‘Grand Tour’, una aventura de Miguel Gomes entre documental y ficción que pone a prueba al espectador

‘Grand Tour’, una aventura de Miguel Gomes entre documental y ficción que pone a prueba al espectador
‘Grand Tour’, una aventura de Miguel Gomes entre documental y ficción que pone a prueba al espectador

El cineasta portugués compite por primera vez este año en Cannes

Siguiendo esa rigurosa cuota que el Festival de Cannes reserva al cine más exigente, el hueco de este año para aquella película más experimental en su narrativa y menos convencional en sus aspectos formales lo cubre ‘Grand Tour‘, del cineasta portugués miguel gomescuya filmología previa incluye, entre otros trabajos, un compendio en tres volúmenes de más de 6 horas de duración en total, adaptando ‘Las mil y una noches: Volumen 1 – El inquieto’, ‘Las mil y una noches: Volumen 2 – El desolado’, ‘Las mil y una noches : Volumen 3 – La Encantada’).

Más cerca, sin embargo, de su magnífico ‘Taboo’, tanto en el estilo como en su manera de retratar al entorno como protagonista, por encima de la representación de los propios personajes, ‘Grand Tour’ continúa su exploración antropológica del mundo en una expedición por el sudeste asiático.

Además del blanco y negro del pasado colonial que plasma en ambos, comparte con sus trabajos anteriores la figura clave del narrador como motor del desarrollo de la trama, que desarrolla su aventura en torno a una historia contada, en lugar de mostrada. Así, la palabra y la transmisión oral predominan sobre la imagen y la certificación de los hechos, que viven exclusivamente en la imaginación del espectador.

En ‘Grand Tour’, Miguel Gomes plantea una batalla entre la historia sugerida y la existencia manifiesta como métodos narrativos opuestos que confrontan dos líneas narrativas que discurren en paralelo y retroalimentan su significado: uno, intenso romance en pleno esplendor colonial; el otro, un gran viaje por el Sudeste Asiático actual.

Sueño vívido de la jungla tropical versus la realidad mundana. El ecos de historias pasadas en espacios contemporáneos. Ficción sustentada en imágenes documentales o documental resignificado por la crónica del pasado.

Cuentos narrados, títeres y sombras chinas.

En 1917Edward (Gonçalo Waddington), un funcionario inglés en Rangún (Birmania), inicia la huida más épica hacia adelante para escapar del compromiso junto a su prometida, recién llegados a Asia para formalizar finalmente el matrimonio que lleva 7 años en suspenso.

La fuga lo lleva a Singapur, Vietnam, Japón, China seguido de una incansable futura esposa, Molly (Crista Alfaiate), que lo sigue constantemente, entretenida con la idea de aventurarse en un lugar así. persecución entre bosques de bambú y macacos.

Un gran viaje proyectado sólo con el discurso, sobre el contexto visual de imágenes reales resignificadas a partir de la escucha del relato. Dos películas con vidas separadas que dialogan sólo en la mente del espectador y al repensarla, gracias al uso magistral del fuera de campo y de lo sugerido. El gran recorrido de sus protagonistas, sin ellos.

Una puesta en escena de Miguel Gomes sin duda ingenioso formalmente y al margen de los cánones de la narración cinematográfica, con ecos de ‘Memory’ de Apichatpong Weerasethakul en su tratamiento del espacio o de ‘The Lost Image’ de Rithy Panh por el contrario, por su uso de imágenes documentales al servicio de la ficción. , por citar sólo dos títulos recientes premiados en Cannes.

‘Grand Tour’ se revela como un propuesta exigente en su desafío a la decodificación subjetiva del espectador. Un intrincado trabajo de lenta digestión que crece en la memoria y la reflexión.

En Espinof | Festival de Cannes: ‘The Surfer’, una pesadilla paradisíaca que nos sumerge en la mente trastornada de Nicolas Cage

En Espinof | Las mejores películas del Festival de Cine de Cannes 2023

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT Warner y DC confirman la secuela de Batman Ninja, la película de anime dirigida por el creador de Afro Samurai