Uno en el ocaso de la profesión, el otro en la cima. Y una relación casi inexistente que amenaza con romperse por completo cuando llegue la misma y única oportunidad para ambos.

Profesor(es)del francés Bruno Chiche, que llega con dos años de retraso a la pantalla local, es una adaptación bastante exenta de Pie de página, esa película israelí que se estrenó aquí en 2012, tras ganar el premio al Mejor Guión en el Festival de Cannes y obtener una nominación al Oscar. Aunque el giro que da origen al conflicto es el mismo, las dos películas eligen caminos diferentes, siendo Profesor(es) una opción más amigable y a la vez menos interesante que su fuente de inspiración.

El joven y revolucionario director de orquesta Denis Dumar (Yvan Attal) acaba de ganar el premio más importante de su carrera. Es aplaudido por todo un auditorio, en el que se encuentran su novia, su exmujer, su hijo y su madre. Lo único que falta es su padre Francois (Pierre Arditi), quien prefirió ignorar por completo la celebración.

El director también se niega a ser olvidado, incluso cuando es su heredero quien recoge su legado. Su estado de ánimo cambia por completo cuando recibe una llamada invitándole a dirigir la Orquesta Filarmónica de La Scala de Milán, el sueño de su vida y la culminación de su carrera. Eufórico, comienza los preparativos del viaje, sin saber que la realidad es otra: la secretaria responsable de la llamada se equivocó de Dumar, al que realmente quieren contratar es a su hijo.

Los detalles de este choque entre dos hombres, que se revelan extraños el uno para el otro a pesar de su relación filial, serán la base sobre la que se sustentará la historia a lo largo de toda su extensión. No habrá segundas lecturas que apunten más allá de desarrollar la conexión de un complicado entramado generacional, potenciado en este caso por la presencia de Mathieu (Nils Othenin-Girard), hijo de Denis y por tanto nieto de Francois, y las diferentes maneras de ver y afrontar la vida de cada protagonista con su entorno.

Profesor(es) Transcurre sin estridencias ni mayores dificultades que las ya planteadas –aparte de las consiguientes ramificaciones de cada decisión de los contendientes dentro de la familia–, por lo que es de esperar que su desarrollo sea tan plácido como falto de brillo o picos de interés. Sin embargo, ahí es donde entra en juego la banda sonora, aportando el empujón necesario desde el contexto para que lo ocurrido resuene más y mejor en el espectador.

Sin la banda sonora que la viste, la realza y tapa sus agujeros argumentales, la película apenas resultaría interesante, sobre todo cuando su potente predecesora está fresca en la memoria. Pero la belleza de la música, y la habilidad del director al utilizarla, le dan al resultado final el diferencial necesario para no pasar desapercibido. Una decisión artística que genera en el espectador unos sentimientos parecidos a la emoción, raros pero siempre bienvenidos.

Conozca El Proyecto Confianza
 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Revelan detalles del dictamen de Medicina Forense
NEXT La película ganadora del BAFICI 2024 se estrena en Buenos Aires