el romántico regreso de Meg Ryan

Las películas románticas de los años 90 se asocian a nombres como el de Meg Ryan. Su éxito un poco antes, en 1989, con ‘Cuando Harry encontró a Sally’ la llevó a protagonizar ‘Joe contra el Volcán’, ‘Algo para recordar’, ‘Cuando un hombre ama a una mujer’, ‘Beso francés’, ‘ Ciudad de los Ángeles’ o ‘Tienes un correo electrónico’. A principios de los 2000, ‘Proof of Life’, de la que se habló pero por ser extracinemática, abrió un punto de inflexión negativo que no fue corregido por ‘Kate & Leopold’ ni por las eróticas ‘In Flesh’ o ‘Against las cuerdas’. , realidad que se vería agravada por sus olvidables obras de finales de esa década. Desde entonces su presencia en la industria ha sido mínima. Por lo tanto, ella tiene su simbolismo y su romanticismo (en el sentido de mantenerse fiel a su lado) que A sus 62 años volvió al tema, y ​​además no sólo como actriz, sino también como directora, coguionista y productora, con ‘Lo que pasa después’.

David Duchovny, otra figura de los años 90, la acompaña en esta obra, basada en una obra de teatro, sobre una ex pareja que se reencuentra mucho tiempo después en un aeropuerto en plena tormenta de nieve. Irregular, alargada, formalmente plana y de lo más modesta en la cuenta, no logra materializar lo que Ryan, en su segundo trabajo detrás de las cámaras (debutó en 2015 con ‘Ithaca’), pretendía. Sin embargo, es visible y genera cierto efecto por lo que evoca respecto a lo que ha guiado a Ryan a regresar con él. Tiene mucha reseña, de recordatorio personal. y la intención de revivir las situaciones reconocibles de este tipo de historias.

‘¿Qué pasa después?’ **

Guion:Steven Dietz, Kirk Lynn y Meg Ryan (obra: Steven Dietz).

Artistas:Meg Ryan y David Duchovny.

La historia incluso es algo amada por su perfil clásico que está casi extinto. y por cómo modula el factor de los dos únicos personajes y el de la narración limitada a las conversaciones entre ambos. Los momentos emotivos y las alusiones a la perspectiva, tan común en la edad adulta, de que la vida no ha transcurrido como uno hubiera querido también generan su pequeña conexión. En esa línea, Es casi entrañable que Ryan decidiera jugar con las notas mágicas. Sin embargo, la licencia de que el aeropuerto les queda sólo a ellos es lo único salvable del cursi y fallido tratamiento de esta vía.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV la película española que no tiene desperdicio y arrasa en el mundo entero
NEXT Hay una escena en ‘Megalópolis’ en la que un empleado del cine habla con la pantalla. Y sus distribuidores quieren replicarlo en salas