John Musker, el genio que cambió Disney para siempre y continúa su legado lápiz en mano

Cualquiera que pasee por esta época del año Las palmeras grancanarias no me sorprendería ver John Musker por sus calles, ya que tiene la apariencia de un amable jubilado extranjero que disfruta de su tiempo libre o de hacer turismo por la ciudad. Pero detrás de su fachada amigable y despreocupada se esconde uno de los creadores de muchos clásicos de Disney como La Sirenita, Aladino cualquiera Hércules, películas que dirigió con Ron Clementes, tu compañero inseparable.

Su paso por la Casa del Ratón terminó hace unos años, y ahora a sus 70 años disfruta de su jubilación y tiene más tiempo para sus proyectos personales. El motivo que le llevó a visitar España es la celebración de la 19ª edición de Animayo Gran Canaria 2024, que se llevó a cabo en su fase presencial entre el 8 y 11 de mayo. Por su extensa trayectoria fue considerado el invitado estrella del certamen, y en CINEMANÍA Pudimos hablar con él sobre su trabajo, el estreno de su cortometraje soy moderno y lo que realmente lo trajo a las islas.

Musker fue el presidente del Jurado Internacional de Animayo Gran Canaria 2024, que es el único festival en España que califica para los premios Oscar en la categoría de cortometraje de animación internacional. Es decir, su criterio ha sido crucial a la hora de elegir un ganador (aún por anunciar) que tendrá pase directo a la terna de premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. Un privilegio que agradeces y eso le llevará a desear que el principal ganador del certamen sea quien consiga la estatuilla en 2025.

Lecciones de dibujo de Musker en Animayo
Animayo Gran Canaria

Pero además de deliberar sobre los cortometrajes participantes en la sección oficial, el cineasta estadounidense también tenía otras tareas en Las Palmas. Uno de ellos fue comparte tu viaje con los asistentes al festival y mostrar detalles inéditos de todos los años en los que ha trabajado dentro de la industria. Cuatro decadas en el que trabajó como director dentro de Disney y de cuya mente han surgido películas que han disfrutado varias generaciones, aunque nunca pensó en el impacto que alcanzarían sus obras.

“No estábamos seguros de si a alguien le gustaría lo que estábamos haciendo. Lo hicimos por nosotros, éramos el verdadero público. Simplemente queríamos hacer la película que nos gustaría ver”, explica Musker, quien con el tiempo ha aprendido a valorar el impacto que han tenido sus creaciones en diferentes culturas. “Si empiezas a darte cuenta de tu propia inmortalidad, no estaré aquí para siempre. . tengo 70 años y “Me siento bien pensando que mis películas seguirán teniendo impacto” añadió.

Pero a pesar de dejar su huella en millones de personas, su mayor desafío siempre fue lograr que los pequeños de su hogar lo disfrutaran: “Llevaba a mis hijos a trabajar, pero nunca les mostré el resultado porque Tenía miedo de que no les gustara, Tienes que seguir adelante sabiendo que no les gusta”. A sus nietos les pasa algo parecido, aunque entre risas lamentó que prefieran ver películas como Encanto.

Un legado incalculable

Musker comenzó a perseguir su sueño desde muy joven y en los años 80 comenzó a trabajar con Disney. Su primer largometraje dirigido con Ron Clements fue Basil, el súper ratón detective (1986), y luego ambos seguirían haciendo La Sirenita (1989), una de las obras más reconocidas dentro del extenso catálogo de la Casa del Ratón por la que tuvieron que luchar para que se hiciera realidad.

‘La Sirenita’ fue el primer gran éxito de John Musker
Disney

Ron se basó en la historia original, mucho más oscura que la película, para crear su propia versión e intentar convencer. Michael Eisner y Jeffrey Katzenberg, ambos importantes ejecutivos de la empresa que en ese momento estaban más interesados ​​en hacer una secuela de Chapoteo (1984). “Escribió dos páginas de borrador, reinventando la historia de Hans Christian Andersen. Hizo a la bruja más villana y le dio a la historia un final feliz. Ella fue nuestra inspiración”, explicó Musker.

El proceso creativo de La Sirenita Fue uno de los más libres que jamás haya experimentado el cineasta. A veces, Muchos personajes nacieron después de la composición musical. El piano solía estar cerca de creadores y dibujantes, quienes imaginaban sus diseños a partir de lo que escuchaban. Hasta el cangrejo Sebastián sufrió cambios y se convirtió en jamaiquino a petición de Howard Ashman uno de los letristas que quería que el mejor amigo de Ariel cantara calipso, una música de origen caribeño.

'Aladdin' fue dirigida por John Musker y Ron Clements
‘Aladdin’ fue dirigida por John Musker y Ron Clements
Disney

La Sirenita Fue el primer cuento de hadas que Disney hizo en décadas, razón por la cual Musker lo recuerda con cariño. pero eso no la convierte en su película favorita. De hecho, aseguró que no puede decidirse por ninguna. De Aladino (1992) Recuerda lo divertido que fue trabajar con robin williams, y hasta lo lleva en la muñeca un reloj de agujas con el genio de la lámpara encerrado en su interior. Trabajó con grandes artistas en Hércules (1997), Profundizó en la cultura del jazz en Nueva Orleans para tiana y el sapo (2009), y fue a encontrarse con la gente del Océano Pacífico para buscar inspiración para moana (2016). A él también le gusta El planeta del tesoro (2002), que no tuvo éxito en taquilla pero fue uno de los primeros largometrajes de Disney que mezcló la animación 2D con el uso del 3D.

'Hércules' es otra de las creaciones de Musker y Clements
‘Hércules’ es otra de las creaciones de Musker y Clements
Disney

Precisamente uno de los eventos que Musker tenía programados para Animayo 2024 era una masterclass repasando su carrera y revelando detalles y documentos inéditos sobre sus años de estudiante, las cuatro décadas que pasó trabajando en Disney y algunos de los momentos que recuerda con más cariño. Pero aunque ya se ha jubilado, No ha dejado de crear y dibujar, como lo demuestra su proyecto más reciente.

‘I’m Hip’, el nuevo corto de John Musker

Uno de los grandes acontecimientos de Animayo 2024 ha sido el estreno, por primera vez en españa, del cortometraje soy moderno, El primer trabajo de John Musker desde su salida de Mouse House. Marca el regreso del cineasta a la animación hecho a mano, ya que en más de 35 años sólo se ha dedicado a dirigir, a pesar de que Nunca dejó de dibujar y crear personajes. para sus películas.

“Hay algo mágico en hacer animación, crear algo que tiene vida propia. Algo que empieza a tener autonomía propia de manera imaginaria”, recuerda el dibujante, que estuvo cuatro años involucrado en su proyecto, una historia sobre un gato que ama el jazz y se mueve en un mundo Lleno de gente moderna y alternativa.

'I'm Hip', cortometraje de John Musker (2024)
‘I’m Hip’, cortometraje de John Musker (2024)
John Musker

El felino deambula por las noches entre los bares más selectos de la ciudad y conoce a mucha gente por el camino. Lo curioso es que la mayoría de personajes Son caricaturas de familiares, amigos y ex compañeros de trabajo. que Musker ha tenido a lo largo de su vida. “Inventé muchas caras en mi cabeza, pero también pensé que sería divertido compartirlas con otras personas”, dijo el cineasta, quien comenzó con miembros de su familia y lo difundió. a unas 120 personas que ha conocido en todos estos años.

Siempre le ha gustado incluir dibujos animados en sus saludos de Facebook, por lo que pensó que sería una buena idea incluir personas reales. No le preguntó a nadie excepto a Dave Frishberg, murió en 2021. La canción que suena en el corto es su versión de soy moderno, tema original de Blossom Dearie (1966), y Musker quiso retratarlo tocando el piano. Sin embargo, el músico se negó y en su lugar dibujó Judy Carmichael.

En medio del jazz y los cameos, lo que Musker realmente pretendía era “celebrar la animación a mano” y las caricaturas, que sigue haciendo frecuentemente y que intentó enseñar en Animayo a través de un taller de dibujo. Para él lo importante es divertirse en el proceso, y por eso decidió que su protagonista sería un gato: “Me pareció más divertido jugar con el hecho de que es un gato y vive cosas que le pasan a un gato”. animal así”. Y por si fuera poco, este felino también parece alguien. En concreto, dos personas: David Pimentel, uno de los artistas con los que trabajó en moanay Al Hebrón, un amante del jazz que fue su chofer durante su viaje a Nueva Orleans.

¿Qué hará John Musker en el futuro?

Querer adivinar qué hará Musker a continuación es un poco arriesgado, porque por su cabeza pasan miles de ideas: “Tengo muchas películas en mente. Algunos son más oscuros, otros tienen más emoción. También los hay más ridículos. “Tengo que decidir qué dirección voy a tomar”. Lo que está claro es que no quiere descansar.

No piensa sólo en animar y producir nuevos cortometrajes o largometrajes. El dibujo tradicional es algo que también está presente. En concreto, está haciendo un libro que recopila sus creaciones y al que dedicará sólo una pequeña tirada, principalmente para algunas personas que serán retratadas en él. “Será como una memoria, porque hablare de personas y en algunos casos explicare quienes son los que aparecen, los chistes que hay en el dibujo o incluyendo algunos problemas políticos y comerciales que sucedieron en Disney en el pasado”, aclaró el director.

John Musker enseñando en un taller de dibujo.
John Musker enseñando en un taller de dibujo.
Animayo Gran Canaria

De hecho, Musker trabaja en otra publicación impresa además de la suya: una revisión de los 40 años de Ron Clements en Mouse House. No logra recordar el nombre, pero cree que se llamará Ron Clements: de La Sirenita a Moana, y se publicará el próximo año. será responsable de incluir las caricaturas que hizo de su amigo ron todos estos años, pero no escribió prácticamente nada.

¿Y por qué no hacer una memoria conjunta del dúo de directores que han trabajado codo a codo durante más de tres décadas? Porque un libro así debe ser de una persona, como él cree firmemente. Además, son personas distintas que simplemente supieron complementarse: “Somos muy parecidos en muchos aspectos, pero muy diferente en otros, y eso ayudó a nuestro equipo. Incluso cuando estábamos desarrollando los guiones. Ron era muy bueno con la estructura y yo era mejor en el diálogo y en los asuntos comerciales. En cierto sentido, era como tocar el piano. “Ron era la mano izquierda y yo la derecha, y otras veces era al revés”.

Su etapa como director de grandes películas para Disney ha quedado atrás, y aunque echa de menos trabajar con grandes grupos de personas, de momento descarta hacer algo similar: “Es difícil hacer un buen trabajo cuando tienes que responder ante mucha gente .” Respecto a trabajar en algo audiovisual Con Ron Clements no se descarta nada, pero reconoce que es complicado. Pero si tienes varios proyectos personales entre manos, simplemente debes elegir tu siguiente paso. Aunque son de diversa índole, la mayoría de las ideas que imaginas son divertidas, porque “El mundo necesita comedia y un poco de luz”. Lo que venga, el mundo lo recibirá con agrado si es de la mano de John Musker, el verdadero genio de la lámpara.

¿Quieres estar al día de todas las últimas novedades de películas y series? Suscríbete a nuestro boletín.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT Michael Rosenbaum revela que su papel en el MCU iba a ser mucho más importante