“Es peor que una prisión al aire libre” – .

“Es peor que una prisión al aire libre” – .
“Es peor que una prisión al aire libre” – .

Una mochila con una muda de ropa y un celular son las únicas pertenencias con las que Carlos Trotta, 82 añosse une a la llamada Flotilla de la Libertad que busca llevar ayuda humanitaria a Gaza. Los integrantes de las embarcaciones ni siquiera llevan cubiertos ni nada punzante, pero además, al no saber cómo terminará su viaje, tampoco llevan cosas de valor por si tienen que abandonarlas si se ven obligados a desembarcar en un puerto israelí, como ya ha sucedido. sucedió. Este domingo, Carlos será el único argentino que formará parte de un nuevo barco con cientos de activistas de todo el mundo, que partirá desde Turquía con el objetivo de traer 5.500 toneladas a territorio de Gaza., entre alimentos y productos de primera necesidad, en medio de la masiva ofensiva israelídonde alrededor de 34 mil palestinos fueron asesinados y donde denuncian que la hambruna podría incrementar esa cifra.

“Esto es absolutamente humanitario, de ser humano a ser humano”explicado a el destapeél Cirujano diciendo que lo único que quieren es llevar ayuda a los palestinos en Gaza. Carlos destaca el tema de la asistencia porque sostiene que Intentan establecer que la Flotilla de la Libertad tiene vínculos con Hamás y, con ese argumento, ya pasó que se les impide desembarcar y entregar ayuda. El caso más emblemático fue el del envío de Mavi Marmara en 2010, cuando las fuerzas israelíes los interceptaron y asesinaron a 10 activistas e hirieron a decenas. ““Estoy seguro de que la flotilla iría a ayudar a los israelíes, pero en este momento quien lo está pasando absolutamente mal, de forma indigna, es el pueblo palestino”.—añadió Trotta.

Este proyecto lo hacemos colectivamente. Apoya a El Destape con un clic aquí. Sigamos haciendo historia.

SUSCRÍBETE AL DESCUBRIMIENTO

En entrevista con el destapecarlos dijo que estuvo en Gaza en 2009 cuando no sabía mucho del tema y ese viaje lo marcó. Él Mar del Plata, que es miembro de Médicos Sin Fronteras Aunque ya no forma parte de sus misiones, sí lo estuvo en varios países con conflictos como Siria, Yemen o Haití. En esta ocasión, cuando se le preguntó por qué en lugar de disfrutar de su retiro decidió ir a la guerra, además de bromear sobre las pensiones, respondió: “El Juramento Hipocrático nos dice que todo herido merece ser atendido más allá de las ideas”. políticos, culturales o religiosos que uno pueda tener. ¿Qué haré si veo a una persona herida? ¿Si veo que la están atacando? ¿Qué pasa si veo que la están bombardeando en un hospital? Estoy saludable, es lo mejor que puedo hacer con mi salud ya que he tenido la oportunidad de llegar bien a mis 82 años. ¿Que quieres que haga? “¿Me dejas quedar pescando en Mar del Plata?”

– La primera pregunta obvia es: ¿por qué y cómo decidiste unirte a la Flotilla de la Libertad?

– En mi caso es una pregunta que me ha surgido muchas veces, incluso de compañeros que me preguntan por qué, y la respuesta que parece reflejar mejor mi situación es devolverles la pregunta y decírselo, sobre todo a mis compañeros médicos o trabajadores de la salud. salud, ¿por qué no? Obviamente creo que dentro de la tarea que hacemos, en mi caso como cirujano, está implícito este tipo de acompañamiento. No diría ayuda, tampoco me gusta mucho esa palabra, pero acompañaría a alguien que lo esté pasando mal y, si además podemos brindar algún tipo de apoyo técnico, claro que es importante.

Entonces, ¿por qué y por qué no? Estamos viendo por televisión, en vivo y en directo, lo que está sucediendo en Gaza, que ha sido catalogado por los organismos internacionales como un verdadero genocidio que se lleva a cabo con las armas y, ahora, mediante el hambre, lo cual es absolutamente intolerable. Por eso es absurdo que alguien intente preguntar por qué, porque la respuesta es obvia. Hay un drama y el secretario de Naciones Unidas, Antonio Guterres, lo dijo muy claro: “No estamos sólo en presencia de una crisis humanitaria, sino de una crisis de la humanidad”. De eso se trata.

– ¿Hay miedo por lo que pueda pasar, sobre todo por lo que ha pasado? ¿Cómo lo haces?

– La respuesta de la Flotilla de la Libertad intenta ahora, por un lado, superar el bloqueo al que está sometida Gaza y, fundamentalmente, proporcionar ayuda concreta en forma de cinco mil quinientas toneladas de medicamentos, alimentos y equipos generadores. En definitiva, todas las necesidades para situaciones críticas como estas. ¿Lo que está sucediendo? ¿Si dejan entrar ayuda humanitaria o no? Tengo la misma información que manejamos todos. ¿Qué va a pasar con la flota? Las posibilidades son muchas y todas están consideradas.

Tenemos absolutamente prohibido llevar objetos punzantes. Nada, ni siquiera unas tijeras pequeñas o unos alicates. Es para dejar claro que no hay ningún arma ni nada de eso, o sea, por otras cosas que han pasado en el pasado. Ni siquiera podemos llevar cubiertos, tenedores, cuchillos. Comeremos con las manos, no sé cómo nos las arreglaremos. Lo otro es que la propaganda ya ha comenzado, según tengo entendido, y es en el mismo sentido de siempre: dicen que la Flotilla de la Libertad en realidad quiere ayudar a Hamás, que la Flotilla y los activistas son antisemitas, lo que Es absolutamente absurdo. Y es ya, a estas alturas, un argumento que ha perdido toda validez. Esto es absolutamente humanitario, de ser humano a ser humano y, si sucediera mañana que los israelíes estuvieran pasando por algo así, estoy seguro de que la flotilla iría a ayudar a los israelíes, pero en este momento quienes están pasando por eso Absolutamente equivocado, de manera indigna, está el pueblo palestino.

– Ya has estado en Gaza, ¿cómo fue esa experiencia?

– Es otra razón por la que tengo intención de volver. Estuve allí en enero y febrero de 2009, cuando se estaba produciendo una incursión israelí que se llamó Operación Plomo Fundido. En aquel entonces, no con la magnitud de ahora, pero entonces murieron 1.400 palestinos, de los cuales 300 eran niños. Estaba trabajando en el hospital Al Shifa, que en este momento creo que está completamente destruido. Era un hospital enorme con 400 camas, donde se trabajaba las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Era una persona que realmente no tenía mucha información sobre la cuestión palestina, como creo que la mayoría de nuestra gente no tiene información clara, o peor aún, no sólo no está informada sino que está falsamente informada. Simplemente cuando vi lo que estaba pasando por televisión en diciembre de 2008, llamé a la sede del cirujano allí en Buenos Aires y les pregunté si necesitaba un cirujano vascular. Me dijeron que sí, entonces inmediatamente me enviaron allí. Nos costó un poco entrar, pero finalmente pudimos hacerlo y ahí me cayó el chip. Me encontré con una realidad que no conocía y la misma severidad aumentada que se ve ahora, por eso cuando quieren poner el eje el 7 de octubre o que empezó el 7 de octubre (con el ataque de Hamas a Israel), o sea no es el caso. desde antes habia bombardeos y todo lo demas. Bombardeos que, por otra parte, ni siquiera respetan el derecho internacional ni las propias reglas de la guerra porque la guerra, con toda su brutalidad, tiene reglas y no se pueden bombardear hospitales, ambulancias, pacientes, personal sanitario, periodistas. Hay una gran cantidad de periodistas asesinados, creo que cerca de 100.

Fui testigo de ello, lo vi personalmente en 2009. Incluso mucho antes del bloqueo absoluto y total, el pueblo de Gaza no podía moverse a ninguna parte. La conexión con Gaza está rodeada por todos lados por Israel con un muro de unos 700 kilómetros de largo, con una estructura de varios metros de altura con torres de vigilancia cada pocos kilómetros. También es cierto que Gaza podría comunicarse con Egipto a través de Rafah y eso se cierra o se abre a cuentagotas. Es una prisión al aire libre y creo que es peor que una prisión porque en una prisión el trato es muy cruel, pero de vez en cuando te dan un poco de agua o de pan, cosa que no pasa en Palestina. Además, en una prisión generalmente hay personas que han violado la ley, lo cual no es el caso del pueblo palestino porque estamos hablando del pueblo palestino, no estamos hablando de ninguna facción armada.

– Usted que ha estado en otros conflictos como Yemen, Siria o Haití, ¿es comparable a lo que se ve en Gaza?

– En Gaza han tenido que amputar niños sin anestesia y eso es terrible. No se trata solo de tener que dejar a un niño amputado, sino que luego hay que decirle que ya no tiene familia, ni papá, ni mamá, ni hermanos, ni nada. Es muy cruel. Imaginemos cuál es el futuro para aquellos que eventualmente sobrevivan a la guerra, a las cicatrices psicológicas y mentales. Aparte, claro está, de las físicas que quedan para siempre. Además, quedará un rencor muy difícil de borrar. Es difícil entender cómo somos nosotros como seres humanos, que nos estamos embarcando en este tipo de conflictos y que se está volviendo natural porque estamos presenciando en vivo y en directo lo que está pasando y cada vez nos estamos rodeando de un peor sentimiento ético y moral. situación.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT El padre de Mane Swett murió a los 76 años, mientras ella lucha por recuperar a su hijo en New York Glamorama